Opinión

compartir_facebook compartir_twitter compartir_whatsapp compartir_telegram
8'

El home office; las actualizaciones normativas laborales en la nueva normalidad

EL RETROGRADA PENSAMIENTO POLITICO

Queriéndolo o no, lo aceptemos o no, el mundo está cambiando, se transforma, muta hacia algo que aún no conocemos del todo, con nuestro aval o sin él, el imaginario construido se desvanece y las inéditas circunstancias nos obligan, nos impulsan a generar un nuevo estilo de vida, nuevas formas de desarrollar la educación, el comercio y el trabajo entre muchas otras cosas, una “nueva normalidad” aunque en lo personal no me agrada el termino, sigo creyendo que la forma de vida que llevábamos como sociedad,dista mucho de llamarse normal.

El covid fue el detonador de todo este proceso de cambio, un cambio que ya se veía venir, sobre todo, por la avalancha tecnológica que se ha ido apoderando del manejo y control de casi todo lo que hacemos, sin embargo, el retrograda pensamiento de nuestros gobernantes no fue capaz de preverlas tendencias globales que poco a poco se iban posicionando en todas las actividades.

Lo que es claro, es que poco, muy poco se ha trabajado, por parte de los gobiernos federal, estatal y menos de los municipios de la zona conurbada de Bahía de Banderas, en generar las condiciones para esta nueva forma de vida, ni las políticas públicas, ni las leyes o reglamentos han sido motivo de análisis para su restructuración, de manera tal, que respondan a una nueva y complicada realidad por la que estamos atravesando.

EL HOME OFFICE Y LOS NUEVOS AMBIENTES LABORALES

Habrá que recocer que el primer paso importante lo ha dado la federación,la complejidad de la situación que estamos enfrentando propicio el confinamiento de una sociedad que, por un temor al contagio, asumió el hecho de hacer de su vivienda un espacio multifuncional, donde desarrollaría un alto porcentaje de sus actividades, así la escuela, la oficina e incluso actividades comerciales se refugiaron en la privacidad de los hogares, situación que en muchos casos persiste hasta el momento.

Esta situación generó toda una serie de controversias, de dudas no resueltas, en cuanto a los costos que el trabajo y la educación desde casa iban a generar, ¿Quién iba a asumir los costos de conexión? ¿de luz? ¿de mobiliario adecuado? ¿del número de equipos necesarios para solventar todas las muy variables necesidades?

De ahí que el 8 de diciembre de 2020 la Cámara de Diputados de México aprobaralas modificaciones y adiciones al articulo 311 de la Ley Federal del Trabajo en materia de Teletrabajo, tambien conocido como "home office", reconociendo la modalidad del trabajo a distancia mediante la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación.

Por teletrabajo o Home office se entiende a la prestación de servicios personales, remunerados y subordinados, en un lugar distinto a la instalación de la empresa o centro de trabajo del patrón, y que utilice primordialmente, las tecnologías de la información y la comunicación, esta modalidad se da cuando el 40 por ciento de cumplimiento de la labor sea fuera del centro de trabajo por lo que será considerado como teletrabajo.

Las modificaciones a la legislación laboral, establecen que este esquema, forme parte de los contratos colectivos de trabajo y que además deberá de hacerse observando siempre una perspectiva de género que permita conciliar la vida personal y la disponibilidad de las trabajadoras.

Así, de entre los temas de mayor importancia en estas modificaciones normativas podemos encontrar las siguientes:

Entre las nuevas obligaciones para las empresas se encuentran:                                                                                                                                      

- Proporcionar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo. Por ejemplo: el equipo de cómputo, sillas ergonómicas, impresoras, entre otros.
- Recibir oportunamente el trabajo y pagar los salarios en la forma y fechas estipuladas.
- Asumir los costos derivados del trabajo a través de la modalidad de teletrabajo, incluyendo, en su caso, el pago de servicios de telecomunicación y la parte proporcional de electricidad.
- Implementar mecanismos que preserven la seguridad de la información y datos utilizados por las personas trabajadoras.
 -Respetar el derecho a la desconexión de las personas al término de la jornada laboral e inscribirlas al régimen obligatorio de la seguridad social.
- Promover el equilibrio de la relación laboral de las personas trabajadoras, a fin de que gocen de un trabajo digno o decente y de igualdad de trato en cuanto a remuneración, capacitación, formación y seguridad social.
- Se deberá observar una perspectiva de género que permita conciliar la vida personal y la disponibilidad de las personas trabajadoras.

Mientras que las responsabilidades de las y los trabajadores son:

- Tener el mayor cuidado en la guarda y conservación de los equipos, materiales y útiles que reciban del patrón.
- Informar con oportunidad sobre los costos pactados para el uso de los servicios de telecomunicaciones y del consumo de electricidad, derivados del teletrabajo.
- Atender las políticas y mecanismos de protección de datos utilizados en el desempeño de sus actividades, así como las restricciones sobre su uso y almacenamiento.

Las modificaciones la ley laboral se dan en base, sí, a una necesidad de confinamiento para lograr minimizar los riesgos de contagio, pero también a una tendencia laboral, que de manera global está desarrollándose, percepción que se manifestaba en la población del país.

De acuerdo con una encuesta realizada en México en 2019, el 58% de las personas encuestadas no creía que México estuviera preparado para adoptar el trabajo a distancia. Sin embargo, el 45% de los participantes del sondeo manifestó que el teletrabajo mejoraría su productividad, mientras que un 40% afirmó que esta posibilidad mejoraría el equilibrio entre su vida profesional y personal.

¿Y QUE PASA CON LOS TRABAJADORES DEL SECTOR TURISTICO?

Fuimos testigos, de que el sector turistico es sumamente frágil, el cierre de las fronteras y el confinamiento de las personas fueron suficiente para inmovilizar la actividad y generar una serie de efectos e impactos,tan severos, que de inmediato repercutió en las personas y su economia.

El entorno generado por el Covid-19, altamente cambiante y turbulento, obligo a este sector a desarrollar nuevos patrones organizacionales, así la generación de protocolos para desarrollar sus actividades bajo nuevas condiciones fue la tarea inmediata, aunque fue tan solo un paliativo a un cambio mucho más profundo para el que no se prepararon.

Quedo claro que en el sector turistico ningún trabajo es definitivo, los eventos de coyuntura son capaces de dejar sin empleo, en un momento, a miles de trabajadores y los pocos que tienen la fortuna de mantenerlo tienen que someterse a decisiones patronales de pagos incompletos, cargas excesivas de trabajo y aumento en sus funciones y sus responsabilidades, todo esto por el mismo precio.

El sector laboral del turismo deberá de someterse a un análisis diferente, perfectamente focalizado porque se trata de un modelo laboral personal, de acercamiento hacia con los visitantes, no es posible someterlo a las condiciones del home office, pero sin embargo mantienen un riesgo de contagio muy amplio que, de no normarlo adecuadamente, puede terminar en catástrofe por ser la primera línea frente a los turistas que llegan de diferentes latitudes.

LA PERMANENTE AUSENCIA DE LOS QUE YA SE VAN Y POCO HICIERON

En múltiples ocasiones se ha analizado y demostrado la ausencia de un gobierno municipal en esta grave crisis por la que atravesamos, queda claro que la situación ha rebasado por completo a las autoridades municipales quienes, sin saber qué hacer, decidieron nadar de muertito apegándose a decisiones, o federales, o estatales, según le conviniera más.

La carente visión de desarrollo que siempre han manifestado los políticos esta vez tuvo consecuencias graves, hemos sido testigos de un pésimo gobierno municipal en el peor de los momentos.

Sin argumentos, sin ideas, sin proyectos, sin generar análisis o estrategias simplemente se dedicaron a buscar, en la necesidad de las personas, una manera de conseguir votos futuros, su pensamiento fue criminal, no se trabajó en la actualización y adecuación del PMD, no se congenio, con los diversos sectores, criterios para buscar las formas de salir adelante, ya hemos perdido un año por la pandemia y ahora perderemos otro porque, cuando la prioridad debería ser resolver los innumerables pendientes del municipio, las fuerzas políticas se han centrado en un proceso electoral que viene, pero que seguro les cobrara facturas, pero claro,estosson solo pensamientos dichos… en voz alta.

CLASIFICADOS





 
Publicidad central 7
® Meridiano.mx es diseñado, operado y producido por la compañia ® SOCIALES.TV
® Meridiano.mx es una marca registrada. Todos los derechos reservados. El fin justifica a los medios J.L.D.A