Condenó el poder religioso a Jesús: Obispo de Tepic

0
364
Foto: Diócesis de Tepic | www.diocesisdetepic.mx

Por Argimiro León

La noche del sábado se festeja la Vigilia Pascual y el domingo, celebramos la resurrección, esto es lo más importante de la vida cristiana, así lo mencionó el Obispo de la Diócesis de Tepic, Monseñor Luis Artemio Flores Calzada, recordando que en la Semana Santa se recuerda la vida, pasión, muerte y resurrección de nuestro Seños Jesucristo, ya que recordamos que su entrada triunfal a Jerusalén y la gente lo aclamó como un rey pacífico que llegó montado en un burrito lo hizo con palmas y por ello realizamos el Domingo de Ramos.

Explicó que Jesús había anunciado que llegaría a Jerusalén, donde sería rechazado, tanto por el poder religioso como por el poder civil “pero en su proyecto tenía precisamente morir por nosotros, cargar con nuestros pecados y establecer su reino del amor, de la fraternidad, de la unidad y de la paz, no del poder en la tierra y aceptó todos los males que se le presentaron, así como los abusos del poder, por lo que murió por haber sido juzgado de manera injusta”.

Los discípulos y la gente que lo recibieron en Jerusalén lo aclamó con palmas, por ello recordamos con el Domingo de Ramos que debemos aclamarlo como nuestro Rey, pero además, estando en la cruz, el pueblo se burlaba de El y le puso una corona de espinas, pero con ello le reconocía como el rey y las letras que le pusieron, INRI, que significa Jesús Rey de los Judíos.

Señaló Flores Calzada que Cristo fue condenado por el poder religioso, porque El dijo, yo soy hijo de Dios y la gene lo veía como si fuera un blasfemo, pero demostró en su momento que era Dios porque resucitó, expulso demonios y además ofreció su vida por nosotros, pero también anunció que vendrá a juzgar a vivos y muertos “porque al haber muerto y resucitado en el gobierno de Poncio Pilatos, el pasaje histórico nos dice que padeció, murió, fue sepultado y resucitó entre los muertos”.

Pero su reino no tendrá fin porque mi reino no es de este mundo, sino del cielo, de paz y amor, pero además es el rey porque es el dueño de toda la creación y nos conquistó a todos con su sangre, sufriendo y muriendo por nosotros en la cruz.

En la Semana Santa, se celebra la Pascua, que quiere decir el paso de la muerte a la vida. El jueves celebramos la institución de la Eucaristía, ya que tenemos un gran tesoro porque cristo se quedó con nosotros en la Eucaristía “pero también celebramos ese día la institución del sacerdocio, ya que Cristo les da poder a sus apóstoles, para que lo hagan en su memoria y cada vez que celebramos la Eucaristía se presenta la última cena y el sacrificio de Cristo para que todos los hombres podamos encontrarnos con Cristo muerto y resucitado, por lo que con el lavatorio de los pies nos dice que es grande el que sirve, o el que domina”.

El Viernes Santo, celebramos la pasión, que es el sufrimiento de cristo hasta su muerte en la cruz y la noche de la vigilia pascual que es el sábado y el domingo celebramos su resurrección, por lo que tenemos que estar en estos días, no solo disfrutando y vacacionando con actitudes que van en contra de lo que nuestro señor Jesucristo nos pide, porque además tenemos que darle gracias por lo que tenemos, por lo que disfrutamos y en lo posible, tenemos que estar en alguna de las celebraciones para recordar que Jesús vivió, sufrió y murió por nosotros.   

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí