Peloteo | Emocionante

0
145

Por Heriberto Murrieta

Después del estrujante olé inicial que removió los cimientos de la Plaza México, el domingo pasado comenzó el serial de reapertura.

Joselito Adame tuvo una actuación rebosante de maestría y oficio, confirmando el momento de madurez que atraviesa. Dejó escapar el triunfo grande en sus dos turnos por fallar en la suerte suprema.

Diego Silveti se mostró como todo un profesional en sus dos oportunidades y cerca estuvo de tocar pelo en el segundo de la jornada. Fue también un día 28, de mayo de 1989, cuando su padre David Silveti protagonizó otra reapertura de La México. En aquella primera corrida del Patronato Taurinp del Distrito Federal, que manejaban Chucho Arroyo, Joselito Huerta y Lalo Azcué. Los toros fueron de Tequisquiapan, al igual que el domingo último.

Por su parte, el peruano Andrés Roca Rey no tuvo ninguna opción con su primero y más tarde se derrumbó con la espada larga y el descabello, llegando escuchar los tres avisos. Toro vivo. Petardo. Una mancha en la carrera de la primera figura mundial.

La nota amarga de la reapertura la dieron los antitaurinos. Hicieron pintas, lanzaron líquidos y objetos, vandalizaron la puerta de pases, insultaron a los aficionados, provocaron un caos vial y retrasaron el inicio de la corrida reapertura.

Esto confirma lo que sostuve en el reciente debate con David Faitelson. Se vale diferir, pero sin ofender, violentar e incitar al odio.

Cuando llegan los insultos, la argumentación se desmorona, pierde sustento, validez, credibilidad y puntería.

El próximo domingo, en el segundo festejo de la corta temporada, Sebastián Castella le confirmará la alternativa a Isaac Fonseca, en presencia de Leo Valadez, con un encierro de la ganadería de Xajay.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí