En todos lados se cuecen habas. También aquí en España existen jugadores intocables y árbitros complacientes que se asustan ante ciertos escudos. Y al igual que en México, a toda hora se repiten decenas de veces los goles y las jugadas polémicas de los partidos en los distintos canales de televisión. Llegamos al fin de semana con la misma cantaleta.

Hemos presenciado en infinidad de ocasiones el autogol de Militao y la tacleada, más propia de un emparrillado que de una cancha, realizada por el impune Vinicius del Real Madrid en el juego de ida de las semifinales de la Copa del Rey contra el Barcelona, celebrado bajo intenso frío en el estadio Santiago Bernabéu de la capital española.

Con sarcasmo, algunos tuiteros llaman “limitao” a Militao, cuyos pies se enredaron con el esférico en el momento de anotar en su propia puerta tras el rechazo del guardameta Courtois.

Vinicius cogió del cuello al holandés De Jong, se lo torció y lo derribó a la manera de un tacle en las narices del árbitro Munera, que se hizo como el tío Lolo ante la flagrante falta. Futbol americano, judo, todo menos balompié. No solo eso. Después de la evidente infracción, el atacante madridista encaró al árbitro de forma por demás agresiva.

El nazareno aceptó que vio la tacleada, y sin embargo no le mostró la tarjeta roja al sudamericano, en un acto de franca protección al Real Madrid.

La moneda está en el aire para el cotejo de vuelta, el mes próximo en el campo del Barsa, que para entonces ya podrá contar con su delantero estrella, el polaco Robert Lewandowski, que tuvo que ser descartado para el choque de ida por encontrarse lesionado.

Casi

El Mallorca del mexicano Javier Aguirre perdía su duelo en casa ante el Elche.

Marcó un gol in extremis, que minutos después fue invalidado por el silbante debido a un manotazo que soltó un jugador mallorquín en el rostro de un contrincante. El gozo se fue al pozo y el canoso y ganoso “Vasco” se quedó con un palmo de narices.

Lo rescatable es que el conjunto rojo en ningún momento dejó de luchar. Se nota claramente la idea de entrega y garra que el técnico mexicano ha transmitido a sus jugadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí