En Definitivo | El Gran Plan

0
844

El corazón de la líder del Poder Legislativo en Nayarit, Alba Cristal Espinoza Peña, parece estar dividido en dos. Por un lado, su distrito en Compostela le abre los brazos cada vez que necesita ser cobijada en el ojo público, ya sea en cabalgatas o en grandes eventos para conmemorar un día especial.

La diputada presidenta se ha convertido en el relevo natural para Romina Chang, en un municipio que hoy se pinta guinda y parece que no cambiará de color en los próximos años. Y no se les puede culpar, la alternativa al partido hegemónico sería una alianza cuyos partidos dejaron mal sabor de boca a los compostelenses, o bien un partido naranja que hoy parece controlado por una expresidenta de este municipio que tampoco salió bien librada de su brevísima administración.

Sin embargo, aunque desde hace un par de meses muchos ya colocábamos a Alba Cristal en la silla de Compostela, desde el centro de la entidad se abrió una coyuntura que suena muy difícil de desperdiciar. La llamada “rifa del tigre” comienza a lucir acéfala de cara al 2024, debido a que la reelección de Geraldine Ponce Méndez cada vez luce más alejada, y no porque no se cuente con el apoyo suficiente para alcanzarla, sino por la manera en que la alcaldesa ha demostrado que está cansada de gobernar la capital del estado.

Con menos de 30 años de edad, la carrera de Ponce Méndez ha sido vertiginosa. Desde su salto del mundo de los concursos de belleza a competir para representar al municipio en que reside, Xalisco. Logró en pocos años convertirse en legisladora federal y presidenta municipal de Tepic, en una edad récord para el político común, atrayendo los focos de los medios nacionales y generando una marea de opinión pública que sin duda sería abrumadora para cualquier persona.

El reaccionar iracundo y vehemente de la alcaldesa en algunas ocasiones parece estar justificado por la manera en que se ha dado su carrera política. Enfrentando en ocasiones críticas constructivas, pero en muchas otras, decenas de comentarios destructivos dignos de la era de inmediatez que hoy reina a través de las redes sociales.

Además, desde hace unas semanas, Ponce Méndez inició una nueva etapa en su vida, por lo que todo parece indicar que la alcaldesa de Tepic podría negociar una salida hacia un trayecto más tranquilo. Un breve exilio en el Senado o la Cámara de Diputados, en el cual deje de acaparar los focos de la opinión pública estatal, mientras se prepara en paz y orden para la carrera de 2027. Aprovechando que desde la meca de la política nacional pueda incidir en las decisiones de sus partidos y aliados, en las que ya tiene cierta ventaja su rival directa, Jasmine Bugarín.

Pero no todo es color de rosa para el proyecto de Geraldine. El dejar de lado la presidencia tepiqueña, podría significar el auge de un grupo que se ha formado en el legislativo y que podría significar una tercera opción para renovar la gubernatura estatal. Alba Cristal Espinoza se encuentra trabajando en el territorio de la capital, en busca de convertirse en esa opción para reemplazar a Ponce Méndez.

Aunque Compostela sería el destino fácil para la líder del legislativo, todo parece indicar que en su futuro político se ve tomando al toro por los cuernos y gobernando la capital nayarita, en la cual de mostrar una buena gestión podría elevar su popularidad y aceptación social en el municipio que decide la elección estatal.

Un eventual triunfo de Espinoza Peña en Tepic también significaría el debilitamiento total del grupo de Geraldine Ponce, que en última instancia buscaría mantener el control de la capital a través de cuadros débiles como el de Saúl Paredes Flores o del propio Alejandro Galván Araiza.

Lo cierto es que hoy la Trigésima Tercera Legislatura tiene un gran plan para conquistar muchas de las alcaldías de la entidad. No por nada, legisladores como Luis Zamora y Juanita González, con influencia en la capital del estado, han decidido abandonar sus partidos y sumarse a Morena en lo que parece una maniobra para reforzar la estructura albista y no perder parte del pastel de un proyecto que consideran pinta para ser el ganador en 2024.

EN DEFINITIVO… La reunión de Andrés Manuel López Obrador, los gobernadores de la 4T y los delegados de bienestar en Palacio Nacional, sólo fue un nuevo encuentro para engrasar la maquinaria electoral de cara a la elección presidencial. Las dos corcholatas “favoritas” del presidente estuvieron presentes y de acuerdo con medios nacionales, López Obrador pidió no aflojar el ritmo en la entrega de programas sociales, los cuales se han vuelto vitales para el trabajo territorial morenista. Aún queda mucho por hacer en la Cuarta Transformación, coincidieron los gobernadores, y todo parece indicar que así será, por lo menos en los próximos seis años.  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí