Opinión

Un logro pírrico del sindicato de salud del ISSSTE

En lugar de aplicar leyes que el congreso aprobó para cuidar la integridad de los trabajadores de salud, la líder de ese sector, logró que sus representados se vistan en forma exótica

Viernes 19 de Junio de 2020
8'

Leo con interés la declaración que  hace la Secretaria General del Sindicato de los Trabajadores del ISSSTE, sección 23, Ana Isabel Ramos Vázquez, en donde entre otras cosas, con mucho orgullo da a conocer que ante las agresiones  que se han suscitado en contra del personal de la salud (médicos, enfermeros, trabajadores sociales) y con el único propósito de cuidar su integridad física, se ha logrado aprobar que los llamados héroes sin capa, puedan llegar sin sus uniformes para no ser agredidos durante sus traslados de su casa,  hasta sus centros de trabajo.

El logro sindical me parece un tanto curioso, ni malo ni bueno, simplemente raro, porque en primer lugar doy por hecho que en Nayarit, pocas, por no decir que cero noticias, hemos visto de agresiones a médicos o enfermeras, en estos tiempos de crisis.

Si bien es cierto que casi al principio de la hoy llamada pandemia, un conocido restaurante de comida frita de pollo, llamado Kentucky fried chicken, ubicado por la avenida Insurgentes casi esquina con Jacarandas, no quiso darle servicio a un muchacho pasante de medicina, esto según se supo en las redes sociales, y este caso levantó ámpula , incluso se habló de sancionar a dicho lugar de comidas fritas, hasta ahí se ventiló un caso en contra de un trabajador de salud.

Y conste que el agredido dijo que le negaron el servicio porque iba con su bata blanca de trabajo, es decir que si se la hubiera quitado y guardado en su mochila, nada hubiera pasado, pero esto ya pasó y ya es historia.

Ahora estamos hablando de lo que ANA ISABEL RAMOS VAZQUEZ, Secretaria General del Sindicato de los Trabajadores del ISSSTE, sección 23, toma como una gran hazaña, y que es el hecho de que los que laboran en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, les concedieron la gracia y gran logro de que lleguen a su trabajo a la institución médica, vestidos como quieran, aunque quizá se les recomiende que se vistan en lo que menos pueda representar que trabajan en uno de los  hospitales del ISSSTE en Nayarit.

Digamos que pueden salir de sus casas con huarachitos y lentes negros, y una bolsa de esas que se hacen en cocos de agua tallados a mano, y laqueados para que luzcan el brillo, y así parecer turistas, o en el caso de los hombres enfermeros, que se vayan en leggins, esos pantalones que se usan tipo malla, y que son muy dadas las mujeres a usarlos para hacer ejercicio o simplemente para andar cómodas, así que nuestros enfermeros del ISSSTE, bien se pueden poner sus leggins, y unos tenis, y salir silbando de su casa, dando la impresión de que van a correr a algún lugar, o a caminar para bajar la panza.

En fin, hay muchas formas de vestirse, sobre todo  en regiones como la nuestra que admite poca ropa por el calor que vivimos cada día, así que eso no es problema.

Lo que sigue es lo bueno, ya vimos que enfermeros y enfermeras, salen de sus casas, vestidos exóticamente, pero llevan su uniforme en una bolsita, o en su bolsa, ya ven que en el caso de las mujeres suelen utilizar bolsas verdaderamente grandes, así que ahí llevarán su uniforme de enfermera, muy escondido para que nadie se los vea, y pueda apalearlas, y es ahí en donde la señora dirigente ANA ISABEL RAMOS VAZQUEZ, señala  el logro, expresando que en su institución del ISSSTE, llegaron  a un acuerdo, que consiste en que el personal de enfermería puede no traer su uniforme desde su casa, y al llegar a la institución poderse cambiar, añade la líder que esto se pidió como un medida de seguridad, y alguien de nombre PACO, que dice ella que es el director y que además es la máxima autoridad  de los trabajadores,  en la delegación del ISSSTE Nayarit, pues lo aceptó,  y se ha hecho esto de venir con otro vestuario, pero siempre cuidando las formas, cuidando la integridad de cada uno de sus trabajadores, ¿cómo la ven?.

Ahora bien, les quiero decir que el pasado mes de mayo, en sesión ordinaria virtual, diputados nayaritas aprobaron, por unanimidad, reformar el artículo 215 del Código Penal para castigar con cárcel la violencia que se ejerza contra trabajadores de salud, quienes en los últimos dos meses han enfrentado agresiones físicas o de discriminación por parte de algunos ciudadanos que los consideran un foco de infección al estar en la primera línea de atención a pacientes infectados con Covid-19.

La reforma adicionó un párrafo al capítulo IV de Delitos Cometidos Contra Servidores Públicos del Código penal en su artículo 215 que señala, “al que cometa un delito en contra de un servidor público en el acto de ejercer sus funciones o con motivo de ella, se le aplicará de tres a siete años de prisión, además de las sanciones que le correspondan por el delito o los delitos cometidos”.

La propuesta para modificar el Código Penal fue presentada por la diputada de Movimiento Ciudadano Julieta Mejía Ibáñez, y por los panistas Rosa Mirna Mora Romano y Leopoldo Domínguez González

Y el nuevo párrafo agrega que “cuando las conductas a que se refiere el párrafo anterior, sea en contra de cualquier trabajador, servidor público, médico, cirujano, personal de enfermería, pasante o demás profesionistas similares o auxiliares del Sistema Estatal de Salud, durante el período que comprenda la declaración de una contingencia o una emergencia sanitaria, la pena de prisión deberá aumentarse hasta en una mitad”, esto es que en lugar de siete años, podrían ser hasta diez u once, años de prisión, todo por agredir a alguien que trabaje en el sistema de salud de Nayarit.

Aunque todas estas modificaciones a las leyes penales de Nayarit, suenan un tanto inútiles, si para vida de proteger la vida e integridad de los trabajadores del sector salud, tienen que andar tal cual si fueran delincuentes, ocultando su identidad en vestuarios raros, o desconocidos, cuando se sabe que el congreso del estado, en aras de proteger a todos los que laboran en el sector salud, no nomás a los del ISSSTE, sino a todos, se reunió en forma emergente y virtual para aprobar las leyes de protección a los que laboran para cuidar la vida de otros.

Esto es por un lado, pero por el otro se ve un tanto absurdo que un vecino de un médico o enfermera de la noche a la mañana, cuando vea salir de la casa donde por años, salió una mujer vestida de enfermera, con su impecable uniforme blanco, o un doctor con su inmaculada bata blanca, ahora que vea que sale alguien vestido con pantalón de mezclilla en el caso de los hombres, o con shorts, y en el caso de las enfermeras, que salen con una blusa hawaiana, o con unas botas de esas que son muy dadas a usar las damas, crean pues sus vecinos que no son los de hace diez o quince años que viven ahí y trabajan para el sector salud.

Yo creo que el esfuerzo que hizo el congreso del estado, la XXXII Legislatura que preside el doctor LEOPOLDO DOMINGUEZ GONZALEZ, para aprobar la iniciativa de Julieta Mejía, de  cárcel con más años a quien agreda al personal de salud, debe ser valorada por aquellos para quienes fue hecha, por aquellos que resultarán beneficiados.

De otra forma, el logro de llegar con un vestido casero, y vestirse ahí en el ISSSTE, como trabajador de la salud, se vería como un logro pírrico para las enfermeras, donde ellas, las aparentemente beneficiadas, tendrán más daño al asumir una actitud de maleantes, de alguien que tiene que esconderse porque en apariencia está haciendo algo malo.

Parece que el camino es, que se apliquen las leyes y que el orden se imponga donde debe imponerse, y así sí salen beneficiados los destinatarios de las leyes.

Ya es tiempo de entrarle a un país donde el que la haga, la pague, de otra forma un día vamos a terminar disfrazándonos de indigentes para no ser asaltados…hasta mañana

Tags:



® Meridiano.mx es diseñado, operado y producido por la compañia ® SOCIALES.TV
® Meridiano.mx es una marca registrada. Todos los derechos reservados. El fin justifica a los medios J.L.D.A