7.7 C
Tepic
sábado, julio 20, 2024
InicioOpiniónDe mi Puño y Letra

De mi Puño y Letra

Fecha:

spot_imgspot_img

Por: Carlos David Alegre Marín

La violencia en el deporte no solamente se enfoca al tema físico. Una jugada por la disputa de un balón que finaliza en una batalla campal es un claro ejemplo de violencia, pero, existen otras variantes que por muchos años han existido, pero que poco se toca, hay que aguantar la “carrilla”, dicen los viejos.

La violencia psicológica en el deporte ha existido por generaciones. Cuando una chica o un chico no tiene cualidades es presa de violencia psicológica por sus compañeros y hasta por sus propios entrenadores.

Cuantas veces escuchamos en el barrio decir “este es el diablo, pero por lo malo que es para jugar”. Lo hemos tomado por algo normal, algo que se da en el club, en el equipo de la colonia, en la calle cuando se juega a la cáscara, pero no nos hemos detenido a pensar qué tanto daño le estamos haciendo a quien está recibiendo esa presión. Lo anulamos y hasta le sembramos inseguridades para un futuro como jugador y hasta como persona.

Hay inimitables ejemplos de violencia psicológica, los más comunes es entre entrenador hacia el deportista, pero también hay casos entre padres de familia hacia sus hijos que a como dé lugar quieren que el chico o chica alcance algún objetivo.

Otra violencia que se da, sobre todo en el deporte profesional es la llamada violencia económica. Cuando un jugador logra quedarse en el plantel y le prometen cierta cantidad de dinero, pero el directivo no le da lo acordado o le paga una parte. De entrada, desanima, cualquier pretexto no justifica no cumplir con el pago, pues el jugador ya cumplió en la cancha y de inmediato viene el desánimo y la decepción por parte del jugador o jugadora. Baja de rendimiento porque no encuentra la motivación que va más allá del “amor por la camiseta”, ese término está fuera de todo concepto ya que amor por la camiseta la deben de sentir los directivos y la afición, el jugador es un profesional, profesionista si así se le quiere decir y da todo en el campo a cambio de lo acordado, es una gran verdad que muchos no entenderían.

Otro concepto de violencia deportiva es la violencia de género por el hecho de creer que su deporte sólo los inteligentes pueden practicarlo o entenderlo y que el resto de las disciplinas no son dignas de practicarse o que cualquiera puede hacerlo.

Cosa más errónea ya que cualquier deporte tiene su nivel de dificultad, en el tema físico no todos tiene las mismas cualidades y es ahí donde se marca la diferencia.

No todos somos Messi, no todos solos Altuve, no todos somos Curry o Bolt, pero todos tenemos la capacidad para practicar el deporte y entenderlo.

En las próximas entregas platicaremos con especialistas en psicología deportiva para que nos expliquen más sobre el tema. Tenemos que trabajar muy duro para erradicar la violencia en el deporte, violencia de cualquier tipo, dentro y fuera de las canchas, entre deportistas, de entrenador a deportistas y viceversa, enseñar e indicar el camino a los padres de familia, porque este tema no es exclusivo de quienes hacen deporte o forman parte del deporte, también afecta a familiares y amigos.

Más artículos

spot_img
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí