Breverías | Parientes

0
590

Cuando los ánimos se incendian en el terreno escolar, laboral o político recuerdo las palabras de una acaponetense ilustre sobre su lugar de origen: “En mi tierra todos somos parientes o un día lo seremos”. Se refería a la amplia red de parentesco que se va tejiendo con las relaciones de amor y amistad de nuestros hijos y los hijos de nuestros hermanos. Un día, el entonces segundo hombre más poderoso del estado declaró la guerra a mi persona, familia y empresa. Supo después que había actuado así por un malentendido. Pasados los años, su hijo fue buen amigo de mi hija, ajenos a nuestros desencuentros. Él y yo nunca volvimos a cruzar palabra pero supimos respetar la amistad de nuestros vástagos. Ni las pasadas ni las presentes son guerras que tengan sentido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí