Volantín | Robles está libre, pero deberá demostrar su inocencia

0
681

Por Salvador Cosío Gaona

A unas horas de salir de la prisión de Santa Martha, Rosario Robles escribió el pasado domingo un artículo en EL UNIVERSAL desde la experiencia personal de estar presa 3 años en Santa Martha para hacer un balance pero sobre todo para llamar la atención sobre la necesidad de reformar el sistema penal de México.

 “Me interesa más hablar sobre lo que he aprendido y de la necesidad de reformar nuestro sistema penitenciario y corregir las fallas que a estas alturas se registran en el nuevo sistema penal acusatorio”, escribió Robles, acusada por el caso de La Estafa Maestra, en su artículo de puño y letra.

 La exfuncionaria habla de la desigualdad, de las mujeres presas injustamente que salen absueltas tras años de litigios y sin que nadie repare el daño que les hicieron.

 “Sumo la causa de la justicia a las tantas por las que he luchado a lo largo de mi vida. Rosarios hay muchas y hay que conseguir su libertad”, dice en su texto que puedes consultar en este diario.

Luego de estar presa durante tres años en el penal de Santa Martha Acatitla, la exfuncionaria federal quedó en libertad la noche del viernes 18 de agosto. Se dijo que durante su libertad provisional no podrá salir del país y deberá ir a firmar cada quince días.

 Hay que recordar que a Rosario Robles, ex titular de las secretarías de Desarrollo Social (Sedesol) y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), le dictaron prisión preventiva en agosto de 2019 por los delitos de ejercicio indebido del servicio público.

 El 13 de agosto del 2019, en una audiencia inicial a la que se presentó de manera voluntaria, la extitular de Sedesol y Sedatu dijo ante el Juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna: “En ningún momento omití dar los avisos correspondientes a mis funciones como secretaria de Estado. Tenía (comunicación) con el titular del Ejecutivo federal, licenciado Enrique Peña Nieto, normalmente de primera mano en las reuniones directas de gabinete (y) a través de la línea directa a la oficina de la Presidencia”. En esa fecha, el Juez federal que le impuso prisión preventiva mientras la Fiscalía General de la República (FGR) concluía la carpeta de investigación en su contra por la presunta afectación al erario por 5,075 millones de pesos.

 Investigaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) revelaron 27 convenios irregulares celebrados por la Sedesol y Sedatu con universidades públicas, por un monto de 5,075 millones de pesos, para adquisiciones de servicios de los cuales no pudo comprobarse su ejecución, un caso conocido como la Estafa Maestra.

 Su defensa alegaba que por los delitos que se le acusaban no ameritaba prisión preventiva oficiosa, pero durante el desahogo de pruebas se determinó que Rosario debía permanecer bajo custodia federal porque carecía de arraigo en la CDMX.

 Y es que Robles afirmó que vivía en el mismo domicilio desde hace 24 años, pero las autoridades informaron que había tramitado una licencia de conducir con un domicilio distinto, por lo que consideraron que mintió sobre su residencia y veían riesgo de fuga.

 Pero quien al parecer no quedó nada satisfecho con la liberación de Robles Berlanga, fue el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, pues a pesar de que en algún tiempo fuera de su gente más cercana, el tabasqueño enfatizó que el que haya abandonado el penal de Santa Martha Acatitla para continuar su proceso en libertad no significa una sentencia favorable, sino el retraso de los jueces para resolver en este y en otros casos similares. Pidió de nueva cuenta a los jueces que aceleren los procesos penales para lograr sentencias rápidas. 

“En el caso de Rosario Robles, ella pidió seguir su proceso en domicilio por una cuestión de salud y el juez concedió que continúe el proceso en su casa. No significa que queda libre, nada más que tiene que haber sentencia y ya pasaron tres años”, dijo.

El mandatario añadió que a partir de estos retrasos por parte de jueces locales y federales en el país ha propuesto que la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana de seguimiento a casos en los que la justicia se dilata y a partir de ello se mantiene en prisión a enfermos, ancianos o indígenas.

“Hay mucha gente en prisión que lleva años sin sentencia: enfermos, ancianos, indígenas que nunca han tenido abogados que los defiendan y ya emití un decreto de Amnistía, pero no avanza porque también parece que estuviésemos en la época colonial que se decía ‘se acata, pero no se cumple’, entonces como yo soy perseverante, se debe acatar y se debe cumplir”, subrayó.

 Tras los dichos del presidente López Obrador en su mañanera, Rosario Robles celebró las declaraciones sobre las mujeres presas “y que como yo, muchas son inocentes”.

“Me alegra mucho que el Presidente López Obrador haya tomado cartas en el asunto con relación a las mujeres que llevan más de dos años en prisión preventiva sin la debida revisión de su medida cautelar, y que como yo, muchas son inocentes”, escribió la exsecretaria de Desarrollo Social.

Puntualizó que en estos días tiene programadas citas médicas, “por lo que me daré un espacio para atender mi salud” y en su momento poder platicar con los medios de comunicación. 

 Rosario Robles nació un 17 de febrero de 1959 y llegaría a ser pieza fundamental en distintos cargos de gobierno.

Es licenciada en Economía por la UNAM y maestra en Desarrollo Rural por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Rosario Robles fue la primera mujer en ocupar el cargo de Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, en el año 1999.

 Robles comenzó su carrera política al integrarse al Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM) y ya para el año 1989 integró el consejo fundador del PRD.

Fue diputada federal en la LVI Legislatura donde presidió la Comisión de Desarrollo Social y participó en la Comisión Permanente del Congreso de mayo a agosto de 1997 durante el proceso electoral federal.

Durante la administración de Cuauhtémoc Cárdenas, se desarrolló como secretaria de gobierno de 1997 a 1999.

Durante el gobierno de Peña Nieto, Rosario Robles fue pieza importante en la llamada “Cruzada Nacional contra el Hambre”, programa que en sus propias palabras calificó como el “programa más ambicioso” en el sexenio de Peña Nieto.

 El proceso de Rosario Robles será largo y complicado, señaló su abogado, Epigmenio Mendieta. Anunció que se reunirá con la ex secretaria de Desarrollo Social (Sedesol) y Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) a fin de abordar las cuestiones legales pendientes.

 “Rosario Robles tiene que enfrentar el proceso y tendrá que demostrar si es inocente o la declaran culpable, pero hoy tiene la posibilidad de recabar todas las pruebas que sean necesarias para el efecto de demostrar su inocencia.

 El proceso va a ser largo, y me parece que es complicado debido a la gran cantidad de medios de prueba, pero estamos confiados en que hemos preparado una buena estrategia. Y vamos a enfrentar lo que tenga que enfrentarse, desde luego, como lo hemos venido haciendo, desde la lealtad que tiene que haber frente a los jueces”.

 Agregó que la liberación de la ex secretaria de Estado debe ser una celebración para la justicia. “Hoy el Poder Judicial de la Federación ha demostrado que es ese dique y ese garante para la legalidad con independencia, que quede claro, de los intereses de carácter político que puedan tenerse en cualquier asunto”.

 Opinión.salcosga@hotmail.com

@salvadorcosio1 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí