Murió Brígido Ramírez Guillén, el hombre que por más de 72 años ejerció activamente el periodismo y fue el indiscutible decano. El periodista Fernando Gutiérrez Meza lo entrevistó ampliamente en marzo de 2019, con su generosa autorización reproducimos íntegra aquella charla con este hombre que cambió su vocación sacerdotal por la pluma periodística, forjando la más longeva y vigente carrera en el periodismo local.

Descanse en paz Brígido, un gran abrazo a toda su familia de parte de quienes laboramos en Meridiano donde alguna vez sus comentarios llenaron nuestras páginas

Por Fernando Gutiérrez Meza

Brígido Ramírez Guillén, originario de Tepic, Nayarit; nació en una casa ubicada en la intersección de las calles Allende y Juan Escutia, a un lado de donde actualmente se localiza una reconocida institución financiera; hijo de Matías Ramírez y Epigmenia Guillén.

Comenzó sus estudios en la Primaria “Colegio Morelos” de las Hermanas Cervantes, de allí sintió, dijo, “la vocación de entrar al Seminario para hacer sacerdocio”. “Ingresé -puntualizó-al Seminario Diocesano de Tepic; duré 4 años, aprendí una serie de materias; dominé idiomas: Latín, Griego, en dos años, y continué la carrera. Luego aprendí Francés y poco de Inglés; Historia universal, de México; Geografía, Matemáticas y Literatura; requisito para formarse como seminarista”.

“Me sirvió mucho -agregó- para seguir mi carrera. De Tepic, la Diócesis me envió a Moctezuma Seminari Nuevo México, Estados Unidos; estudié tres años de Filosofía, una preparación muy amplia para convertirse en Sacerdote; terminé y decido regresar a México; ahí, tuve mis primeros contactos con estudiantes de preparatoria, yo quise especializar mis conocimientos en Gobierno”.

Ramírez Guillén prosiguió de esta forma su formación académica en la Preparatoria Justo Sierra, donde “conoció a grandes jóvenes con inquietudes de izquierda”. “Francisco Alegría -indicó- del PPS; Ramón Estrada Ocampo que fue dirigente del SUTSEM; el doctor Jesús González González y Héctor Velázquez Rodríguez”.

Eso le serviría de contacto, en la necesidad de organizarse, “de estar agrupados”, y en consecuencia participó, según destaca, en la creación de la “Federación de Estudiantes de Nayarit”, siendo el primer dirigente Francisco Alegría Rosas, y le siguió el doctor Daniel Uribe Flores, quien estudiaba la Normal Urbana.

De ahí, señala el decano periodístico mientras dirige su mirada al horizonte del recuerdo, tuvo contacto “con unos americanos que tenían importantes puestos en ‘Tabaco en Rama’, empresa que manejó millones de pesos para el campo”. “En una zafra -añade como dato conector- tuvo 200 millones de pesos; me invitaron a trabajar al saber que dominaba algo de Inglés, y tenía conocimiento de materias diversas, sobre todo en matemáticas. Entré a una especialización en ‘Manejo de Humedad’, para evitar que el tabaco almacenado tuviera daños”.

Fue entonces, precisa don Brígido, como conoció a un joven americano de nombre Joel Cecil Heart, alto funcionario de TERSA, que influyó para su ascenso como “Jefe de Departamento de Humedad”. “Estuve una zafra -resalta- y me querían mandar a Monterrey a especializar en otros manejos. Pero no acepté, porque tenía poco de haber llegado de Estados Unidos; estuve 7 años separado de mi familia, y convine para seguir como asesor en esa materia, donde tuve como como colaboradores a Henry Martínez, y un hermano de Ramón Estrada Ocampo, que después se hizo Presidente Municipal de San Pedro Lagunillas”.

-Y, ¿cómo inicia en el periodismo?

“Mi padre Matías Ramírez, que era originario de Guanajuato, leía ‘Prensa Libre’, un periódico que tenía fama del mejor prestigio en Nayarit. Un día me dijo que publicaron un anuncio de parte del director invitando a jóvenes con estudios mínimos de secundaria para ser reporteros. Yo lo ví, y fui con el Director Zenón Altamirano, hablé con él y me ofrecí, sabía que podía ser redactor, porque en el seminario aprendí. Me pusieron a prueba y me quedé como reportero”.

En consecuencia fue así como se daría el inicio de una etapa determinante en su devenir, como parteaguas al mismo tiempo, de sus propias vivencias profesionales, su primera incursión laboral en el mundo periodístico el 16 de Julio de 1951: “Don Zenón Altamirano me mandó a la campaña política del Candidato a Gobernador, José Limón Guzmán; de ahí empiezo como periodista; estuve toda la campaña, entró en funciones y yo sigo con la relación y amistad con él, pero sin dejar la actividad periodística”.

“Como he dicho -agrega-, en 1951 me sume al equipo de comunicadores que entregaban su vida a esta bonita profesión como es el periodismo, con aquellos compañeros como José Reyes Medina, Ramón Audelo Landázuri, David Alfaro, José González Reyna, David Rentería, Raymundo Ávila; Ricardo Silva Delgado, Jesús Fregoso, Alicia Ocampo y Jesús López Becerra”.

-¿Por qué le gustó el periodismo?

“Yo considero que es una profesión que llega a aprenderse con tal devoción y cariño que es muy difícil dar un paso atrás; en el ejercicio, sobre todo cuando se está cumpliendo con uno de sus principios objetivos, servir a la sociedad con responsabilidad y ética; informar fielmente sobre lo que interesa saber y que ocurre en su entorno, y dar orientación bien precisa y sin desviaciones cuando se es necesario intervenir con objetividad”.

-¿Cómo surge y con quién la oficina de prensa?

“Con el Gobernador Julián Gascón Mercado, su primer titular fue Joaquín Franco Góngora, que traía una amplia visión de difundir obras y acciones del régimen, empleando para ello, la radio y prensa escrita, pues se carecía de los modernos medios de comunicación vigentes. Para la creación colaboraron José González Reyna y tu servidor”.

-¿Cuántos gobernadores ha tratado?

“Inicié con José Limón Guzmán; de ahí Francisco García Montero, Julián Gascón Mercado, Roberto Gómez Reyes, Rogelio Flores Curiel, Emilio M. González, Celso Delgado, Rigoberto Ochoa, Antonio Echevarría Domínguez, Ney González, Roberto Sandoval y Antonio Echevarría García”.

-¿Qué opina del proceso del 72, cómo se fueron dando las cosas?

“Tuve buena relación de juventud con un izquierdista de corazón, que es Alejandro Gascón Mercado, fui en una ocasión a la Ciudad de México a saludarlo; y me presentó al líder nacional del PPS, Lombardo Toledano, y cuantas veces que iba, llegaba con ellos, era el promotor del partido en toda la república.

Alejandro Gascón Mercado, se desempeñó como gran político,  entusiasta izquierdista, tratando de influir mucho con el socialismo, y aspiró a ser Presidente Municipal de Tepic.

El 31 de Diciembre de 1972 es cuando tomó posesión, le toma la protesta el empresario nayarita José Hernández Guillén, quien era alcalde y entrega el poder, estuvieron presentes estudiantes de la época que militaban en el PPS.

La visión de Gascón Mercado era hacer bien las cosas. De transformar, y llegar a ser Gobernador, y se lanza como candidato en el 75 compitiendo contra Rogelio Flores Curiel”.

-¿Cuáles eran los partidos más importantes?

“Como todavía sigue siendo el PRI y el PAN, al que se les sumaba el PARM. Había también un movimiento social, la Unión Nacional Sinarquista, que en su interior muchos querían que entrará como Partido Político y había choques; muchos no querían, pero con el tiempo se cristalizó como el Partido del ‘Gallito’, que tuvo diputados locales y federales, como Enrique Alcántar.

Por instrucciones le cancelaron el registro. En una ocasión, en la Ciudad de México, en el Monumento a Juárez, amaneció la estatua con una capucha y culparon a los Sinarquistas.

Y para desagravio cancelaron el Partido Fuerza Popular, y dedicaron el 21 de Marzo Día del nacimiento de ‘Benito Juárez’, como fiesta inhábil para recordar el agravio”.

¿Qué opinión tiene sobre la creación de la UAN?

“El doctor Julián Gascón Mercado con personalidad de ideal izquierdista, traía el impulso al campo nayarita, con atención a la juventud. El veía que los jóvenes se iban a otros estados como México o Guadalajara, para estudiar, porque aquí no había ninguna carrera, solamente la de Leyes.

Él lanzó el decreto creando la UAN en la Ciudad de la Cultura, con la construcción de los edificios; encontró eco del pueblo para apoyar. Pero fue en el Gobierno de Roberto Gómez Reyes, cuando se fortaleció la UAN, ya construyendo más edificios. Con el apoyo económico de ‘Tabaco en Rama’, se concluyó el edificio de la Rectoría, también contribuyó el Ejército, empresarios y el pueblo con la ‘cadena del peso’ ”.

-¿Cómo ha sido su relación con los rectores?

“Poca relación, los rectores de aquel tiempo no convivían con la prensa, aunque había una oficina de prensa como hasta ahora, no difundían las actividades que realizaban. De las funciones de la Universidad sobresale lo malo que hay”.

-¿Qué sectores importantes existían en ese tiempo?

“La fuerza la tenía la Federación de Trabajadores de Nayarit (CTM) manejada por Emilio M. González; la CROC y la CGT.

Fue la fuerza en la lucha obrera, contratos con empresas constructoras, todo trabajador debía afiliarse a la CTM, por mejores prestaciones y salarios, ya andaban Rigoberto Ochoa Zaragoza y Daniel Pérez.

Al retirarse éstos, fue decayendo, actualmente no tiene fuerza, después de ser pilar importante del PRI, junto con la CNOP y la CNC, era semillero de diputados, senadores, Presidente y gobernadores, con el apoyo de la Confederación de Trabajadores de México.

-¿Qué cargos públicos y políticos ha desempeñado?

“Anduve en la campaña de Roberto Gómez Reyes, para candidato a Gobernador. Hubo un equipo sobresaliente en cuestión de política; maestros, comerciantes, pescadores y de otros sectores, veían en Gómez Reyes un posible candidato a Gobernador.

Yo me sumé a ese equipo y empezamos a trabajar con maestros, jóvenes y campesinos. Gómez Reyes, primero fue Diputado Federal, Secretario General de Gobierno, y posteriormente Gobernador.

Como anduve en campaña, al final me nombró su Jefe de Prensa del Estado. Fortalecimos la Oficina de Prensa con la aprobación del Congreso del Presupuesto destinado a Prensa, pues no existía con anterioridad ningún presupuesto para eso; se crearon convenios y apoyos a periodistas en su ejercicio.

Decía Gómez Reyes: ‘Tú como periodista, Brígido, chécame que ningún periódico deje de salir por falta de recursos, si te das cuenta que no sale, infórmate si tienen falta de papel o tinta, o dinero para los trabajadores y que el Gobierno los apoye’.

Lo mismo que el trato con los redactores, reporteros, columnistas  y directores. El mismo camino fue seguido por Rogelio Flores Curiel, la línea era apoyar a la prensa, al igual que Emilio M. González, que decía: ‘Si sacan una hoja parroquial tendrán el apoyo’ ”.

-Y, ¿qué me dice de los periódicos de la época?

“Eran ‘Prensa Libre’, ‘El Nayar’, ‘El  Sol de Tepic’; ‘El Tiempo de Nayarit’. ‘Últimas Noticias’, ‘El Imparcial’, ‘El Demócrata’;  ‘El Diario del Pacífico’; luego surgieron ‘Meridiano’ y ‘Realidades’ ”.

-¿Actualmente sigue escribiendo?

“Sí, publico la columna ‘Momento Político’ en los periódicos: ‘Eco de Nayarit’, editado en Acaponeta, de la familia Sáizar; en ‘Gente y Poder’; ‘Gráfico’ y ‘Avance’; también fui corresponsal de ‘El Universal; ‘El Informador’ de Guadalajara, y otros medios nacionales”.

-Se sabe de su incursión en la política, ¿cómo se dio?

“Después de haber sido jefe de prensa me aventuré como candidato a Síndico por el PRI, por mayoría, siendo presidente Ramón Navarro Quintero.

Con los años volví, y me inscribí como candidato a Regidor plurinominal; pero como el PRD ganó la Presidencia Municipal y la Alianza la posición de Gobernador con el PAN, PRD, PT y PRS, llega a Gobernador Antonio Echevarría Domínguez, y como alcalde Justino Ávila Arce.

Perdimos los que estábamos como regidores. Como yo era plurinominal me tocaba; pero por enjuagues del PRI, que era presidido por Raúl Mejía González, y Lucas Vallarta Robles, que había perdido, me sacaron de la lista.

Un día, llegó conmigo el Presidente del Comité Electoral, y me dijo: ‘Brígido, el domingo me llevaron una lista de gentes nuevas que se incluyeron como regidores plurinominales, y tú quedas fuera.

Ya se había publicado la lista en el Periódico Oficial. Me iban a entregar el jueves la constancia, pero con maniobras del Presidente del PRI, me sacaron de la jugada y metieron a Manuel Cota.

Yo era apoyado por el general Álvaro Vallarta, que era Senador de la República, quien alegó en México, y pidió una investigación. Mandaron a revisar a un Diputado Federal de apellido Brito, y me habló para decirme que él no podía hacer nada, porque el CEN no tuvo nada en qué intervenir.

Todo lo manejo el PRI estatal y Mejía, a quien Lucas le pidió el favor para su amigo al que estimaba mucho y quería que fuera Regidor; esto como apoyo al haber perdido la gubernatura.

Con el tiempo cuando Cota aspira a Diputado local, pide licencia y me llamaron para estar unos meses en el gobierno de María Eugenia Jiménez.

A pesar de haber desempeñado varios cargos internos en el PRI, la CNOP y fundador de organizaciones de periodistas, como la APENAC, Periodistas Revolucionarios Unidos, Delegado del Sindicato Nacional de Redactores de Prensa, siempre finqué mi objetivo en estar unidos, en defensa de la libertad de expresión y mejorar la función del periodista”.

-¿Experiencias en sus cargos?

“Son discutidos o peleados; recuerdo cuando el candidato al Gobierno de Nayarit, Roberto Gómez Reyes, pidió en su campaña a un equipo de colaboradores trabajar sin cobrar, y quien lo hiciera bien, tendría un cargo en el Gobierno.

Cuando estaba por cerrar su campaña en Ixtlán del Río, me habló, y me dijo: ‘Brígido, ya cumpliste manejando prensa. Quiero decirte, que a partir de ahora vas a ser mi Jefe de Prensa de Gobierno, pero no lo comentes con nadie, porque eres el primero a quien nombro como colaborador en mi Gobierno’.

A los días llega a mi casa el doctor Daniel Uribe, que también era colaborador en la campaña, y posterior administrador del Gobierno. Me visitó para decirme que yo no iba a ser Jefe de Prensa, porque él no quería. Le dije que el Gobernador me había designado y que no dijera a nadie, que él me estaba nombrando. ‘Nomás vine a decirte -me insistió tajante-, que por lo que yo indico tú no vas’. Era claro, que él tenía en mente meter a otro.

De inmediato le pido a mi esposa me prepare mi maleta para irme a la Ciudad de México, y acudí para reunirme con don Gilberto Flores Muñoz, que lo consideraba amigo. Le platiqué lo que me había pasado: la amenaza de Daniel Uribe; y como tenía mucha influencia como político, pensé le hablaría al Gobernador; y me dice: ‘Si Roberto dijo que vas a ser, vas a ser Jefe de Prensa, olvida a Daniel Uribe’.

Al llegar a Tepic, me habla Gómez Reyes, y me comenta: ‘No tenías que ir.  Yo te dije que vas a ser’. Eso pasa cuando hay ambiciones de gentes que ven intereses, no la capacidad de uno”.

-¿Alguna anécdota que nos comparta?

“Reitero, inicié el 16 de Julio de 1951 como periodista, esa fecha trajo mi verdadera vocación en esta vida, marcando los primeros pasos en las redacciones de uno de los más prestigiosos diarios como fue ‘Prensa Libre’, de donde aceleramos nuestro accionar como reportero, comentarista político y jefe de redacción.

Y al paso de los años como Director general, en la ‘Segunda Época del Periodismo’, en sociedad con el compañero periodista José González Reyna.

Siendo Gobernador Celso Delgado, quien tuvo una actuación como mandatario no muy sobresaliente, luchó para acabar con el periódico ‘Prensa Libre’. En ese tiempo tuvo un fracaso político, con la matanza de reos en el penal; a raíz del motín, el ‘zorrazo’, vino un grupo de choque para actuar. Después de ese hecho, y para lavarse las manos, manejó mucha publicidad tanto del Congreso, de organizaciones y así apoyar su actuación.

Pero no quiso pagar la publicidad a ‘Prensa Libre’, supuestamente porque el periódico no era ni de Pepe Reyna, tampoco de Brígido, sino de José Hernández Guillén y Félix Torres Haro. Personalmente me dijo Celso: ‘No te voy a pagar’; y vinieron una serie de acciones del IMSS, de Hacienda y represalias que obligó a cerrar, por la presión del gobierno.

Es un caso que no se olvida, en esa ‘Segunda Época’ de ‘Prensa Libre’, en que recuerdo que entre las personas que nos respaldaron en la lucha por continuar, fue el diputado local Víctor Pineda Dávila”.

Brígido Ramírez Guillén, es así entonces, el decano, el testimonio viviente de un singular desenvolvimiento histórico desde la perspectiva periodística; “su tiempo y sus circunstancias”, “sus trabajos y sus días”.

Publicada originalmente el 28 de marzo de 2019/ en La nota del día Nayarit

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí