Breverías | Bribones y medallas

0
2881

Es un bribón. No es empresario. Tampoco analista político ni encuestador. Pero desde hace años otorga medallas, premios y reconocimientos a emprendedores, mejores alcaldes y por alta aprobación social a cambio de cubrir obesas facturas. Pocos pagan de su bolsa, la mayoría de recursos públicos. Un impresor local recibía anualmente en una convención dos o tres medallas por calidad e innovación y gigantes diplomas que expone en su negocio. Para muestra de la seriedad de la industria de la adulación por encargo recordemos a Layín, que fue ¡mejor alcalde! del año 2014. Ante la acusación de ser un embaucador, el vendedor de medallas reviró: “Vivo del ego de políticos y empresarios. ¿Cuál es el pecado? Lo hacen periodistas, oradores, fotógrafos, asesores, funcionarios y otra fauna de aduladores”. Son tiempos de bribones y ególatras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí