Opinión

Amlo, un monstruo político

compartir_facebook compartir_twitter compartir_whatsapp compartir_telegram
3

Aunque es politólogo egresado de la UNAM, en sus luchas sociales y políticas se ha mostrado más autodidacta que académico, más pragmático que teórico, naturalmente más intuitivo que científico social. Será porque emerge de las mismas entrañas de los beneficiados por sus programas?

Líder y protagonista del tal vez, último movimiento social en México.

Convencido de la vía institucional para lograr un cambio político, siempre se mostró  pacifico, nunca violento en la movilización social.

Fue dos veces candidato a gobernador en su natal estado, en ambas perdió; en dos ocasiones candidato a la Presidencia de la República, también perdió en ambas y sus reclamos de fraude nunca abrazaron la violencia, optó siempre por la resistencia social y pacífica.

Resistió y sufrió los tiempos de gobiernos autoritarios y represores; muchos de sus compañeros de lucha perdieron la vida en la defensa de sus causas.

Formado en la brega social, nunca en la meritocracia política ni en los arreglos cupulares.

Un político no ortodoxo, lejos de los cánones de quienes ascendieron por vías de sus relaciones con el poder.

Congruente en sus ideales: la lucha por los más pobres.

Como dirigente partidista siguió senderos inéditos, nunca los arreglos o componendas  tras bambalinas con otros  actores políticos , ni accedió a las cámaras del Congreso ya sea por vía plurinominal o mayoría.

Previsto de una caparazón anti natural, poco común en los hombres de poder: la honestidad y la congruencia.

A pesar de sus cargos de  dirigente nacional del PRD y sobre todo, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, nunca ha ostentado riqueza.

Sólo alguien con su historia de vida y peculiaridades, puede afrontar una conferencia abierta todas las mañanas.

Acostumbrado a diversas campañas negras en su contra, orquestadas desde el poder, en épocas de gran prevalencia de los medios televisivos, y luego en las redes sociales, forjó una especie de inmunidad y tomó una enorme experiencia para sortearlas.

Conocedor de la idiosincrasia del mexicano y sabedor directo de sus reclamos, siempre dicta la agenda sobre temas que le dejan dividendos positivos en la opinión pública. No teme el confrontamiento con las instituciones siempre y cuando sea una causa justa; la justicia antes que la ley, el fondo antes que la forma.

En un País como el nuestro en que campea la corrupción y la simulación, amén de una desigualdad abismal en la distribución de la riqueza, operar apoyos directos al ciudadano, le parece un acto de justicia, no un barril sin fondo.

Acusarlo de corrupto y autoritario, es una quimera.

Es el único Presidente en Latinoamérica, cuyo perfil e historia es de luchador social; llega a la Presidencia, producto de un movimiento social organizado y encabezado por el mismo, desde hace más de dos décadas.

Presume de haber recorrido dos veces los más de 2500 municipios de la República Mexicana.

En menos de un par de meses, sin estar en las boletas, seguro estará en la mente de los electores a la hora de emitir el sufragio.

CLASIFICADOS




Más Leídas

La disputa es por… la medalla de plata
RESPONSABLES

#MásdeOpinión

PENSAMIENTOS DICHOS… EN VOZ ALTA
UN DÍA COMO HOY
CERCANÍA, COMPASIÓN Y TERNURA
 
® Meridiano.mx es diseñado, operado y producido por la compañia ® SOCIALES.TV
® Meridiano.mx es una marca registrada. Todos los derechos reservados. El fin justifica a los medios J.L.D.A