El 2 de febrero no sólo se pagan los tamales de aquellos a quienes les salió un muñequito en la rosca del Día de Reyes, también dentro de la religión católica se celebran la purificación de la Virgen María y la presentación del Niño Jesús en el Templo.

Según historiadores, al terminar la cuarentena, después del alumbramiento, las recientes madres acudían a los templos a purificarse y dar gracias a Dios, esto lo hacían con una paloma, con el tiempo, esta se cambió por una candela (vela), de ahí nació el Día de la Candelaria, ya que al 2 de febrero se cumplen 40 días después del nacimiento del Niño Dios.

En México, esta fecha tiene un sincretismo entre las culturas prehispánicas y la cristiana, ya que en la misma fecha se marca el inicio de la temporada de siembra. En dicha celebración se llevaba a bendecir el maíz que luego se sembraría como tributo a los dioses con el fin de obtener buenas cosechas.

Al llegar el virreinato y la evangelización a los pueblos indígenas, en México se volvió costumbre comer tamales en lugar de bendecir el maíz.

Hoy en día, los fieles creyentes no sólo preparan los deliciosos y tradicionales tamales, sino que también hacen largas procesiones en la parroquia de Nuestra Señora de la Purificación que se encuentra en Guachinango, Jalisco, templo que pertenece a la Diócesis de Tepic.

Otro de los lugares que es visitado año con año por feligreses, es el templo de María de Huajicori, o la Virgen Candelaria, quien es la protectora de la zona norte en el estado de Nayarit.

La patrona de Huajicori se encuentra llena de mitos y leyendas, entre ella se cuenta que apareció flotando en las aguas del río Acaponeta un bule (similar a una calabaza hueca) la cual fue recogida por unos indígenas y llevada al templo de Huajicori por el fraile de Fuentes.

Los fieles avanzan en su procesión desde Acaponeta, sin importar los más de 17 kilómetros de distancia con el único fin de ver a su santa patrona.

Asimismo, quienes no pueden realizar el viaje, acuden a los templos más cercanos y llevan en sus brazos al Niño Dios vestido, para presentarlo durante la Santa Misa, además los feligreses, llevan consigo las candelas que serán bendecidas, con el fin de que nunca les falte luz en su hogar, no sólo física, sino también de manera espiritual.

Según informó el alcalde de Huajicori se espera un flujo de visitantes de más de 50 mil personas en los días 1, 2 y 3 de febrero en el evento cultural y religioso “Día de la Candelaria” en Huajicori.

Es el evento más importante del año en Huajicori ya que su iglesia  cumple en este 2023, 400 años de ser fundada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí