Opinión

Semana Santa 2021, el viacrucis que viene para Puerto Vallarta y Bahía de Banderas

compartir_facebook compartir_twitter compartir_whatsapp compartir_telegram
6

Ya va a ser un año desde que nuestra región turística experimento un hecho inédito, un año en que el colapso de la actividad turística, que se vivió, primero a nivel global y después nacional, nos alcanzó, fue aproximadamente a partir de la última semana de febrero y primera de marzo del año anterior, el virus del Covid-19 había comenzado su recorrido por los diversos destinos turísticos de nuestro país.

El puente del 21 de marzo fue el último que se pudo disfrutar de manera “normal”, durante ese fin de semana largo, hoteles, condominios, hospedajes a través de plataforma, restaurantes y demás servicios turísticos se vieron atestados de gente, de personas que disfrutaban, sin miedo al contagio, con un sano acercamiento, sin máscaras, sin gel antibacterial y sin restricciones de ningún tipo,que pudieron ejercer su tiempo de ocio a plenitud, sin saber, sin imaginar que sería la última vez que lo harían de esa manera.

Una crisis sin precedente azotaba a los dos municipios turísticos, pérdidas millonarias, cierres de comercios, algunos de manera total y otros, los más afortunados de manera parcial, una ciudad desolada, un malecón sin vida, hoteles vacíos, bares apagados, desempleo, carencias de dinero, eran la constante tanto en Puerto Vallarta como en Bahía de Banderas.

Toda esta situación se prolongó, aunque en menor cuantía, durante todo el año 2020 y así las pérdidas se repitieron en los periodos de verano y de diciembre, incluso, ya entrado el nuevo año de 2021, las circunstancias en el mundo no han mejorado y en nuestro país mucho menos como para pensar que las cosas serán distintas en el nuevo periodo de semana santa y pascua que ya viene.

Sin embargo, a nivel local, pareciera que el término “pospandemia” se ha arraigado rápido y con mucha fuerza, pareciera que la visión de las autoridades de los dos municipios es “aquí no pasó nada” y que convenientemente, es mejor usar en sus líneas discursivas este tipo de palabras para esconder la realidad, el hecho de que la pandemia sigue aquí, los efectos e impactos aún no se calculan, no se miden y creo que no se conocen y los más grave no se ha hecho absolutamente nada para mitigar o subsanar las consecuencias de la negligencia de gobierno.

La duda no resuelta en estos momentos es ¿Cuáles son las condiciones en las que afrontaremos este próximo periodo vacacional de este 2021? ¿Cuáles son los programas o líneas de acción para enfrentar un periodo vacacional que los gobiernos municipales de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas han preparado?

Analicemos un poco las condiciones a las que nos enfrentaremos, por principio de cuentas no sabemos qué tan exitoso será el próximo periodo de semana santa para esta región turística, el miedo a viajar persiste porque representa el riesgo a contagiarse, aunque también el deseo de viajar es fuerte, por otro lado, la mayoría de las personas están esperanzadas a que con la vacuna las condiciones de viajar o estar en algún destino turístico mejoren, sin embargo, el proceso de vacunación apenas está iniciando y si las condiciones de suministrar vacunas no se detiene a nivel mundial estamos hablando que el grueso de la población, los que trabajan en la actividad turística quizás logren la primera dosis por allá, por mayo o junio, mientras el riesgo de contagio es latente.

Por otro lado, y en lo referente al turismo nacional, las restricciones de viaje siguen vigentes, la mayoría de los paises del mundo aún no se convencen de que ya es tiempo de fomentar los viajes de sus ciudadanos, máxime cuando nuestro país es el tercer lugar de muertes por Covid-19 en el mundo, una carta no muy buena de promoción.

Otro factor que se debe de analizar es el de los dos países que representan los mercados más grandes en cuanto a turistas internacionales que visitan nuestros destinos, Canadá, a través de su primer ministro Justin Trudeau anunció que su gobierno acordó, con cuatro compañías aéreas, la suspensión de los vuelos hacia los “destinos soleados”, entre ellos Puerto Vallarta y Bahía de Banderas y esto se prolongaráhasta el 30 de abril, lo que de consolidarse presupone pérdidas millonarias para los dos municipios.

El otro caso es el de los Estados Unidos, que si bien es cierto sus restricciones no tienen la dureza de países europeos, sí se convierte en un factor de riesgo muy grande, en virtud de que ese país es el que encabeza la lista de muertes por Covid-19, situación que debe de visualizarse por las autoridades locales, reforzando la revisión del cumplimiento de los protocolos que se han instaurado, además del sentido cívico de obediencia social que, evidentemente hemos olvidado.

Finalmente está el hecho de que las autoridades municipales de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas no han planteado una estrategia para enfrentar la temporada que se avecina, su discurso se ha centrado en los últimos meses en cuestiones electorales, en capitalizar a través de la obra pública y los programas sociales, el mayor número de votantes que respalden su proyecto político, no hay acciones, no hay estrategias que definan el rumbo que debe tomarse en una temporada turística de suma importancia para la reactivación economica local, ni los directores de turismo de ambos municipios han presentado algo que se parezca a una línea de trabajo proactiva y, al menos en Jalisco, la representante del gobierno del estado está aislada de su actividad, nada ha hecho, nada hace y nada hará por resolver este verdadero lío del que no son culpables, pero si responsables.

Con estos factores en juego pereciera que a los municipios turísticos de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas les espera un verdadero vía crucis para poder enfrentar y salir adelante en el período vacacional que ya viene, ya sabemos los resultados de no tener una temporada exitosa, ya vimos los efectos por la pérdida de empleos, ya palpamos la crisis económica, de la que incluso, aun no salimos del todo, una duda es la que dejaré en la mesa ¿entonces porque no se hace nada?, ¿Por qué el proceso electoral es más importante que el bien común? De consolidarse la hipótesis de una mala temporada vacacional, en lugar de celebrar las fiestas religiosas de la semana mayor estaremos viviendo el sábado de gloria quemando a los responsables de no haber actuado, pero claro,estosson solo pensamientos dichos… en voz alta.

CLASIFICADOS





 
Publicidad central 7
® Meridiano.mx es diseñado, operado y producido por la compañia ® SOCIALES.TV
® Meridiano.mx es una marca registrada. Todos los derechos reservados. El fin justifica a los medios J.L.D.A