La Serpentina | Historias de maestros

En este día vale la pena reconocer a quienes por un modesto sueldo, son maestros, confidentes, padres y madres sustitutos de hogares en donde no los hay, y forjadores de triunfadores

0
461

Este día nos da por acordarnos de los profesores, maestros, o maestras como les decíamos cuando estuvimos en la escuela primaria, pero estamos hablando en términos generales de los docentes, a quienes muchos, por no decir que la gran mayoría de mexicanos, les debemos parte de nuestra formación, parte incluso de haber llegado a lugares en donde nunca imaginamos que podríamos estar, pero lo estuvimos luego de haber recibido la enseñanza que sin tacañería intelectual alguna, nos entregaron generosamente nuestros queridos, amados y admirados maestros, y hoy , de acuerdo a las nuevas reglas, diré también la palabras, maestras, antaño con decir maestros, sabíamos que hablábamos de hombres y mujeres.

Pero bien, este día se celebra el día del maestro, y luego de ver la nueva situación de los millones de docentes, sabemos que hoy día, merecen doble reconocimiento.

Un día a un burócrata de esos de escritorio, de los que hacen planeación desde una oficina con aire acondicionado regularmente ubicada en la ciudad de México, se le ocurrió implementar nuevos métodos educativos, los gobierno fueron cambiando a directivos de la educación que eran profesores, por tecnócratas formados en escuelas gringas, inglesas o de cualquier otro país, regularmente de Europa, y entonces nuestra educación que estaba fortaleciéndose con el trabajo y los planes de estudio, empezó a resquebrajarse. Para colmo entraron en acción organismos que lo único que hicieron fue obstruir el trabajo que hacían los profes, especialmente en materia de disciplina, y pues se vino la situación que hoy vivimos y que muchos maestros y maestras, lamentan en silencio, para no sufrir ni críticas ni eventualmente algún castigo.

Así se “inventó”, que los niños no podían ser reprobados, que todos tenían que pasar, so pena de que fuera el maestro y no los estudiantes, el que sería castigado.

Luego siguió la prohibición estricta de lo que llamamos “castigo”, o sea un correctivo, o un escarmiento, todo lo que era necesario, pero se dijo que esto traumaría a los niños, y entonces se vino el desorden entero.

Pobre maestro que un día le jalara los “diablitos”, o la oreja, a un alumno de esos que son lacras, y cuyos padres saben perfectamente que tienen hijos que no saben obedecer salvo que se les imponga un castigo o sanción, pero entonces se vinieron las denuncias contra los indefensos maestros que hoy tenían diablos que los sojuzgaban a ellos, en lugar de que fuese al revés.

Y para colmo, entró en acción la oficina de los derechos humanos, que a cualquier denuncia, escuchaba sólo a los padres, nunca los argumentos de los maestros, y entonces los maestros se resignaron a que la falta de orden, estudio, mandato y obediencia de parte del alumno, ya era cosa del pasado, el alumno sabía que no lo iban a reprobar, que no lo iban a castigar, así que iba a divertirse al salón.

Y así empezaron a darse los brotes de violencia en los salones de clases, muchos en contra de los propios profesores, el caso más reciente ocurrió este 8 de mayo, cuando el estudiante Luis Ángel “N”, quien asiste al Colegio de Bachilleres (Cobatab) 35 en Cárdenas, Tabasco, fue arrestado y llevado a un centro correccional para menores infractores luego de golpear a su profesor de historia, José Antonio Bonora Aguilar, con un martillo debido a que había reprobado la materia.

Según testigos, el incidente ocurrió el lunes 8 de mayo mientras el profesor estaba anunciando las calificaciones en el salón de clases. En ese momento, Luis Ángel, al escuchar la noticia de su reprobación, sacó un martillo de su mochila y atacó al maestro por la espalda, provocando que cayera al suelo, donde continuó la agresión.

El mismo día, las autoridades detuvieron al estudiante y lo llevaron ante la Agencia Especializada para Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal. Posteriormente, fue trasladado a un centro para menores ubicado en la carretera Villahermosa-Frontera. El 10 de mayo, los compañeros de clase se manifestaron fuera de la escuela, sosteniendo pancartas coloridas en las que exigían medidas de seguridad y justicia para el profesor.

El profesor Bonora Aguilar tuvo que someterse a una cirugía debido a las fracturas que se revelaron en una tomografía, y actualmente se encuentra en proceso de recuperación, fíjense, la madre del agresor dijo que su hijo ha tenido problemas de salud desde temprana edad, con trastornos del sueño a los cuatro meses, diagnóstico de Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad a los cuatro años, y recientemente fue remitido al servicio de psiquiatría debido a problemas de insomnio, siendo diagnosticado con depresión y ansiedad.

Este es el más reciente caso, pero como este, hay decenas, observen, el estudiante en lugar de aceptar que era un completo burro, optó por atacar a quien le debía respeto, atención, apreció, es decir a su maestro, quien seguramente lo había advertido de que requería estudiar para pasar el examen de historia.

Así nuestra educación y así nuestros maestros, a quien deseo que Dios los bendiga grandemente por su disposición de enseñar, de cuidar, de ser guías, confidentes de alumnos en situación desesperada, son la figura materna o paterna, que en muchos hogares desechos y desintegrados, no tienen los niños, adolescentes o jóvenes…¡felicidades a mis amados maestros y maestras del mundo…hasta mañana

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí