Los incendios forestales han tomado un protagonismo indeseado en Nayarit, desafiando la capacidad de respuesta de las autoridades y generando alarma entre los habitantes locales. Los informes recientes de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) revelan una situación crítica que requiere atención urgente.

Durante la semana del 19 al 25 de abril, Nayarit fue testigo del surgimiento de siete incendios forestales, marcando el inicio de una escalada preocupante en la actividad de fuego en la región, tanto que el estado apareció en el ranking semanal de los estados más devastados por el fuego.

A pesar de los esfuerzos desplegados por los 283 combatientes, que según el reporte, buscan disminuir tres de estos incendios que continúan activos y en expansión hasta el 1 de mayo, representando una amenaza inminente para la seguridad de las comunidades y la biodiversidad local.

La geografía accidentada de Nayarit presenta un desafío adicional para combatir estos incendios, con áreas remotas y de difícil acceso que complican los esfuerzos de contención. Dos de los incendios activos devoran la flora en el municipio de Del Nayar, mientras que otro se ha desatado en las cercanías del majestuoso Volcán Ceboruco, en Ahuacatlán, añadiendo una capa de complejidad a la situación.

A pesar de los avances parciales en el control de algunos incendios, como el registrado en el cerro de San Juan en Tepic, donde se ha logrado contener un 40 por ciento y liquidar un 20 por ciento según el último reporte del Monitor de Tarjeta Diaria de Incendios Forestales, la magnitud del desafío persiste y se intensifica con cada día que pasa.

Una estadística especialmente preocupante es el aumento drástico en el área total afectada por los incendios. Los siete incendios activos hasta la fecha han consumido un total de tres mil 809 hectáreas, más del doble de las hectáreas consumidas durante la semana del 19 al 25 de abril. Este incremento representa un asombroso 41.5 por ciento más que el total de hectáreas consumidas durante lo acumulado en este año, distribuidas en 26 incendios.

Un caso que ilustra la gravedad de la situación es el incendio en La Yesca, en Puerto de las Lleguas, que ha devorado mil 700 hectáreas por sí solo. Esta cifra eclipsa la cantidad total de hectáreas consumidas durante la semana del 19 al 25 de abril en los siete incendios registrados, subrayando la magnitud del desastre.

Ante este panorama alarmante, se hace un llamado urgente a la acción. La coordinación entre las autoridades locales, estatales y federales es esencial para implementar estrategias efectivas de contención y prevención. Además, se requiere una mayor concientización y participación activa de la comunidad para evitar la propagación de incendios y proteger el invaluable patrimonio natural de Nayarit.

En tiempos de crisis, la solidaridad y la colaboración son fundamentales. Todos los esfuerzos deben converger hacia un objetivo común: proteger nuestras tierras, nuestras vidas y nuestro futuro. La batalla contra los incendios forestales está en marcha, las cifras de años anteriores son desalentadoras ya que la escalada del desastre crece al igual que la intensidad de los incendios, la victoria sólo será posible con el compromiso y la determinación de todos los involucrados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí