Por Oscar Verdín Camacho

A mediados de noviembre del 2021, dos elementos de la Secretaría de Marina –hombre y mujer- fueron privados de su libertad en Zapopan, Jalisco, por integrantes de un grupo delictivo.

La Marina y otras instituciones de seguridad reaccionaron con un inmediato y amplio operativo por tierra y aire, consiguiendo la liberación días más tarde. Las víctimas fueron abandonadas en Puerto Vallarta, su lugar de adscripción.

Se recuerda lo anterior puesto que la madrugada de este jueves, una subteniente y una sargento del Ejército Mexicano que se encontraban en Puerto Vallarta sufrieron una situación similar. La búsqueda fue inmediata, además de la divulgación de sus fotografías. 

Por la tarde del mismo jueves se les dejó en libertad.

Ambos casos guardan coincidencia: plagios por parte de delincuencia organizada y la pronta respuesta de las instituciones que motivan la liberación de las víctimas.

México suma miles de desaparecidos. Personas que fueron privadas de su libertad y cuyo paradero se desconoce. Han sido sus familiares quienes se organizan para buscarlos vivos o muertos.

Cuando se hable de estrategia desde un gobierno a propósito de desapariciones, obligaría a tomar como ejemplo estos dos casos para incluir, siempre, la rápida búsqueda de quienes son plagiados, como si todos fueran elementos de la Marina o del Ejército. De ello podría depender encontrarlos con vida.

* Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí