Finalmente y luego de una larga pugna que tuvo episodios hasta de violencia, el Ayuntamiento de Tepic autorizó que nueve comerciantes originarios del estado de Michoacán vendan fruta picada y dulce de temporada sobre carretillas en las calles de la ciudad, sin ser hostigados o amenazados por los fiscales.

Sobre el tema, la señora Rosa Colesio, quien es vendedora de fruta picada, explicó que ella y sus hermanos llegaron a la ciudad de Tepic hace 18 meses procedentes del estado de Michoacán y desde entonces las autoridades municipales les pedían que se salieran del primer cuadro de la ciudad.

La entrevistada explicó que hubo ocasiones en que los fiscales del Ayuntamiento de Tepic los amenazaron con decomisarles sus mercancías: “Pero ahora sí nos dejan trabajar y sólo nos cobran 20 pesos, igual que a todos los comerciantes”.

Ante esta situación, los comerciantes michoacanos agradecen las atenciones prestadas por parte de la autoridad municipal: “Estamos muy agradecidos porque ahora trabajamos sin presiones, no somos amigos de los fiscales pero tampoco nos acosan como lo hacían antes, no hemos hablado con nadie, pero ya nos dejan trabajar y eso es lo importante”, comentó la señora Rosa Colesio.

Enseguida, la comerciante michoacana dio las gracias a las familias tepiqueñas que constantemente detienen su andar para consumir lo que ellos ofrecen: “Somos gente de bien, no somos malos, nos gusta el trabajo, solamente queremos trabajar y por eso damos las gracias también a nuestros clientes”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí