Opinión

Hojas de ruta para una ciudadanía libre (Parte nonagésima segunda)

Hojas de ruta para una ciudadanía libre

Por Eduardo Trujillo

Noviembre 18, 2021 | 11-18 am

 

Suscríbete

Y recibe diariamente la versión
impresa digital a tu correo

“Vivimos en un mundo donde el funeral importa más que el muerto, la boda más que el amor y el físico más que el intelecto. Vivimos en la cultura del envase que desprecia el contenido”

Eduardo Galeano (Escritor y periodista uruguayo, 1940-2015)

LIGEREZA DE JUICIO.

El procedimiento que se ha seguido por la cámara de diputados para aprobar el Presupuesto de Egresos 2021, ha sido un procedimiento que desnuda de la manera más soez, la abyección en que ha caído la investidura del poder legislativo y el descarado cinismo con que se miente a la sociedad, por parte de la rama ejecutiva, en el México actual.

¿Qué es lo que sucedió con la investidura de la cámara de diputados? Se ha devaluado al nivel de una cofradía de conjurados, para cumplir a pie juntillas las órdenes de quien dicta a su arbitrio, el camino a seguir; de quien dicta a su entender, lo que está bien o mal; de quien dicta caprichosamente, que camino seguirá una nación; de quien dicta según su humor, que es corrupción y que es aportación; de quien dicta cual es el sentido de la historia; de quien temprano dicta tanto y, tanto dicta que, cuando dicta cree que está gobernando, pero solo está dictando.

La cámara de diputados junto con el senado, por definición, son espacios de dialogo, debate y construcción de consensos, mediante la negociación y el cabildeo de los asuntos públicos, en todo el mundo se denomina a estos espacios como parlamentos pues su función es: discutir sobre un asunto o sobre un problema con la intención de llegar a un acuerdo o de encontrar una solución; pues en esos lugares se parla, se habla, se escucha y se construyen acuerdos, se hacen negociaciones y se consensa.

La cámara de diputados en nuestro país ha dejado de ser un parlamento, para convertirse en una arena de lucha libre, de confrontación entre rudos y técnicos, la renuncia a la división de poderes y a utilizar la capacidad de discernir por sí mismos, mostrando la ausencia de criterio propio de las y los 273 diputadas y diputados que se limitan a actuar por consigna e indicación de su amo y de manera acrítica e irracional, se convirtieron en matasellos del poder ejecutivo, renunciaron a proporcionar a México una vida republicana y se decantaron por ser sumisos alfiles de un aprendiz de reyezuelo.

Incapaces de escuchar la voz de otros 214 parlamentarios, las 273 marionetas se limitaron a la sordera y, bajo ninguna circunstancia atendieron alguna de las 1994 reservas planteadas por los 214 para incidir en la construcción y consenso de un presupuesto plural e incluyente.

Carentes de imaginación e ingenio, los oficialistas tampoco propusieron nada diferente, se ajustaron a la orden recibida y mantuvieron sin modificar ni una coma del proyecto que el ejecutivo les remitió, haciendo así un ejercicio de abyecta sumisión, lo que pudo haber sido una gran oportunidad para dialogar y construir.

Se dejó ver en el recinto de San Lázaro, una abyección digna de los mejores (o serán peores) tiempos del partido hegemónico del siglo pasado, una aplanadora de cuarta manufactura.

Cinco días de intercambio de diatribas, agravios, burlas, mofas, humillaciones, ofensas, insultos, injurias, y menosprecio, con tal de evitar contrariar a quien la deben su mísera existencia de floreros, las 273 marionetas oficialistas, renunciaron a la más mínima dignidad y decoro y se volvieron solícitos lacayos guardianes del obsequio al aniversario de su dueño, pues lo único que los movió fue poder anunciar en el cumpleaños de su amo, que el presupuesto que solicitó fue atendido puntualmente.

La vida republicana ha quedado lastimada por la grotesca imposición y el impúdico desdén a las minorías, que se exhibió en San Lázaro, la mayoría oficialista, ha emprendido una ruta de burdo mayoriteo, encaprichamiento y desdén a la pluralidad de este país.

Nunca se analizaron argumentos, no se ponderaron los razonamientos, los datos duros fueron ignorados y con soberbia se despreció toda propuesta, ajena y propia, convirtiendo así a la cámara de diputados en un dispositivo operado desde el poder ejecutivo, en comparsa de una opereta orquestada desde el púlpito mañanero de palacio.

La justificación retórica del régimen al presupuesto aprobado, se hace con mentiras y datos tergiversados, lo terrible es que lo hacen, tanto la presidencia, como gobernación y el líder del partido gobernante, lo que demuestra el arropamiento de la complicidad.

Los partidos opositores fueron olímpicamente ignorados en la cámara, han lamentado que Morena, PT y el Partido Verde, hayan privilegiado las obras faraónicas del sexenio, por encima de una política que se enfoque a la generación de empleo, salud, abasto de medicamentos, seguridad pública, escuelas dignas y reactivación económica, malgastando en obras que la gente no pidió.

El presupuesto de egresos importa un monto de $7,088,250,300,000 y un déficit presupuestario de $875,570,500,000, lo cual constituye el anuncio de endeudamiento de por lo menos dicho monto.

No es mediante burdos mayoriteos, ni con ignorar a las minorías, como se va a dar al país el impulso para desarrollarse, la acción de gobierno debe ser lo más incluyente y plural posible, pues de otra manera solo se abona a la polarización de la sociedad y al estancamiento.

El diálogo horizontal en los parlamentos contribuye a enriquecer la visión del país y a forjar nuevos paradigmas del desarrollo, pues la contrastación de ideas permite que se clarifiquen las ventajas de cada visión y, mediante el arte de la escucha mutua, identificar los puntos de coincidencia que permiten ir perfilando los acuerdos posibles y generar nuevos caminos y visiones para el desarrollo de un país.

El gobierno federal se enfrenta a una parálisis de paradigma, pues pretende conducir al país con tesis y visiones autoritarias que en los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado estuvieron en boga, pero que, ante su probada ineficacia, fueron dejadas de lado por aquellos países que encontraron la senda democrática del desarrollo, por su lado los países no democráticos con gobiernos proclives a eternizarse en el poder adoptaron esas tesis y visiones antidemocráticas, que ya son obsoletas y caducas.

El ejemplo mas claro de esa sordera intolerante que ha exhibido la cámara de diputados es el tema del INE, el cual fue el organismo que de mejor manera explicó y transparentó la construcción de su presupuesto, detalló cada proyecto y justificó plenamente cada peso solicitado, lo hizo en la voz de su consejero presidente, de manera publica y abierta en sesión de la propia cámara, para prueba está la comparecencia de seis horas que se efectuó el cinco de noviembre.

Al presupuesto del Instituto Nacional Electoral, le han hecho un recorte absurdo, pues lo recortado corresponde con lo requerido para efectuar los dos ejercicios de participación ciudadana, que promueve el gobierno su realización; la revocación de mandato y la consulta popular (ahora de periodicidad anual), ha decidido la cámara no darle dinero al instituto, pero le exige que realice ambos ejercicios pero el recorte fue 4.913 millones de pesos  y la sola revocación de mandato costará  3.830 millones de pesos.

Por lo anterior es que resulta sorprendente que las y los diputados de la coalición gobernante (los 273) no se tomaran  la molestia de verificar la información proporcionada por el INE, no se basaron en datos duros (las y los diputados, ni el gobierno) para asegurarse que sus conclusiones y determinaciones fueran fidedignas y confiables y se fueron con lo que les ordenaron decir; una sarta de mentiras, respecto a la capacidad de la institución electoral para absorber el impacto del recorte; están pretendiendo obligar al INE a que haga lo imposible, hasta donde se sabe, aun no hace milagros esa noble institución.

Pese a lo señalado arriba, las declaraciones del titular de SEGOB, así como del dirigente partidista de Morena, así como lo expresado por el presidente en su mañanera del lunes, fueron declaraciones las tres, que no son fidedignas, ya que carecen de objetividad, de certeza y verificabilidad, simplemente trataron de justificar la mutilación presupuestal al INE, pero solo ponen en evidencia, ligereza y ausencia de juicio objetivo.

La devaluación del legislativo y la sumisión evidenciada al ejecutivo, demuestran que se ha olvidado que, en política, se debe respetar la diversidad y fomentar el diálogo, reconociendo lo valioso que resulta para una sociedad la existencia de ideas, creencias y formas de organización diferentes, que enriquecen las potencialidades de un país.

Lamentable episodio, triste resultado, la feria de las incongruencias, el triunfo de la ignorancia manipulable.

¡Hasta la próxima! Y muchas gracias por sus comentarios.

Contacto: eduardomtrujillo59@gmail.com

Más de Opinión


Síguenos

Visita nuestras redes sociales y mira las noticias mas actuales

Edición Impresa

Descarga nuestras versiones impresas en formato PDF

NayaritVallartaSocialesSeguridad

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

Meridiano.mx