Por Francisco Javier Sandoval Torres

Con reverencia, hoy comparto con las y los nayaritas la presencia de mi apreciado y respetado amigo el licenciado Rafael Díaz Mayorquín.

Y como un sentido homenaje a su memoria, evoco ahora que impulsó un espacio muy importante en las redes sociales que denominó “Sociedad Irreverente, Digna y Poderosa”.

Ese valioso esfuerzo resultó relevante, porque constituyó una plataforma para el análisis crítico, responsable y aportativo.

Y por supuesto, el fecundo empeño de Díaz Mayorquín tuvo la característica fundamental de que fue totalmente independiente de poderes, partidos e intereses creados.

ÉXITO ROTUNDO.

Los hechos demostraron que el trascendente propósito de Díaz Mayorquín, de incursionar en las redes sociales a través del Internet, para desplegar la difusión de opiniones, estrategias y acciones en la batalla por un mejor Nayarit, pronto recogió la recompensa merecida de un éxito rotundo en sus objetivos de alta calidad ética, de servicio social y de fortalecimiento de la ciudadanía nayarita y su activa participación.

TRAYECTORIA INTACHABLE.

Rafael Díaz Mayorquín respaldó su contribución permanente al desarrollo democrático de Nayarit, con una trayectoria destacada e intachable como servidor público íntegro, político honesto, luchador social comprometido y líder incansable de las mejores causas ciudadanas.

Con todo gusto, hoy dedico el análisis de este trascendental asunto de interés público, a compartir con las y los nayaritas, una versión resumida del espléndido texto del comunicado que en su momento fue planteado públicamente por Rafael Díaz Mayorquín, para sustentar su llamamiento a impulsar la edificación de una sociedad nayarita caracterizada por ser irreverente y digna, y justamente por ello, poderosa.

 A TODOS LOS NAYARITAS:

“Si tú, como yo y como cientos de miles de conciudadanos, vives quejándote todos los días de los políticos que nos gobiernan, mejor digo, que nos humillan, nos roban y nos atemorizan, pues tú, como yo y como cientos de miles de nayaritas, tenemos la culpa y únicamente nosotros somos los culpables.

“Pero si nosotros somos la causa, también podemos ser la solución.

“Déjame contarte una de mis vivencias, pero que tambien tú y cientos de miles de nayaritas las han tenido.

VISITA.

“Cuando yo cursaba el sexto de primaria, en mi pueblo se armó el alboroto ¡y vaya que alboroto! provocado por la visita que nos iba a hacer el candidato a diputado local.

“Se convocó a todo el pueblo en la Casa Ejidal para darnos a conocer la noticia, se formó el Comité de Recepción, se nombraron las comisiones, se designaron los cuatro oradores que iban a intervenir y se aprobaron las peticiones que se le plantearían.

“¡HERMANOS!”

“El candidato que nos había enviado el Partido Revolucionario Institucional, no era de nuestro distrito, sino de la capital, pero fue sincero cuando nos dijo que era la primera vez que iba por aquellos lugares.

“Después de escuchar a los cuatro oradores, habló el candidato y nos dijo por tres ocasiones: ¡Hermanos! y concluyó su perorata con una frase: ¡les empeño mi palabra de hombre, producto de la Revolución Mexicana, que mi primera visita ya como diputado, será a este maravilloso pueblo que me ha robado el corazón”.

PILLO ENDIOSADO.

“El pueblo sigue esperando que regrese y devolverle el corazón que le robamos.

“Aquel pillo mentiroso, engañador de ingenuos y nobles ciudadanos, en vista de cómo lo recibian en cada pueblo, se llegó a creer un dios y nosotros lo habíamos endiosado, nosotros éramos y seguimos siendo los culpables.

NUEVO PACTO SOCIAL.

“Por todo ello y por los miles de agravios que la enorme mayoría de las y los políticos nos han infringido como sociedad, yo, Rafael Díaz Mayorquín, los invito a que reivindiquemos a nuestros antepasados que cayeron ante tanta perversidad de los politicos prepotentes, corruptos, empobrecedores, destructores del medio ambiente, entreguistas a los dueños de los grandes capitales, traidores.

“Los convoco a que construyamos la fuerza de una sociedad respetada, digna, responsable, capaz de pugnar por un Nuevo Pacto Social, en el que los gobernantes sean auténticos servidores del pueblo, con salario austero y vigilados de manera permanente por la auditoría social.

INSTRUMENTOS A UTILIZAR.

“Si se llegan a ejercer las iniciativas recientes que le dan nuevos instrumentos a la sociedad, como son el Plebiscito, el Referéndum, la Iniciativa Popular (¿y la Revocación de Mandato?), preparémonos para utilizar dichas armas cuando estén listas.

“Vamos construyendo ya la SOCIEDAD IRREVERENTE, DIGNA Y PODEROSA.

No aceptemos dádivas a cambio de nuestros votos.

“Los políticos que ejercen el poder y los que aspiran a controlarlo, no son seres extraterrestres ni mucho menos son dioses.

“Tratémoslos al tú por tú, no los endiosemos, ni los recibamos como si fueran los mesías; no gastemos un solo centavo de nuestros bolsillos en atenderlos; no aceptemos dádivas a cambio de nuestros votos.

QUIEN MANDA SOMOS NOSOTROS.

“Manifestémonos en contra de los elevadísimos sueldos que tienen: nunca en su vida soñaron con ganar tanto, a cambio de sus tantas limitaciones.

“Y que a esos políticos les quede bien claro ¡a partir de ahora! que quien manda somos nosotros, la sociedad, y que ellos son los que deben de obedecer y sentirse honrados y agradecidos que hayamos votado por ellos, pero que también sepan que somos los depositarios del poder para quitarlos cuando no cumplan”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí