La Serpentina | Rebasados por la modernidad

El secretario general de Taxistas Unidos en el Estado de Nayarit (TUEN), admite que el gremio de taxistas tradicionales, difícilmente podrán competir con las nuevas formas de transporte

0
465

Recuerdo perfectamente a JUVENTINO RUIZ CORONA, quien hoy es el secretario general de Taxistas Unidos en el Estado de Nayarit (TUEN), y quien siempre ha sido un hombre trabajador, hace muchos años, JUVENTINO RUIZ CORONA, era el dirigente de los despachadores de combustible en las gasolineras, de esto que les hablo, probablemente haga más de 20 o más años, y miren, ahí está el señor RUIZ CORONA, como líder, ahora de los taxistas unidos en el estado de Nayarit.

Pero esto fue sólo una presentación del señor dirigente de los Taxistas Unidos, que se queja de la dura competencia que tiene el transporte público en estos momentos, según el líder, en lo que se refiere al transporte público, los taxistas locales se están enfrentando a una competencia desleal con cientos de taxistas de plataforma que circulan en la capital del estado.

Quizá en parte tenga razón, el señor RUIZ CORONA, y digo en parte, porque ocurre en primer lugar que la competencia en el sistema político-económico que vivimos, así funciona, en el capitalismo siempre gana quien mejor oferta tiene, y puede sostener.

Por ejemplo, el señor JUVENTINO, le llama competencia desleal al hecho de que la gente contrate servicios de taxis utilizando las plataformas que tienen un modo de interactuar con el cliente muy particular.

En primer lugar el usuario de un servicio de plataforma, in driver, uber, etcétera, etcétera, sabe de antemano cuánto va a pagar, sabe el nombre del chofer que lo o la traslada, sabe el tiempo aproximado que durará el recorrido para llegar a su destino.

Por si todo lo anterior fuera poco, el usuario de un servicio de taxi de plataforma, espera a su taxi en su casa, esto es, utiliza la aplicación que para tal objetivo tiene instalada en su teléfono celular y mientras el chofer de in driver, o uber, o cualquier otro, llega a su domicilio, el contratante puede estar tranquilo dentro de su casa, jugando, conversando o viendo cosas personales con sus familiares, todo esto sin correr el riesgo de estar en una oscura esquina y ser atacada por algún drogadicto mientras aparece un taxi de los tradicionales, al que le pueda solicitar el servicio de traslado y que en un capricho de la vida, tal taxi si es que aparece, resulte que no le quiere dar servicio o está ocupado.

En fin, tiene toda la razón el señor JUVENTINO RUIZ CORONA, a quien sus amigos apodaban “el canoso”, cuando era despachador de combustible, tiene razón en el sentido de aceptar que los taxistas tradicionales, seguirán siendo rebasados por la modernidad.

Y es que como les decía, en el sistema económico en el que vivimos, no se puede esperar a que los negocios, los clientes, las ventas, el pasaje de un taxi, los contratos, etcétera, etcétera, se ganen nomás porque somos solidarios, y por lástima queremos ayudar al que no ofrece nada mejor que su competidor, por supuesto que esto no es así, aquí gana el mejor, en eso consiste la competencia, en donde el objetivo final, es beneficiar al usuario.

Y miren, admiro la valentía del líder de los Taxistas Unidos, quien dice que sin embargo, y que a pesar de las pocas probabilidades que existen de cambiar las viejas unidades por carros nuevos, dada su condición económica, a pesar de todo esto, ellos como trabajadores del volante aguantarán hasta el final, esto es, hasta que ya vean que le meten más dinero al negocio de la ruleteada, que el que ganan ruleteando.

Y no se si sea bueno o malo que el líder de los taxistas, el citado JUVENTINO RUIZ, reconozca que 

desde hace años los taxistas de la ciudad de Tepic padecen una grave crisis económica y que de acuerdo a sus propias palabras, “van en caída libre porque un gran porcentaje de los concesionarios no tienen solvencia económica y no hay posibilidades de ahorrar, todo lo que ganan se gasta al día y para darles el tiro de gracia, las plataformas digitales los están llevando  a la quiebra total porque se enfrentan a una competencia desigual.

El resumen de todo esto, es que salvo cuando da uno alguna limosna a un menesteroso en forma voluntaria, cuando se dan otros casos de posible quiebra de negocios, el pueblo se vuelve muy pragmático en materia de apoyar a alguien, algún servicio que se ofrece, sólo por ayudar, contrata lo que le conviene y le gusta… hasta mañana

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí