«El Tigre», chofer del autobús de tres candidatos presidenciales de izquierda

0
207

Por Oscar González Bonilla

César Octavio Augusto Rodríguez Moreno es su nombre de pila, pero entre los militantes de la izquierda de este país es mejor conocido como “El Tigre”.

Este tepiqueño por nacimiento se incorporó en 1982 como jefe de transporte y seguridad a la campaña presidencial de Arnoldo Martínez Verdugo, quien ese año compitió abanderado por el Partido Socialista Unificado de México (PSUM). La invitación para desempeñar el trabajo en México la recibió de Sabino Hernández Téllez.

En ese mismo 1982 otros candidatos a la presidencia de la república fueron, por el PSS Marcela Lombardo (hija de Vicente Lombardo Toledano), por el PAN Pablo Emilio Madero y por el PRI Miguel de la Madrid Hurtado, quien finalmente ganó las elecciones.

El antecedente es que “El Tigre”, a partir de 1958 se dedicó a manejar camiones de carga, y desde 1974 ingresó como operador de autobuses a Transportes Norte de Sonora, empresa en la que incluso obtuvo un cargo sindical.

ALEJANDRO GASCÓN SU GUÍA

Siempre con ideología de izquierda, Don César Octavio como simpatizante se involucró en el movimiento político que en 1975 realizó Alejandro Gascón Mercado por todo Nayarit, en busca del voto popular que lo llevara a ganar la gubernatura de la entidad como candidato del Partido Popular Socialista (PPS).

Mucha pasión y entusiasmo él y su esposa María Eduviges Amador (Doña “Mago”) le pusieron a la campaña de Alejandro, pero no pudieron con el fraude electoral que los avasalló. Cuenta “El Tigre” que la elección de Nayarit la negociaron, entre otros, el presidente del PRI nacional, Porfirio Muñoz Ledo, y el del PSS, Jorge Cruickshank García, con el acuerdo de concederle la senaduría a este último. De esta manera fue como la izquierda logra por primera vez una curul en la cámara alta.

Por su estrecha relación con Alejandro Gascón Mercado es invitado a la campaña presidencial de Arnoldo Martínez Verdugo, quien surge como candidato de la fusión entre militantes del Partido Comunista de México y del Partido del Pueblo Mexicano que dio origen al PSUM.

JEFE DE TRANSPORTE Y SEGURIDAD

Todo en Tepic abandonó “El Tigre” para incorporarse como jefe de transporte y seguridad, donde tuvo bajo su responsabilidad dos autobuses y cuatro vehículos ligeros, así como ser operador del camión nombrado “El Socialista” en el que viajaba el candidato y su comitiva. También originarios de Tepic formaban parte del equipo humano de “El Tigre” los hermanos Arturo y Antonio Delgadillo Jiménez

En el 82 recorrió 70 mil kilómetros en el autobús “El Socialista” equipado con sala de juntas, cocineta, refrigerador, cafetera y todo alfombrado. O sea, una oficina rodante para la toma de acuerdos del candidato. Cuenta que llegaron   a Simojovel una población de Chiapas donde candidato alguno hasta la fecha se ha atrevido entrar. Ahí terminaba la carretera y comenzaba la selva negra

Su desempeño como operador de “El Socialista” no estuvo exento de accidentes y atentados. Recuerda “El Tigre” que cuando viajaban durante la noche de Matías Romero, Oaxaca, a Tehuantepec el autobús recibió de frente un disparo de arma de fuego que rompió el cristal, por fortuna sin mayores consecuencias. Calcula que el tiro iba dirigido a él, pues era el conductor. Los motivos de la agresión no los supieron, aunque supone que tuvo su origen en la incomodidad que causaba a los caciques la campaña de Arnoldo Martínez Verdugo.

ILUSTRES PERSONAJES DE IZQUIERDA

En esa época el dirigente del PSUM era Pablo Gómez Álvarez, pero en la campaña presidencial de Martínez Verdugo participaron Jorge Alcocer Villanueva, José Goldenberg, Heraclio Zepeda Ramos, Gilberto Rincón Gallardo, Pedro Bonilla (finanzas), Rolando Cordera Campos, Pablo Pascual Moncayo, Eliezer Morales, Eduardo Rosales, Sabino Hernández, Jaime Perchad, Leopoldo Bejines, Héctor Sánchez, Eloy Vázquez, Manuel Santos (representante de mineros), Edmundo Jardón, Arnoldo Córdoba, Othón Salazar, Almaguer Cosío, Cuauhtémoc Sandoval, Amalia García Medina, Rodolfo Armenta (Liga 23 de septiembre), Rosalba Carrasco, Enrique Prudencio, Marcos Leonel Posadas, Félix Bautista (con nexo muy estrecho con Lucio Cabañas y Genaro Vázquez) Salvador Castañeda O’Connor y Alejandro Gascón Mercado.

De este último, “El Tigre” destaca que tuvo una participación muy activa en favor de Arnoldo Martínez Verdugo, sobre todo del estado de Jalisco hasta Baja California Sur. La vigorosa presencia de Alejandro permitió la integración a la campaña de la maestra mexicalense Graciela Romo, Ramón Danzón Palomino (CIOAC), Petra Santos y Álvaro Ramírez Ludwig, quienes pregonaban un gran afecto a Gascón Mercado.

TAMBIÉN CON HEBERTO CASTILLO

También como responsable de transporte y seguridad colaboró en la campaña de Heberto Castillo Martínez como candidato a la presidencia de la república del Partido Mexicano Socialista, de la cual “El Tigre” guarda gratísimos recuerdos. En 1988 entró al relevo en la candidatura el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas.

Luego evoca las reuniones preparatorias que llevarían a la creación del Frente Democrático Nacional. Participaban Rafael Aguilar Talamantes, Rosa María Álvarez de Negri (PARM), Jorge Cruickshank García (PPS) “y nosotros como PMS, pero el Frente duró lo que dura una flor, porque Aguilar Talamantes quería ser candidato a la presidencia de la república y rechazaba la de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano”.

Se pretendió no respetar el acuerdo de que Cuauhtémoc sería el candidato, luego entonces el Frente hizo agua. Es cuando se da paso al surgimiento del Partido de la Revolución Democrática.

CUAUHTÉMOC CÁRDENAS, EL ÚLTIMO

Una vez terminada la campaña presidencial del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, “El Tigre” decide retirarse como operador del autobús que por años condujo y que sus sentimientos lo hicieron ver como a un hijo.

“Hasta allí llegué. Es un trabajo mucho muy pesado de seis meses en cada campaña, que obligan a sentirte presionado”. Encima, en la última campaña que participó con el ingeniero Cárdenas, sufrió un atentado más. Por consigna el chofer de un vehículo intentó chocar contra “El Socialista”, pero supe esquivar el golpe, aunque le pegué al espejo y los vidrios esparcidos cegaron al tipo y volcó la unidad fuera de la carretera. Esto ocurrió a la altura de Laguna Verde, Veracruz. A pesar de que salimos ilesos, el ingeniero Cárdenas, quien viajaba en el autobús, se preocupó bastante.

A pesar de los riesgos, nunca tuvieron los candidatos guardia personal, mucho menos en carretera una patrulla de la Policía Federal de Caminos que los auxiliara durante los recorridos  .

Don César Octavio no hace distinción, asegura que los tres candidatos fueron excelentes personas con el operador del autobús, pero además dice que con todos trabajó muy a gusto. “Además los dirigentes de los partidos fueron personas que me trataron con mucha deferencia, por tanto, siempre me esmeré por hacer bien el trabajo que me correspondía”.

UN OPERADOR MUY EFICIENTE

En el rosario de recuerdos, para demostrar su eficientez relata que al cierre de campaña de Arnoldo Martínez en el zócalo de la ciudad de México asistieron más de 120 mil simpatizantes, pues hasta se le título el Zócalo Rojo, pero en el desarrollo del evento autoridades del gobierno Distrito Federal trataron de boicotear el evento al cortar el suministro de energía eléctrica. Se suspendió el sonido. “Pero estas personas no contaban con que yo cargaba en el autobús una planta de luz, con la que se solucionó el problema. Lo mismo nos ocurrió en Carrillo Puerto, Yucatán, pero no contaban con mi astucia”.

La relación diaria, el trato personal frecuente, provoca la estimación mutua. La intimación con Arnoldo, por ejemplo, “El Tigre” la evoca en el hecho de que en su casa comió menudo preparado por su esposa, en una visita a Tepic durante la campaña. Se le cumplió el gusto al candidato presidencial. Al consumo de menudo lo acompañaron Alejandro Gascón Mercado, Salvador Castañeda, Sabino Hernández, Antonio Franco (“compañero de México”) y una joven llamada Esthela, de Guerrero, que además de elevada estatura fumaba puro.

En la casa de “El Tigre” también estuvo el ingeniero Heberto Castillo para degustar carne asada. A esa comilitona lo acompañaron todos los representantes de medios de comunicación nacionales que cubrían la campaña, así como demás acompañantes. Incluso después del acto principal en la plaza de Tepic, los periodistas se volvieron a reunir en la casa para un convivio. A hora prudente se retiraron, porque al día siguiente temprano viajarían al norte del país.

Hizo amistad con periodistas de la talla de Jorge Reyes (La Jornada) y Gerardo Galarza (Proceso). De ese último recuerda que le decía: “Tigre” habemos dos clases de periodistas ¿Cómo está eso, Jorge? Sí, los objetivos y los ojetivos.

César Octavio Augusto Rodríguez Moreno siente mucho orgullo haber nacido tepiqueño, pero más saber que su padre, Ramón Rodríguez Barrios, fue en 1934 secretario particular del gobernador Francisco Parra, y en 1936 fue presidente de la junta de gobierno municipal ante el desafuero de Memo Durán.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí