Volantín | ¿Quién es quien debe desaparecer?

0
839

Por Salvador Cosío Gaona

En sus conferencias mañaneras el Presidente se equivoca, confunde o a propósito trata de dar un dato que no sea correcto incluso contra sus propias cifras y señala que tiene “otros datos” con los que se evade la respuesta a medios de comunicación. Lo más descarado en todo este asunto, es que todavía se atrevió a incluir en sus conferencias la muy polémica sección “¿Quién es quién en las mentiras de la semana?” para calificar quién miente de entre periodistas y medios de comunicación, cuando por mucho es él el más mentiroso de todos.

 El tema viene a colación, toda vez que se ha puesto de nuevo en tela de juicio la permanencia de esta polémica sección en el show mañanero del presidente Andrés Manuel López Obrador, luego de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recomendó el martes al gobierno de México desaparecer de sus conferencias matutinas la sección semanal “Quién es quién en las mentiras”, ya que contraviene estándares interamericanos sobre libertad de expresión.

 La CIDH, en su “Informe anual de la relatoría especial para la libertad de expresión” también consideró este espacio para “estigmatizar y descalificar el trabajo de la prensa”, por lo que pidió al “Estado a suspender esta práctica”.

 En respuesta a ello, un día después el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, descartó quitar la sección como lo recomendó la CIDH.

“Pero miren qué injerencismo de esta organización palera que está al servicio de los grupos de intereses creados. Yo les recomiendo que desaparezca la OEA (Organización de Estados Americanos) que no sirve para nada”, apuntó el mandatario durante su rueda de prensa matutina.

López Obrador aprovechó, en cambio, para criticar a la OEA porque, dijo, “lo único que ha hecho es avalar los actos autoritarios en contra de gobiernos legítimos, legales, populares en América Latina”.

 Expresó que el organismo no tiene “ninguna autoridad” ni moral ni política para criticar esta sección y afirmó que no hacía falta ni convenía responderles, pues “están muy desacreditados”. 

 La sección “Quién es quién en las mentiras de la semana” se instauró en junio de 2021 para presentarse cada miércoles durante las conferencias matutinas del presidente para, supuestamente, desmentir noticias falsas.

 Sin embargo, diversas organizaciones han criticado su existencia al considerar que refuta lo que los medios de comunicación critican de él con falsedades, datos parciales desmentidos y sin pruebas.

 Aunque el gobierno de México ha dicho que esa sección se basa en los artículos 6 y 7 de la Constitución, que establecen el derecho de la ciudadanía a “estar debidamente informada” sobre las acciones gubernamentales, la CIDH considera que este ejercicio no contribuye al debate público.

 Desde 2021, el titular de la Relatoría ha llamado al Estado mexicano a suspender esta sección, pues, ante el aumento de asesinatos, amenazas, ataques y agresiones contra periodistas en México, es esencial que el gobierno reconozca y legitime la labor periodística.

 Hay que recordar que México es uno de los países del mundo más violentos para el gremio periodístico y la organización Artículo 19 contabiliza un total de 157 periodistas asesinados en México desde 2000 en posible relación con su labor, de los que 37 han ocurrido durante la presidencia de López Obrador (2018-2024).

 En este contexto, también  el Gobierno de Estados Unidos puso en tela de juicio la sección “Quién es quién en las mentiras de la semana” que presenta cada miércoles Ana Elizabeth García Vilchis.

 En marzo pasado, un informe del Departamento de Estado sobre la situación de los derechos humanos en el mundo incluyó en su apartado sobre México una sección referente a la libertad de expresión.

 Ahí, el gobierno de Joe Biden externó su preocupación por el clima de violencia y acoso que sufren los trabajadores de los medios de comunicación en México.

El informe que difundió la dependencia que encabeza Antony Blinken expuso que la ley mexicana establece la libertad de expresión, incluso para los miembros de la prensa y otros medios, “y el gobierno en general respetó este derecho”.

Expuso que los medios independientes estuvieron activos y expresaron una amplia variedad de puntos de vista sin restricciones.

Sin embargo, señala que “a menudo se autocensuraron por temor a las represalias de los funcionarios gubernamentales y las organizaciones criminales transnacionales”.

 El informe señala que los periodistas podían criticar al gobierno y discutir asuntos de interés general sin restricciones. Sin embargo, destacó que los políticos, incluido el presidente López Obrador, desacreditaron y criticaron públicamente a dichos periodistas para presentarlos como parciales, partidistas y corruptos.

“El descrédito oficial de los trabajadores de la prensa empeoró a partir de junio de 2021, cuando las autoridades introdujeron la inclusión regular de una sección de ‘Quién es quién en mentiras’ en la conferencia de prensa matutina del presidente para exponer a los periodistas que supuestamente informaron noticias falsas”, dice el informe del Departamento de Estado.

 “El 1 de febrero, el relator especial para la libertad de expresión de la CIDH dijo que el presidente López Obrador debería suspender este segmento de su conferencia matutina dada la escalada de violencia contra periodistas”, indicó.

El informe consigna después que los periodistas fueron asesinados o sometidos a ataques físicos y cibernéticos, hostigamiento e intimidación (especialmente por parte de agentes estatales y organizaciones criminales transnacionales) en respuesta a sus informaciones.

“Esto limitó la capacidad de los medios para investigar e informar, ya que muchos de los reporteros asesinados cubrían el crimen, la corrupción y la política local.

“Los altos niveles de impunidad, incluidos los asesinatos o ataques a periodistas, dieron lugar a la autocensura y redujeron la libertad de expresión y de prensa”, acusó el Departamento de Estado en su informe.

 El atentado al periodista Ciro Gómez Leyva ha sido relacionado con esta polémica sección, pues no pocos consideran que el ataque armado que sufrió hace unos meses cuando viajaba en su camioneta, en Ciudad de México, se produjo después de que se hicieran retirados señalamientos en su contra en dicha sección de la conferencia mañanera.

 En el atentado intervinieron un vehículo negro y una motocicleta, que ya seguía a Gómez Leyva desde los estudios televisivos. Las cámaras de la ciudad revelaron la trayectoria de la moto hasta que se perdió la pista hacia las 23.18 en el Estado de México. Se trató de un ataque directo al periodista, reconoció la policía. En el lugar de los disparos se encontraron dos casquillos, pero había más. 

 Ana Elizabeth García Vilchis, encargada de la sección Quién es Quién en las mentiras, ha sido objeto de fuertes críticas por su dificultad para leer, su nerviosismo al presentar las noticias y su falta de dignidad para tutelar dicha sección. Una frase que la ha marcado es una repuesta que dio a una nota cuando aseveró: “No es falso, pero se exagera”. 

 Opinión.salcosga@hotmail.com

@salvadorcosio1 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí