Por Arianna Olvera

“Más que nada la justicia, su propia madre, o sea quién hace eso”, esas fueron las palabras de la tía de las dos menores de edad que en el 2017, la mamá biológica y su pareja abusaron sexualmente de ellas.

Se trata de Geydi “N” y Armando “N”, para quienes la Fiscalía General del Estado, a través de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Sexuales y Trata de Personas, logró sentencia condenatoria de 60 años de prisión,  por los delitos de violación agravada, violación equiparada y trata de personas, cometidos en agravio de dos menores de edad. A cuatro años, familiares rompen el silencio de lo sucedido en ese tiempo.

Cecilia Velasco Ochoa, tía de las menores, relató los agravios de los que fueron víctimas las niñas de parte de quién debía protegerlas.

“Pues las niñas llegaban aquí de visita, a lo cual llegaban muy tímidas, con miedos, muy rebeldes, se defendían de todo, hasta que las niñas por sí mismas decidieron hablar, confesarme pidiendo primeramente que les creyera. Si me dijeron hasta el 2018, me dijeron un año después de que ya les había pasado todo, pues fue muy impactante para mí, como para mi familia, creerles a su totalidad porque un niño cuando habla es por algo”, explicó la mujer.

Se conoce que los hechos ocurrieron en el mes de noviembre de 2017, en un domicilio particular ubicado en la colonia Vistas de la Cantera, cuando Armando, aprovechó que se encontraba a solas con las menores, ingresó al cuarto de éstas y les dijo que jugarían amarrando a una de las niñas de sus manos y pies con un alambre y la obligó a ver cómo violaba a su hermana, y al terminar hizo lo mismo con la otra menor, obligando a su hermana a presenciar el hecho criminal, después ordenó a las menores a no decir nada, pues si lo hacían, las mataría junto con toda su familia. Todo esto se habría repetido por lo menos 10 veces.

La propia madre de las menores, le pedía dinero a Armando para dejarle a las menores a solas, para que pudiera cumplir su propósito. Y así salía de su domicilio dejando al individuo con las menores, a quienes llevó a su cuarto donde las desnudó y abusó sexualmente de ellas en repetidas ocasiones.

Estos actos quedaron en la memoria de la familia que se quedó al resguardo de ellas, pero han buscado atenderlas y darles atención y cuidados.

“Sentimos tristeza por lo que ellas vivieron, frustración porque de principio no sabía cómo llevar las cosas, no sabía cómo reaccionar al estar junto a ellas, pero pues ahorita que ya todo pasó, hemos llevado terapias, ellos están pagando, es como sentir un alivio dentro de mí al ver que las niñas están superando todo esto, y al ver que ellos están pagando, pues sí fue mucho enojo, mucha impotencia, pero luego, luego fuimos al fiscalía a interponer la demanda a lo cual nos ayudaron muy bien gracias a Dios todo salió perfecto, nos atendieron en cuanto llegamos, nos pasaron hacer entrevistas y a las niñas a doctores”, relató Cecilia.

El Agente del Ministerio Público aportó los elementos de prueba suficientes en las diferentes etapas procesales, por lo que un Tribunal de Enjuiciamiento determinó la responsabilidad penal de ambos, dictando en su contra sentencia condenatoria por 60 años de prisión a cada uno y 50 mil  Unidades de Medida y Actualización por concepto de multa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí