Con el objetivo de crear alianzas entre distintos colectivos feministas, comunidad LGBT+, pueblos originarios y estudiantes con diagnósticos psiquiátricos, se llevó a cabo el conversatorio Universidades diversas, las universidades como espacios LGBT+, en el Día Internacional contra la homofobia, transfobia y bifobia, organizado por Inclusión UAN, el Colectivo Estudiantil Salud Mental y Neurodiversidad, de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN). 

Pedro Reyes, estudiante de la licenciatura en Medicina y coordinador del Colectivo Estudiantil destacó, que es importante entender que el ser parte de la comunidad LGBT+, es una manifestación más de la naturaleza humana; agregó, que actualmente personas de la comunidad siguen sufriendo hostilidad, discriminación y un sin fin de violencia a sus derechos humanos, siendo víctimas de crímenes y odio por su orientación sexual.

Agregó, que el 17 de mayo de 1990 se eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales por parte de la Asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS), “son 33 años en que la humanidad presenciaba una psiquiatría homofóbica, un sector de salud discriminante, sin duda, aún queda mucho por hacer, se espera que pronto queden aprobadas leyes que beneficien a las personas LGBT+; en Nayarit hay una deuda histórica de la sociedad y comunidad homosexual, bisexual y transgénero”, subrayó Pedro Reyes.
Posteriormente, se realizó el conversatorio a cargo de seis representantes de la comunidad LGBT+, Osiris Mayle Padilla Castillo, estudiante de la UAN; José Alejandro Monroy Topete, estudiante del Instituto Tecnológico de Tepic (ITT); Génesis Guadalupe Márquez Encinas, estudiante de la Universidad Nueva Galicia (UNG); Héctor Elihu Murillo González, estudiante de la Universidad Vizcaya de las Américas (UVA); Dahalí Aguilar Cisneros, estudiante de la Universidad Politécnica del Estado de Nayarit (UPEN) y Carmen Cecilia Ramírez Juárez, abogada y docente universitaria.

Las y los participantes, durante su intervención, compartieron experiencias y retos que han enfrentado en las distintas universidades y en su vida cotidiana; coincidiendo, que las personas LGBT+, continúan sufriendo un alto grado de marginación y violencia, teniendo que recurrir a la invisibilidad para poder sobrevivir en una sociedad.

Asimismo, puntualizaron la necesidad de que en todas las instituciones públicas y privadas exista un protocolo que indique los principios de respeto a la dignidad, de esta manera, se podrá evitar cualquier tipo de discriminación por orientación sexual, identidad de género, expresión de género o características sexuales; por último agregaron, que se debe exigir una sociedad justa, donde se reconozcan los derechos de las personas independientemente de su orientación sexual e identidad de género, creando un ambiente de respeto hacia las personas LGBT+.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí