La Serpentina | Heroicidad sin reflectores

La comunidad de Acatán de las Piñas, por poco desaparece ayer a causa de un gran incendio forestal que los acorraló, y en donde el alcalde Eduardo Lugo, dirigió las acciones de salvamento

0
473

Hay acciones que se hacen por convicción, por humanismo y por obligación, aunque también está l situación que acciones que no se hacen ni por convencimiento, ni por humanismo, ni por obligación, simplemente se dejan de hacer porque políticamente pudieran no ser mediáticas, no causar asombro o simpatías a favor del político en turno que las realiza.

Fíjense, en el municipio de Santiago Ixcuintla, lugar donde es alcalde el profesor EDUARDO LUGO LÓPEZ, y que cuenta con 242 localidades y una población total de 93 074 habitantes, entre esas más de 240 localidades, existe una pequeña población, considerada comunidad indígena, que se llama ACATÁN DE LAS PIÑAS, y para que no crean que cuando digo que es una pequeña comunidad, lo digo nomás para salir del paso, les quiero decir que en este minúsculo rancho de ACATÁN DE LAS PIÑAS, viven, de acuerdo al último censo, 228 habitantes de cuales 128 son hombres o niños y 100 mujeres o niñas, y siguiendo con los datos, 137 habitantes de la población de ACATÁN DE LAS PIÑAS son adultos y 32 son mayores de 60 años, o sea 169 personas, ya son mayorcitas, de lo que se deduce que tiene una población de gente mayor, y es que en poblados como este, la población en lugar de aumentar a través de los años, disminuye, pues los jóvenes salen del lugar a buscar oportunidades tanto de estudio, como laborales, y es casi seguro que ya no regresarán a vivir a su población de origen.
Otro dato curioso es que sólo hay 68 casas, en ACATÁN DE LAS PIÑAS equivalen a 68 viviendas habitables de cuales 8 consisten de un cuarto solo y 1 tienen piso de tierra.

De todas las viviendas en ACATÁN DE LAS PIÑAS con 66 la gran mayoría tiene instalaciones sanitarias fijas y 63 son conectados a la red pública. Sobre luz eléctrica disponen 66 viviendas y nadie tiene una computadora.

Para referenciar estos datos se menciona la fuente como INEGI, en internet www.inegi.com.mx, digo para que no vayan a creer que los estoy inventando, aunque por supuesto que conozco esta pequeña población.

Pero el asunto de toda esta introducción cultural, es para decirles que poco faltó para que el día de antier, Acatán de las Piñas, dejara de existir, para que sólo viéramos las casas de palapas algunas y otras de techo de lámina y pocas de concreto, todas convertidas en cenizas.

Pues ocurrió que se empezó a publicar en algunos sitios de Facebook, llamados de auxilio porque se desató un incendio forestal y temían que éste se expandiera, claro que al expandirse acabaría no sólo con casas, sino con probabilidades de afectar a los habitantes humanos del lugar.

Las llamadas de auxilio llegaron hasta el alcalde de Santiago, EDUARDO LUGO, quien fiel a su política de no discriminar a ninguno de sus gobernados, atendió de manera puntual, es decir en forma urgente, el llamado de auxilio de los pobladores de Acatán de las Piñas.

El asunto amigos y amigas, es que al ver el grave riesgo de la población, fue el propio alcalde LUGO LÓPEZ, quien encabezó el operativo, pero además contó en el apoyo del 86 Batallón del Ejército Mexicano, La Guardia Nacional, Policía Estatal y Policía y Protección Civil Municipal de Santiago Ixcuintla, se batalló pero afortunadamente se sofocó en el área que ponía en peligro a la población y los plantíos de café y piña, con la aclaración de que aun sofocando las áreas que eran de riesgo para pobladores y cultivos, se siguió trabajando para controlar todo el incendio, ya que era un área bastante grande , con riesgo para poblaciones aledañas como Corral de Piedra, el Cantón de Lozada, Emerita, Hacienda Vieja, la Bolita, entre otras poblaciones que aunque pequeñas, tenían población humana que corría riesgo mortal.

Quiero añadir algo más de información, que permiten comprobar lo que inicialmente les informe, que la política de cuidar la integridad y seguridad de las personas, ha sido de los puntos básicos que ha puesto en práctica el alcalde EDUARDO LUGO LÓPEZ, y que esta diminuta comunidad de Acatán de las Piñas, está metida rumbo a la sierra, aproximadamente unos 14 kilómetros de Yago Nayarit, y si bien es cierto que hay unos kilómetros pavimentados de Yagó hacia este pueblo, tiene muchos kilómetros de terracería, y el acceso no es muy ágil, dadas las características del terreno, pero parece que estos detalles no fueron obstáculos para que el maestro EDUARDO LUGO, personalmente y en el lugar de los hechos, dirigiera la estrategia para evitar una tragedia humana y material de esta gente, que vive de sacar una cosecha de piña al año, piñas que las malbaratan porque tienen necesidad de ellos, así que esta acción, seguramente nos da un perfil de la forma de trabajar del presidente municipal santiaguense, quien siempre ha dicho que no busca los reflectores para hacer alguna obra o acción humanitaria, busca el bienestar de los santiaguenses…hasta mañana

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí