Volantín | El departamento verde militar (Primera parte)

0
1156

Todavía no se recuperaba el General Luis Cresencio Sandoval del duro revés que le colocó el periodista Carlos Loret de Mola al dar a conocer los viajes a todo lujo por el mundo que ha realizado junto con su familia a cuenta de erario, cuando una investigación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), reveló que el mismo titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) adquirió un costoso departamento en una transacción en que se presume conflicto de interés.

 Según el organismo denunciante, la accionista de una empresa proveedora de la SEDENA, que el año pasado recibió contrato de 319 millones de pesos, le vendió al general Cresencio Sandoval un departamento en el exclusivo fraccionamiento Bosque Real, en Huixquilucan; el secretario de la Defensa reportó que el valor de la adquisición fue de 9 millones de pesos, pero otros inmuebles de similares características están valuados hasta al triple en el mismo fraccionamiento

 En la investigación se da cuenta que una proveedora de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) le vendió al general Luis Cresencio Sandoval un departamento de 407 metros cuadrados en el fraccionamiento Bosque Real, en la zona residencial de Huixquilucan, Estado de México, revela una investigación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

 El titular de la SEDENA reportó a la Secretaría de la Función Pública (SFP) que el valor de adquisición del departamento fue de 9 millones de pesos, aunque MCCI corroboró que inmuebles de dimensiones y características similares en el mismo fraccionamiento están valuados hasta en 30 millones de pesos, monto que equivale a 1 millón y medio de dólares.

En la declaración patrimonial que el general Sandoval hizo pública en mayo de 2022, decidió no informar sobre la adquisición del departamento.

Sin embargo, MCCI obtuvo copia de la declaración completa entregada a la Función Pública, en la que se detalla que el 17 de febrero de 2020 una persona física de nombre Alejandra Aguilar Solórzano le transmitió la propiedad de un departamento de 407 metros cuadrados en el cuarto piso de un edificio ubicado sobre el Boulevard Bosque Real, en el fraccionamiento del mismo nombre.

 MCCI comprobó que la persona que vendió el departamento es accionista de “Protective Materials Technology SA de CV”, que es proveedora de la SEDENA en la actual administración federal.

En la escritura inscrita ante el Instituto de la Función Registral del Estado de México (IFREM), en los que se detallan los pormenores de la operación de compra-venta de la propiedad, Aguilar Solórzano reportó el mismo domicilio que en el acta constitutiva de la empresa, en el fraccionamiento Hacienda de Valle Escondido, en Edomex. 

La mencionada empresa tiene como socias a Alejandra Aguilar Solórzano y a su hermana Elisa, cada una con el 50% de las acciones. Ambas son hijas de un militar retirado, que ha fungido como apoderado de la compañía.

 Incluso Alejandra, la vendedora del departamento, aparece como representante legal de la empresa contratista en oficios dirigidos a la SEDENA.

 El 10 de febrero de 2022, la empresa obtuvo un contrato de la SEDENA por 319 millones 430 mil pesos para el abastecimiento de 48 mil juegos de placas balísticas.

Si bien la asignación fue por licitación pública, casi de inmediato surgieron críticas sobre irregularidades en el procedimiento, como la participación como postores de dos empresas con vínculo comercial y la supuesta incapacidad de la ganadora para cumplir con el contrato.

 La incapacidad de la empresa quedó de manifiesto cuando le quedó mal a la SEDENA.

En el contrato se había programado la entrega de las placas balísticas para el 10 de junio de 2022, pero la empresa incumplió.

Ante ello, se decidió rescindirle el contrato, pero ese procedimiento fue cancelado por el director de fábricas de vestimenta y equipamiento de la SEDENA, General Jorge Ambía Minero, según consta en los documentos recopilados por MCCI.

En una carta enviada el 6 de julio de 2022, el general Ambía le notificó al representante legal de la empresa que se había decidido “otorgarle un plazo de espera para que subsane el incumplimiento”.

Está valuado en más de 1 millón de dólares

En su declaración patrimonial, Sandoval reportó que el valor de la adquisición de su departamento en Bosque Real fue de 9 millones de pesos, y que lo compró con un crédito hipotecario otorgado en febrero de 2020 por el Banco Nacional del Ejército.

A mayo de 2022, del crédito original de 9 millones de pesos Sandoval ya había pagado la mayor parte y su saldo era de 3 millones 874 mil pesos.

El valor de adquisición del departamento, reportado por Sandoval, contrasta con otros inmuebles de idénticas características en Bosque Real.

 Por ejemplo, en el sitio inmuebles24.com está a la venta un departamento de 407 metros cuadrados (misma superficie que el del general) en 21 millones 730 mil pesos, que equivale a 1.2 millones de dólares al tipo de cambio actual.

Ese departamento tiene 3 recámaras con baño, vista panorámica en las habitaciones, una amplia estancia, cocina equipada, terraza con vista al campo de golf, elevador directo al piso, oficina y cuarto de juegos que puede ser acondicionado como sala de cine. El edificio en el que está ubicado cuenta con alberca techada, gimnasio, cancha de ráquetbol y jardines. 

Otros departamentos de similares características, también en Bosque Real, se cotizan hasta en 30 millones de pesos, que equivale a 1.5 millones de dólares. MCCI visitó un departamento que se oferta a ese precio, ubicado en una torre contigua a la que habita el general, que cuenta con tres recámaras, tres cuartos multiusos y una gran estancia con panorámica al conjunto residencial construido sobre 600 hectáreas, caracterizado por sus amplias áreas verdes.

 De militar a proveedor… la empresa familiar 

Alejandra Aguilar Solórzano (quien le vendió el departamento a Sandoval) y su hermana Elisa Aguilar son las socias de Protective Materials Technology (también conocida como Promatech), empresa creada en marzo del 2001 en la Ciudad de México, de acuerdo con su acta constitutiva en poder de MCCI.

Ambas son hijas de Alfredo Aguilar Amezcua, un militar retirado que, según una búsqueda en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), recibe una pensión de alrededor de 20 mil pesos mensuales por parte del Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas (ISSFAM). Pese al bajo perfil que suelen manejar los militares, Aguilar Amezcua ha fungido como presidente de la Coalición de Colonos de la Zona Esmeralda, integrada por 16 fraccionamientos considerados los de mayor plusvalía en el Estado de México, en los límites con el nor-poniente de la Ciudad de México.

 En documentos de procedimientos de licitaciones públicas con distintos gobiernos, como en uno del 2019 con la Ciudad de México, para la compra de chalecos balísticos, Aguilar Amezcua aparece y firma como representante de la empresa.

 El ex militar también se ha ostentado como director general de Promatech, la empresa contratista, según comunicaciones con SEDENA consultadas por MCCI, donde incluso se dirigen a él con su rango en el Ejército y en las que utiliza un correo electrónico que corresponde al dominio de la compañía. 

A partir de una búsqueda del acta de nacimiento de Alejandra Aguilar Solórzano, en el portal del Gobierno federal, se confirmó con el documento que es hija del ex militar Alfredo Aguilar, además de que su fecha de nacimiento coincide con la que reportó en el registro de la empresa.

La esposa del ex militar es accionista de otra compañía creada en 1988 en Villahermosa, Tabasco, bajo el nombre de Macoisa del Sureste.

En un acta de 1995 donde nombran a una apoderada de esta empresa, el ex militar Aguilar Amezcua aparece como representante de Macoisa y reporta el mismo domicilio en el Estado de México que registraron sus hijas Alejandra y Elisa en el acta constitutiva de Promatech.

Incluso, en una presentación sobre Promatech se señala como su precursora a Mantenimiento y Comercialización Industrial (Macoisa), que habría pasado del negocio de las alarmas al del equipo de seguridad, y reconoce a Aguilar Amezcua como su dueño y fundador. En 2001, Macoisa era proveedora de chalecos antibalas de la SSP en la Ciudad de México durante el Gobierno de AMLO y también era proveedor para el blindaje de patrullas de la Policía Federal Preventiva (PFP) durante la gestión de Alejandro Gertz Manero.

 Además del contrato con SEDENA, en la actual Administración, Protective Materials Technology ha recibido otros siete contratos con la Secretaría de la Marina (Semar) entre 2019 y 2022, que suman 157 millones de pesos, según una búsqueda en la plataforma de Compranet.

 Opinión.salcosga@hotmail.com

@salvadorcosio1 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí