Opinión

Don Emilio M. González a 23 años de su deceso

compartir_facebook compartir_twitter compartir_whatsapp compartir_telegram
3

Nacido en una pequeña población del Municipio de Ixtlán del Río, Nayarit, el 23 de mayo de 1913, llegaría con el tiempo, la disciplina y paciencia que le caracterizaba a ganarse el título popular: El amigo del Pueblo cuando gobernara Nayarit entre 1981 y 1987, luego de haber transitado de ser un dirigente local a un ícono en la vida pública de México. Justo ayer, se cumplió su 23 aniversario luctuoso.

Hijo de maestros rurales: Emilio González Ramírez y Gonzala Parra, vino a completar la familia junto con tres hermanas, que luego de pasar sus primeros años en el municipio de origen,se trasladaron al poblado Sentispac, Municipio de Santiago Ixcuintla, donde fue comisionado su padre por el magisterio.

Contrariamente a lo que suponía que sería un maestro, el joven Emilio, se interesó por aprender el oficio de telegrafista, donde logra su primer empleo,y donde comenzó a hacer a liderear entre sus compañeros ante la situación laboral, primero en la región, luego a nivel nacional; iniciando así su vida sindicalista que lo llevó a la capital del país para luego retornar a Tepic donde comienza a crear la Alianza de Telegrafistas Mexicano, siendo elegido como Secretario General de esa organización y dándose a conocer entre otros grupos que apoyó para que se organizaran como el caso del Sindicato Rojo de las Mujeres Tabaqueras, para de ahí irse en efecto dominó, organizando a los vaqueros, molineras, electricistas, dando origen así a la Federación de Trabajadores de México en Nayarit y surgiendo dirigentes que le acompañarían a lo largo de su vida como: Daniel Pérez García, Profr. Leobardo Ramos, Ricardo Figueroa Gil, Fernando Hernández, Elías Arellano, entre otros.

De dirigente a la curul

A partir de su diputación, lograda apenas a sus veintiún años y su liderazgo creciente bajo las siglas de la CTM, donde era Secretario General, su nombre aparecía en las boletas electorales del entonces, hegemónico Partido Revolucionario Institucional, siendo diputado local de 1945 a 1948, diputado federal en cuatro legislaturas y ocupar tres veces un lugar en el Senado de la República, hasta finalmente, cumplir su sueño político de convertirse en Gobernador del Estado de Nayarit de 1981 a 1987 cuando, por su estilo de atender en aquellas kilométricas audiencias públicas que se prolongaban hasta por un día con su noche, donde hacían fila lo mismo quienes iban para pedirle ayuda para el Día del Niño o para una fiesta de XV años como quienes le planteaban el proyecto para una obra pública o quienes aspiraban a “su bendición” para aspirar a una candidatura ya fuera para ser Comisariado Ejidal de un pueblo o para una curul federal. Todo para legitimar su slogan de batalla: “El pueblo en el poder”.

Al término de su gobierno estatal, le esperó la responsabilidad de presidir la Gran Comisión del Senado de la República de 1988 a 1994. Emilio Manuel González Parra, cuya madre impidió que se lo llevaran al Seminario para hacerlo sacerdote; el joven que prefirió un aparato para aprender el sistema de comunicación telegráfica con la clave Morse a una carrera magisterial; el diputado federal más joven de la XXXVIII Legislatura en 1940; un señor que se afilió al partido tricolor en 1932, un político también con eternos adversarios y que en 1997 a la muerte del dirigente nacional de la CTM Fidel Velázquez, dijera no a la invitación para encabezar la central obrera en el país: Emilio M. González. Hoy, a veintitrés años de su partida, hay mucho qué recordar, qué analizar y qué escribir respecto al nayarita que apenas estudió primaria y que ahí está en los nombres de calles, de escuelas, de monumentos, pero sobre todo, en la historia política de Nayarit.

Con imágenes de la colección particular de Maricarmen Núñez.

CLASIFICADOS





#MásdeOpinión

EL SALVADOR, EN MANOS DE UN TIRANO
DEMOCRACIA O ESTATISMO
ANDAN DICIENDO
 
Publicidad central 7
® Meridiano.mx es diseñado, operado y producido por la compañia ® SOCIALES.TV
® Meridiano.mx es una marca registrada. Todos los derechos reservados. El fin justifica a los medios J.L.D.A