Relaciones Públicas

0
491

Por Rafael G. Vargas Pasaye

En diversos espacios públicos se miran a las relaciones públicas (RRPP) como por debajo del hombro, esto es, como algo accesorio y no se valora su importancia estratégica, pues sin lugar a dudas un buen trabajo de RRPP abre puertas, evita conflictos, soluciona otros, y por donde se le vea, representa un activo permanente.

Bajo el principio de que todo parte de una estrategia general, no sobra decir que el carecer de RRPP repercute en lo más básico. Vamos a un ejemplo común cual cercano, cuando alguien pide prestado dinero, y es esa llamada de la petición la primera en mucho tiempo, y quienes nos ha tocado recibirla nos preguntamos cuando fue la ocasión pasada que esa persona que ahora nos solicita algo se comunicó con nosotros para algo que no fuera una petición.

Ahora vayamos a lo macro, gobiernos, instituciones, partidos políticos por ejemplo deben entender que la comunicación hoy en día es de impactos diversos que están en nuestra cotidianidad, televisión, teléfonos inteligentes, espectaculares, spots de radio, perifoneo, pantalla en el banco, plática con los otros pasajeros en el transporte, todos ellos pues impactos que de alguna u otra forma entran en nuestro cerebro.

Sumemos la dinámica de generación e intercambio de información, donde en ocasiones ya no se verifica la fuente como antes, ahora basta con que aparezca en alguno de los impactos que recibimos para darlo por cierto, y esto hay que entenderlo para poder participar en esa dinámica con mayor presteza.

La comunicación actual requiere de construir el acontecimiento, y en esa óptica las RRPP juegan un papel importantísimo, un ejemplo cotidiano en esa gran red que arma con el pulimento de las RRPP, es el de los cumpleaños o aniversarios, (que ahora la comodidad del Facebook nos lo recuerda), es una gran oportunidad para generar un impacto en esa persona en la que queremos marcar diferencia.

La comodidad que otorgan de los servicios de mensajería hace que dejemos por escrito nuestros parabienes, pero sin temor a equivocarme estoy seguro que todos recordamos las llamadas que nos hacen ese día y las palabras importantes que nos dicen. Eso es marcar la diferencia en algo cotidiano. Imaginen a un gobierno que te llama para agradecer por cumplir con el pago de tus impuestos, por tener limpia tu calle o colonia, por pensar en voz alta.

Las RRPP deben ser un acontecimiento en sí mismas porque comunicar de manera eficiente no tiene por qué ser aburrido, para ello se puede recurrir a los tan estudiados ya storytellilns y soundbites. Las narrativas que se construyen sobre las personas, instituciones, objetivos, historias de vida, y lo otro las frases pegajosas, los slogans, los hashtags que perduran un poco más en la memoria de las personas.

Las Relaciones Públicas también deben analizarse como la construcción de alianzas, convenios y formación permanente de redes sociales de carne y hueso, los que pasan del like al acontecimiento real. Y estas pueden ser acciones concretas como reuniones, obsequios, participación en fiestas patronales, mensajes inesperados, entre muchos otros.

Incluso partamos de lo más cercano, ¿en la casa cómo andamos?, con la familia, las amistades, los y las compañeros de trabajo, ¿tenemos una red importante en la cual recargarnos ante una necesidad? Quizá sea el momento de revisar nuestras relaciones públicas porque es un hecho se necesitan siempre.

@rvargapasaye

www.consentidocomun.mx

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí