Opinión

El espacio y la relación con el ser humano

Por Arq. Mariana C. Zayas

Noviembre 19, 2021 | 11-19 am

En el artículo anterior titulado “¿Cómo convertirnos en ciudadanos conscientes?” se mencionaron 4 fases en las que considero de manera personal, las que requiere un ser humano para convertirse en un ciudadano consciente.

Suscríbete

Y recibe diariamente la versión
impresa digital a tu correo

Considero que lo importante de ese proceso, nos son el número fases, el nombre o denominación que se le dé a cada etapa, lo importante es identificar que viviremos un proceso y que ese proceso nos va a llevar a una transformación.

Una de las etapas que señalé habla de que debemos estar informados de lo que sucede en nuestros entornos y los lugares en los que habitamos y co-habitamos. Y para ello en este artículo hablaremos del entorno ¿Qué es? ¿Cómo lo podemos reconocer?¿Cómo lo delimitamos? y ¿Para qué lo utilizamos?

Empezaremos con el espacio inmediato que habitamos, nuestra casa, algunos la llaman morada, vivienda, hogar, terruño, jacal, choza. El espacio representa diferentes escalas, “la casa” se convierte en la representación más reducida de nuestro entorno, de ahí la escala de los espacios va aumentando, entonces “la casa” se convierte en un espacio elemental de nuestros territorios y los que sucede dentro del mismo, es el reflejo de los que sucede en los entornos inmediatos sólo que en escalas más grandes.

La vivienda se convierte en un espacio privado en el que adaptamos los espacios en la forma más confortable para vivir, de acuerdo a nuestros gustos, nuestro pensamiento, nuestro estilo o forma de vida a nuestros usos y costumbres.

El entorno básico entonces es la casa, los entornos a su vez esta conformados por todos los elementos que nos rodean, dentro de una casa podemos encontrar dos grupos de elementos 1) los que nos proporciona la propia naturaleza, (Medio Físico Natural) como nuestros recursos naturales, árboles, agua, luz natural, clima, temperatura, topografía, superficie terrestre, etc. y 2) los elementos que nosotros mismos creamos y construimos para realizar y satisfacer nuestras necesidades (Medio Físico Construido), muros, ventanas, puertas, escaleras, muebles, etc., la casa es, entonces la vivienda es el espacio más reducido de nuestros entornos, sin embargo estos elementos que forman parte de él, los seguimos encontrando a escalas más grandes.

También basta con asomarnos a nuestra ventana, para identificar estos dos grupos de elementos y observar que el Medio Físico Natural, lo podemos ver representado en ríos, lagos, bosques, selvas, cerros, vegetación, flora, fauna, y el Medio Físico Construido conformado por viviendas, calles, avenidas, carreteras, lugares recreativos, deportivos, educativos, de comercio, de servicio, puentes, parques, etc., la casa en un espacio privado e íntimo, sin embargo las viviendas están conectadas a los espacios públicos, ¿Cómo es esto? Cuando abres la puerta de tu casa y entras en ella, todo lo que sucede es privado, sin embargo cuando sales de tu casa y cierras la puerta que da a la calle, estás interactuando

con espacios públicos, ¿Por qué es necesario conocer estas delimitaciones? para entender que vivimos en una constante interacción con los espacios públicos y privados, que es necesario identificar y entender nuestra función sobre ellos y la función que ellos nos dan.

El ser humano y el espacio por años han tratado de mantener una relación, sin embargo desde las primeras civilizaciones hasta la fecha esa relación ha sido muy compleja, en ocasiones el ser humano ha sido más importante que el propio espacio y el espacio más importante que el propio ser humano algunos autores a esto le llaman dialéctica, (una problemática que por años ha permanecido).

Esa relación entre los seres humanos y el espacio o viceversa no debe ser una disputa sino debe ser un punto de equilibrio, es por ello que actualmente nuestros territorios nos necesitan conscientes, intuitivos, preparados e informados para poder realizar grandes cambios, transformaciones que nos ayuden a vivir, convivir mejor en el espacio y mantener una buena relación con todos esos elementos antes mencionados.

Los seres humanos tenemos una función sobre los espacios, creamos lazos con ellos difíciles de romper y disolver, en todo momento hay una interacción constante entre estos dos elementos, te invito a que con esta lectura vuelvas a asomarte a tu ventana, date la oportunidad de ser más perceptivo, analices todo los que nos rodea y en base a ello reflexionar sobre las grandes transformaciones que podemos hacer para vivir mejor.

Más de Opinión


Síguenos

Visita nuestras redes sociales y mira las noticias mas actuales

Edición Impresa

Descarga nuestras versiones impresas en formato PDF

NayaritVallartaSocialesSeguridad

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo

Meridiano.mx