Roberto Acuña nació con un problema motriz que le impide mover sus extremidades al cien por ciento.  Para trasladarse de un lugar a otro tiene que apoyarse con dos muletas metálicas cuando las distancias son cortas. 

 Tiene 48 años de edad y por su discapacidad física se dedica a elaborar redes para pescar que comercializa entre sus conocidos.

Explicó que para lograr trasladarse de su vivienda que se ubica en la colonia El Mirador al centro de la ciudad lo tiene que hacer a bordo de taxis o unidades del servicio urbano.

Sin embargo, explicó, que cuando intenta abordar un camión de la ruta Progreso o Venceremos,  los choferes del transporte público no detienen la marcha de sus unidades: “Se van de paso porque ya me conocen y yo no  puedo abordar el camión de forma rápida”.

Ante esta situación, solicita a las autoridades de la Secretaría de Movilidad que vigilen que las unidades del transporte público cumplan con su labor: “Así como yo hay muchas personas que no pueden subir a los camiones porque los choferes no les tienen paciencia”.

Cuando le preguntamos al entrevistado si recordaba los números económicos de los camiones que no le permiten abordar, don Beto Acuña respondió que no: “No los recuerdo, pero son los de las rutas Progreso y Venceremos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí