La violencia se apoderó del fútbol; el fin de semana todo México fue testigo del punto de la barbarie de las barras bravas que se apoderó de las gradas del estadio de La Corregidora en Querétaro dejando escenas de terror y violencia que dieron la vuelta al mundo.

Lo que sucedió en el encuentro entre los clubes de fútbol, Querétaro y  Atlas no fue un hecho aislado sino una realidad que viven cada fin de semana aficionados y jugadores profesionales, así lo dejó ver Sergio Alexis Velázquez Covarrubias, futbolista profesional del club Coras Fútbol Club en entrevista exclusiva.  

Sergio Velázquez Covarrubias, mediocampista de Coras FC.

“Vivir experiencias de esas no es nada agradable, realmente son momentos muy angustiantes que emocionalmente te afectan, te llevan a sentir miedo y estar a la expectativas de que te puedan agredir, por más que uno se quiera hacer el fuerte, te invade la incertidumbre, el miedo y estar a la expectativa de que te puedan agredir”.

Sin embargo, no era la primera vez que la bestialidad se adueñaba de las gradas en un encuentro donde los “gallos” se vieron involucrados; anteriormente en el estadio Alfonso Lastras del Atlético San Luis se registró una gresca de la cual fue testigo el propio Sergio que aquel momento militaba en la escuadra rojiblanca.

“El partido estaba tranquilo, pero muy bueno, cuando de repente observamos desde la cancha como las barras comenzaron a cruzarse a zonas contrarias, lo que originó una riña, en la cual no solo se golpearon, sino se tiraban todo lo que tenía a su paso, quitaron vitropisos para golpear, fueron momentos de alta tensión”, recuerda ‘Checho’ al referirse al hecho.

El testimonio del joven futbolista exhibe la otra cara de la moneda que se vive desde la propia cancha, en donde el miedo y la incertidumbre de los hechos, afecta psicológicamente a los encargados de brindar el espectáculos deportivo.

“Te invade una impotencia de no poder hacer nada por la afición y por uno mismo, todos nos volvemos vulnerables y estamos en riesgo, se escucha fuerte, pero es la realidad, todos estamos expuestos a morir”.

Ante esta situación, el mediocampista de los Coras Fútbol Club se suma a las voces que piden endurecer la seguridad en los estadios, tanto para aficionados, como los equipos y el cuerpo técnico.

“Con la violencia pierde el fútbol, desde aquí convoco a que pongamos nuestro granito de arena para que no muera el deporte que alimenta a todos los mexicanos y lo digo en todos los sentidos, llevemos la paz a los estadios”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí