La Serpentina | Sueños de la primera noche de enero

Bajo la euforia del inicio de un nuevo año, creemos que mágicamente cambiaremos nuestra viejas y arraigadas malas costumbres y vicios, pero el 92 por ciento fracasa en sus promesas

0
115

Pues si amigos y amigas lectores y lectoras, hemos llegado al primer día del primer mes, del año que estamos estrenando, o sea el 2024, y por supuesto que para aquellos que tienen la posibilidad de hacer la tradicional reunión familiar o amistosa en la última noche de diciembre que suele terminar en las primeras horas del primer día de enero, seguramente a la hora del brindis, cargaron su conciencia con montones de promesas que saben a ciencia más que cierta, que no van a cumplir, pero que año con año, se las repiten, pensando que quizá como magia por el solo hecho de anhelar algo, esto se convertirá en realidad.

Y es que amigos, es un hecho que prácticamente todas las personas se plantean nuevas metas y deseos para el nuevo ciclo de vida, que empieza la madrugada del primero de enero de cada año,  y depositan allí su motivación y sueños. Sin embargo, sólo lo logra el 8% de la población, según las estadísticas. Es decir que el 92% se sentirá al menos un poco defraudado consigo mismo a finales del nuevo periodo.

Lo que sucede, es que no alcanza sólo con la voluntad para alcanzar los objetivos, tal como lo ha analizado un equipo de especialistas en conductas, encabezado por la psicóloga Angela Duckworth, y la profesora Katherine L. Milkman (ambas de la Universidad de Pennsylvania) y David Laibson, economista de la Universidad de Harvard.

Según han revelado, las personas se ven influenciadas por su entorno para, por un lado, plantearse metas que creen que van a alcanzar, aunque no se han responsabilizado lo suficiente y no las han hecho importantes para su vida.

Los científicos afirman que la fecha de vencimiento de los propósitos y metas de cada diciembre es alrededor del 15 de febrero del año siguiente, es decir que si por ejemplo, usted se propuso ahorrar el 20 por ciento de sus ingresos como empleado, o incluso como pequeño empresario, esto lo hace el primer mes, con algunas dificultades pero lo hace.

Pasado el primer mes, usted ya empezó con problemas, y luego que llega la primera quincena de febrero, usted mismo se auto concede una tregua porque tiene que tomar algo de dinero del 20 por ciento de sus ingresos que prometió ahorrar, y pagar una deuda que ya tenía y por la cual le cobrarán intereses en caso de no hacerlo, así que, para la última quincena de febrero, ya no puede ahorrar lo propuesto.

Igual circunstancia ocurre para los que se prometieron dejar un vicio o adicción, que ojo, no sólo pueden ser las drogas, sinono algunas actitudes peligrosas, pues bien, se empieza a cumplir el mes de enero, en febrero 15 se logra cumplir con dificultades y para febrero 28 o 29, ya que este año es bisiesto, se pide una auto tregua, y hasta el próximo año veremos.

Hago la aclaración que de un 100 por ciento de personas que bajo la euforia del inicio de un nuevo año, se prometen cambiar o realizar determinadas acciones, un 8 por ciento, sí logra su cometido, mientras que un 92 por ciento, se siente auto fracasada, es decir siente la carga de la conciencia al no poder cumplir con sus promesas para beneficio de ellos mismos.

La imposibilidad de concretarlos se basa en que, para hacerlo, las personas se ven en la necesidad de tener que renunciar a comportamientos que tienen arraigados hace mucho tiempo y es justamente eso lo que se les dificulta abandonar.

Como las “tentaciones” suelen estar al alcance de la mano, la mayoría desiste. Por ejemplo, hay comida rápida con acceso inmediato si tienes los medios en la mayoría de los lugares del mundo; o videojuegos en el celular que te mantendrán echado en el sillón de tu casa; o chats instantáneos y las redes sociales que, en mucha gente, producen adicción.

Así que amigos, deseo que este año 2024, hagamos lo mejor que podamos para nuestro bienestar y felicidad, si queremos hacer promesas, las hagamos racionales y realizables, sabiendo que lograr objetivos, es toda una lucha, no son solo palabras y buenos deseos.

¡¡ Feliz año 2024 !!,  y que todo sea para bien…a darle duro en estos 12 meses que se avecinan, para poder saludarnos dentro de un año…hasta mañana

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí