Breverías | La misma vaca

0
906

Entre las historias de los industriales de la motivación que no convencen ni a los más crédulos, hay una que pese a todo me gusta: la del monje sabio que hacía caridad con los pobres, quitándoles, no dándoles. Encontrose a familia numerosa que sobrevivía sólo de la producción de una vaca. Ordenó a su novicio robarles el animal, quien no tuvo más remedio que obedecer acongojado por las consecuencias del hurto. Años después, el remordimiento le hizo regresar y encontró una casa nueva y una familia próspera. Le contaron que al perder la   ubre no tuvieron otra opción que buscar nuevas oportunidades, y las encontraron. En México, después de repartir dinero a los pobres, con sus innegables beneficios, es momento de robarles la vaca. La miseria se vence con el trabajo. Se puede.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí