La Serpentina | La cosecha de la amistad

Mucho afecto, cariño y amor ha esparcido Jorge Enrique González Castillo, durante su vida, así que en su breve falta de contacto con los que lo conocemos, cosechó todo eso en abundancia

0
437

Mi colega y amigo,  JORGE ENRIQUE GONZÁLEZ CASTILLO, describe en forma muy BREVE,  en su columna llamada “BREVERÍAS”, -valga la redundancia- publicada el día de ayer lunes 13 de marzo, en Meridiano de Nayarit, periódico que dirige atinadamente, los motivos que provocaron un alud de movilizaciones y publicaciones para luego de estar BREVEMENTE- otra vez valga la redundancia- incomunicado, ser localizado.

En poco menos de cinco palabras explicó: “Algún descuidó facilitó que me asaltaran y regresara semiinconsciente al hotel…”; más adelante agrega: “No imaginaba que ellos- en referencia a sus hijas, su hijo y su esposa-  y tantos amigos me quisieran tanto;”, esto último en referencia al cúmulo de publicaciones que pedían su búsqueda y localización.

Conozco a JORGE ENRIQUE, porque aparte de que colaboro en el periódico a su cargo, hemos coincidido en muchos eventos, programas, trabajos y convivencias, y sé que cuando dice que no imaginaba que tenía tantos amigos que lo quisieran tanto, lo dice con convicción, aunque aquí supongo que no está situado en la realidad de su persona en el rubro-como dicen los economistas y políticos- de la amistad y los afectos.

Por supuesto que JORGE ENRIQUE, tiene no sólo las personas que se manifestaron en las redes y también en publicaciones impresas, pidiendo su pronta localización, tiene muchos y muchas más, que no usan las computadoras y los teléfonos celulares para comunicarse, me supongo que a MARISA, esposa de JORGE ENRIQUE, le saturaron la línea telefónica primeramente para manifestarle solidaridad, y luego para darle el parabién del retorno de su esposo.

Pero les digo que me extraña que JORGE ENRIQUE, se sorprenda de tantos amigos que pedían su pronta localización, y me extraña porque las máximas bíblicas, que él conoce muy bien, dada su formación, siempre son puntuales en sus cumplimientos.

Y una de estas máximas dice: “no se engañen, todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”, dicho en breve, como le gusta a JORGE ENRIQUE, lo que se siembra se cosecha, aparte de una ley agrícola, es también una ley aplicada al comportamiento humano, y en este sentido el licenciado GONZÁLEZ CASTILLO, tiene sembrando amistades, seguramente desde que nació.

Suele ser un hombre agradecido con Dios y con la vida, lo noté cuando estuvo agradecido por las tres madres que dice haber tenido, y a las cuales siempre cuidó, y cuando fue falleciendo alguna de ellas, expresaba palabras de gratitud por el tiempo que las tuvo presentes.

Pero este es sólo un ejemplo de la forma de ser de JORGE ENRIQUE, pues aparte todos sus conflictos de casi cualquier índole, laboral, personal, mercantil, les busca arreglo mediante el diálogo y la amistad, es decir, si dentro de sus posibilidades está, siempre buscaría que todas los problemas se solucionen en buenos términos, así que ¿porque asombrarse cuando de pronto y ante una situación imprevista, salen a flote los frutos que estaban ya en el árbol, pero que no se veían porque no había necesidad de ser cortados.

También he conocido y conozco hombres y probablemente unas pocas mujeres, que cuando están en situación de conflicto, o incluso cuando tienen una desgracia, que no es deseable para nadie, no sólo no encuentran auxilio en sus tribulaciones, sino que a veces suelen aparecer comentarios y expresiones de gusto amargo, o como algunos dicen,  de mal gusto, y es porque existen seres humanos que van dejando en su caminar, huellas de dolor, rencor, venganzas, malos tratos, tracalerías, y hasta golpes, ante estos comportamientos sembrados, lo único que se cosecha son parabienes de gusto cuando les pasa algo, nunca de solidaridad.

Por eso, en primer lugar, y al igual que muchos, cientos o miles no puedo precisar la cantidad, me regocijo por la presencia sana y salva, de JORGE ENRIQUE, porque aún tiene mucho que dar a la sociedad, tiene muchos conocimientos en su cerebro, tiene mucho que aportar para las campañas políticas que se darán, y para aquellos que quieran confiarle sus proyectos, tiene mucha amistad que derramar y sobre todo, tiene mucho porque vivir, ¡enhorabuena por tu regreso amigo, que Dios te siga cuidando!…hasta mañana

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí