$_COOKIE

Opinión

100 DÓLARES POR CADA “SÍ” A VACUNARSE

compartir_facebook compartir_twitter compartir_whatsapp compartir_telegram
7

La tercera ola de contagios por COVID-19 alcanzó también a nuestro país vecino del norte. Esto, aunado a la nueva variante conocida como Delta, ha encendido las luces de alarma en la Casa Blanca, donde al parecer, esta vez no están dispuestos a esperar a ser azotados por una pandemia que les ha dejado más de 600 mil muertes y daños en la salud y en la economía de las familias estadounidenses, por lo que ya se manejan estrategias diversas para tratar de paliar los daños; desde el regreso a las mascarillas o Cubrebocas, hasta pagar 100 dólares por cada persona que acuda a vacunarse, entre otras medidas. 

Ha trascendido que el escenario en torno a los efectos de la variante Delta tiene muy preocupado al presidente Joe Biden, quien hace un par de días habría confiado a sus más cercanos colaboradores que existe un grave riesgo de que la variante Delta no sólo  podría disparar el número de casos positivos, hospitalizaciones y muertes, sino que lo más probable es que también la atención de la opinión pública en torno a la pandemia pueda regresar a las primera planas y con esto acaparar la agenda amplia de temas y cambios más allá de COVID.

El asunto de la variante delta, abre sin duda nuevos escenarios que todos pensábamos habían quedado atrás. Regresa la recomendación de usar el cubre-bocas en lugares cerrados -sobre todo en los estados con incrementos considerables- se abre una nueva discusión en torno a regresar o no de manera presencial a las aulas, e inicia como suele suceder en Washington, un largo debate durante el receso legislativo de agosto, de ver qué va a pasar con el resto de la agenda de cambios de Biden, todo claro en medio de más incertidumbre sobre el verdadero impacto de la variante Delta.

El presidente Biden, dijo a principios de semana que el país debía "mejorar" sus tasas de vacunación contra el covid-19, mientras la autoridad sanitaria recomendó el uso de cubrebocas en lugares cerrados para atender un rebrote de la pandemia.

Este jueves, el presidente estadounidense anunció una serie de nuevas medidas que tomará su administración para tratar de vacunar a más ciudadanos y frenar la propagación del coronavirus, incluida la exigencia de que todos los empleados federales deben dar fe de estar vacunados contra el covid-19 o enfrentar protocolos estrictos.

“Esta es una tragedia estadounidense. La gente está muriendo —y morirá— que no tiene que morir. Si estás ahí fuera sin vacunar, no tienes que morir", dijo Biden durante unas declaraciones en la Casa Blanca. "Lea las noticias. Verá historias de pacientes no vacunados en los hospitales, mientras están acostados en la cama muriendo de covid-19, y preguntan 'Doc, ¿puedo ponerme la vacuna?' Los médicos tienen que decir: 'Lo siento, es demasiado tarde'".

Biden dijo que a todos los empleados del gobierno federal y contratistas se les pedirá que den fe de su estado de vacunación.

Los empleados que no han sido vacunados "deberán usar una máscara en el trabajo sin importar su ubicación geográfica, la distancia física de todos los demás empleados y visitantes, cumplir con un requisito de prueba de detección semanal o dos veces por semana y estar sujeto a restricciones de viajes oficiales", dijo la Casa Blanca antes del discurso de Biden.

El presidente también anunció que está ordenando al Departamento de Defensa "investigar cómo y cuándo agregarán la vacuna contra el covid-19 a la lista de vacunas requeridas para los miembros del ejército", según la Casa Blanca.

La administración anunció otros esfuerzos para incentivar las vacunas, incluida la ampliación de vacaciones remuneradas para los empleados que se toman un tiempo libre para vacunarse a sí mismos y a sus familiares. Biden dijo que los empleadores serían reembolsados.

El Departamento del Tesoro dijo que Biden también pedirá a los estados, territorios y gobiernos locales que hagan más para incentivar la vacunación, incluyendo el pago de US$ 100 a los estadounidenses que se vacunen, mediante los fondos del Plan de Rescate Estadounidense.  

Finalmente, el presidente pidió a los distritos escolares de todo el país que alberguen al menos una clínica de vacunación emergente durante las próximas semanas en un esfuerzo por vacunar a más niños de 12 años o más.

Según los datos más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), gran parte del sur de Estados Unidos experimenta una transmisión alta, mientras que zonas con altas tasas de vacunación del noreste del país exhiben una transmisión comunitaria moderada.

Se considera transmisión sustancial a entre 50 y 100 casos diarios por cada 100 mil habitantes durante un promedio de siete días, mientras que la transmisión alta implica más de 100 casos cada 100 mil personas sobre el mismo promedio.

Para detener la propagación de la variante Delta, los CDC recomendaron que las escuelas adopten el cubrebocas universal, incluidos maestros, personal, estudiantes y visitantes, independientemente del estado de vacunación.

El Departamento de Asuntos de Veteranos también anunció recientemente que requeriría que los trabajadores de atención médica de primera línea se vacunen durante los próximos dos meses.

Los últimos datos de los CDC indican que el 49,4% de la población total de EE.UU. está completamente vacunada. Y a pesar de una pendiente anterior a la baja en el ritmo de las vacunaciones, 389.963 personas ahora están iniciando su vacunación cada día, de acuerdo con el promedio actual de siete días.

Este es el número más alto en más de tres semanas, pero aún es más bajo que el ritmo establecido por millones que estaban recibiendo inyecciones todos los días a principios de este año.

Por cierto, la ciudad que se adelantó a las medidas anunciadas por el presidente Biden fue Nueva York, luego de que con la finalidad de impulsar la campaña de vacunación contra el covid-19, a partir de hoy ya estará pagando 100 dólares a quienes se inoculen en un centro municipal, anunció el alcalde Bill de Blasio.

Esta medida busca ampliar la campaña de inmunización en la Gran Manzana que lleva, a la fecha, 10 millones de dosis administradas, pero el ritmo ha ido disminuyendo durante las últimas semanas.

Datos oficiales, citados por EFE, informan que el 54.4% de la población, es decir, alrededor de 8.3 millones de personas, cuenta con el esquema completo de vacunación, y tomando en cuenta a los adultos mayores la cifra sube a 65.5%

De Blasio aseguró, en conferencia de prensa, que la vacunación es la única forma de recuperar la normalidad en la ciudad y defendió este tipo de incentivos económicos para animar a los ciudadanos a inocularse.

Cabe mencionar que este no es el primer “premio” que ofrece Nueva York para que su población se vacune. Han hecho sorteos de premios de 5 millones de dólares y regalado hamburguesas y papas fritas.

*Con información de medios

Opinión.salcosga@hotmail.com

@salvadorcosio1 

CLASIFICADOS






Opinión

TEPIC TRABAJA POSITIVAMENTE 
La tragedia panista
El PAN de Nayarit en la lona
 
® Meridiano.mx es diseñado, operado y producido por la compañia ® SOCIALES.TV
® Meridiano.mx es una marca registrada. Todos los derechos reservados. El fin justifica a los medios J.L.D.A