Por Julio Casillas Barajas

INTRUSOS CIBERNÉTICOS SE METEN HASTA LA COCINA

Los periodistas mexicanos, y hasta la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) -además de otras instancias no gubernamentales-, ya expresaron su preocupación por la violación de la privacidad de datos de más de 300 periodistas que han asistido a las conferencias de prensa matutinas del presidente Andrés Manuel López Obrador. Con justa razón, reclaman una investigación oportuna para deslindar responsabilidades. En tanto, la Presidencia de México ya dio la cara y destacó la forma en que se ejecutó el ilícito.

Recordemos que, a finales de la semana pasada, un especialista en seguridad cibernética alertó de la filtración en foros clandestinos de Internet de la base de datos del Sistema de Acreditación de Prensa de Presidencia, con información personal de unos 323 periodistas nacionales e internacionales que han asistido a las conferencias de prensa diarias del presidente López Obrador.

Desde luego se trata de un acto que viola la privacidad de los periodistas afectados y pone en gran riesgo su integridad, como lo señaló Roberto Rock, presidente de la SIP y director del portal mexicano La Silla Rota.

NECESARIO INVESTIGAR Y CASTIGAR A LOS CULPABLES

Se presiona a las autoridades a que conduzcan una «investigación exhaustiva» para conocer cómo ocurrió la filtración, «quién o quiénes son los responsables y aplicar las sanciones correspondientes, así como garantizar la seguridad de los afectados». Para que usted esté al tanto, las fichas filtradas incluyen nombres, correos electrónicos, teléfono, dirección, fecha de nacimiento, números de pasaportes, identificaciones, Registro Federal de Contribuyentes (RFC), Claves Únicas de Registro de Población (CURP), entre otra información personal de los periodistas.

La Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, advirtió de la necesidad de «tomar con seriedad y sentido de responsabilidad la divulgación de información privada de los periodistas «, algo que resulta «especialmente delicado en México, uno de los países más peligrosos del continente para el ejercicio del periodismo». Los directivos de la SIP subrayaron que la protección de datos personales y la privacidad de las personas son derechos fundamentales y que su uso ilegal y diseminación deliberada tiene que ser investigado y sus responsables sancionados. Para su conocimiento, México ocupa el lugar número 15 en el Índice Chapultepec, barómetro anual de la SIP que mide la situación de la libertad de prensa en 22 países de las Américas. Se resaltan como factores de alarma los asesinatos contra periodistas, las agresiones verbales y físicas, la estigmatización desde el Poder Ejecutivo y la violencia en diferentes regiones del país, lo que ha provocado desplazamiento interno y exilio de periodistas.

YA HUBO UNA ACLARACIÓN

Por su parte, el Gobierno de México aclaró que el supuesto “hackeo” a los servidores (equipos) de Presidencia se dio desde España usando una cuenta de un exfuncionario público y aclaró que se filtraron los datos personales de solo 263 periodistas que acuden a las conferencias matutinas. La secretaria de Gobernación, Luisa María Alcalde, dio a conocer en conferencia de prensa que se iniciará un juicio penal en contra de quienes resulten responsables y advirtió que pondrán a disposición de los afectados que así lo decidan el mecanismo de protección gubernamental a comunicadores. Las reacciones se dan luego de que la consultora de seguridad SILKIN reveló el fin de semana que, en foros clandestinos, se filtró una base de datos del Sistema de Acreditación de Prensa de Presidencia, con detalles de más de 300 periodistas, incluyendo pasaportes, identificaciones, el Registro Federal de Contribuyentes (RFC), direcciones y teléfonos.

VERSIÓN DEL VOCERO PRESIDENCIAL

El vocero del Gobierno, Jesús Ramírez Cuevas (aunque realmente el de la voz es el propio Presidente de México) detalló que no se trató de una filtración de datos, sino de una sustracción ilegal de información contenida en un sitio gubernamental y que se dio a través de una cuenta y contraseña de un funcionario que ya no labora al interior de la Administración pública.

“Lo que podemos señalar para precisar esta información que se extrajo ilegalmente y que es parcial afecta a 263 periodistas que vieron vulnerados sus datos; aunque en la base de datos hay 309 personas”, dijo. Y precisó que, entre los datos expuestos de los comunicadores, se encontraban 186 credenciales de elector con datos de domicilio completo, 63 pasaportes, dos hojas curriculares, una licencia de Estados Unidos, una clave única de registro de población (CURP) y 10 documentos que expidió el Instituto de Migración a periodistas extranjeros.

Por su parte, en conferencia de prensa, el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración señaló que el @Mecanismo_MX brindará medidas de protección.

¿FALLAN PROTECCIONES DIGITALES OFICIALES?

Asimismo, el coordinador de Estrategia Digital Nacional, Emiliano Calderón, apuntó  que la vulneración a los sistemas gubernamentales se dio desde España, a través de una cuenta de usuario de una persona que ya no trabaja en el Gobierno de México desde hace casi dos años.

“Se utiliza una cuenta de usuario (de una persona) que ya no trabaja aquí (en el Gobierno mexicano) para extraer ilegalmente estos documentos; se identificó que el acceso a la aplicación fue desde direcciones IP registradas en España, es decir, que los datos a los cuales se tuvo acceso con esta contraseña de forma ilegal fue desde España y obviamente se está cooperando con todas las autoridades correspondientes en la investigación”, sostuvo.

El caso es que no se tuvo una alerta en los sistemas de protección contra estos ataques, ya que se utilizaron credenciales gubernamentales que no fueron dadas de baja en una plataforma de preproducción; aunque explicó que el aparato gubernamental cuenta con mecanismos de monitoreo y protección en la red. El portal de donde se sustrajo la información de los 263 periodistas en el país fue dado de baja desde el pasado 26 de enero.

Finalmente, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que esta vulneración había sido parte de una “red de opositores a la transformación”, es decir, a líderes vinculados con los partidos de oposición en México. Sin embargo, Ramírez aclaró que esto fue una opinión personal del mandatario y aseguró que “la responsabilidad la va a determinar la autoridad correspondiente después de una investigación de los hechos”.

VEREMOS Y DIREMOS.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí