Monitor Político | Mucho dinero del pueblo gastan los partidos políticos

Absorben muchos miles de millones de pesos y son casi empresas de grupos, familias y facciones. Lo peor, se alinean al poder y coadyuvan a la continuación política sin generar contrapesos. ¿Son realmente opciones para la participación del pueblo?

0
78

¿DINERO TIRADO A LA BASURA?

No queda duda que es el pueblo (y ahora algunos intrusos que andan por ahí y que “invierten” para sacar candidatos y acceder al poder, usando dinero sucio proveniente de negocios ilegales) el que paga los gastos de las campañas políticas y el sostenimiento de los partidos políticos, caudal que rinde hasta para pagar salarios de líderes y de sus colaboradores, con los excesos de siempre.

Pero ¿de algo sirven los partidos políticos que no sea para generar centros de poder para la clase política dominante, ciertas familias y grupos eternos de poder?

Sabemos que el Instituto Nacional Electoral calcula anualmente el financiamiento público federal de los partidos políticos nacionales, todo ello conforme a la normatividad vigente Las cantidades que se determinan para cada partido son entregadas en ministraciones mensuales, pero se llevan carretadas de millones de pesos que pagamos todos con nuestros impuestos.

QUE MEJOR SE INVIERTA EN NECESIDADES SOCIALES

Para darnos una idea, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó el financiamiento público a los partidos políticos para el 2023 (y de eso ya pasó mucho tiempo, ahora es MUCHO más), el cual fue de 6 mil 233 millones 510,798pesos.  Para variar, Morena es el organismo político que recibió la mayor parte de los recursos: 31% del total. De hecho, según los que sacan tajada de eso nos hacen creer que el financiamiento público “evita la tentación de venderse a intereses privados” pero eso está por verse. Yo creo que ya es tiempo de regular eso y que el dinero que ahora va a los bolsillos de líderes y dueños de los partidos mejor se invierta en salud, educación, asistencia social, infraestructura, desarrollo rural, y otras cosas más edificantes.

FINANCIAMIENTO PÚBLICO PARA FAMILIAS Y CACIQUES

El Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó por unanimidad el financiamiento público de los partidos políticos nacionales para el ejercicio 2023, a partir de la fórmula establecida en la Constitución, por un importe de 6 mil 233 millones 510 mil 798 pesos, conforme a lo siguiente: rubro de financiamiento público y para el sostenimiento de actividades ordinarias permanentes, $5 mil 936,016,484; actividades específicas, $178,080,495; franquicia postal, $118,720,329 y franquicia telegráfica $693,490, para un gran total de $6,233,510,798. Para el 2024 las cifras se fueron al alza y no se ve por ningún lado beneficio alguno para la democracia. Entre los mismos políticos de siempre se reparten las curules, los puestos y los privilegios. Cheque usted y los mismos de siempre perduran por los siglos de los siglos.

SIEMPRE SON LOS MISMOS BENEFICIARIOS

Se establece que el modelo de financiamiento predominantemente público de los partidos políticos es uno de los pilares de nuestro sistema electoral y dizque es el producto de la evolución de dicho sistema a partir de una serie de reformas que, consensuadas entre las propias fuerzas políticas, se han ido perfeccionando y mejorando las condiciones de legalidad, certeza y equidad en la contienda política. Según eso, el modelo de financiamiento público, ha contribuido a un triple propósito: la legalidad y certeza sobre el financiamiento de la política, ¿la equidad en la competencia?, así como la transparencia en el manejo de los recursos por parte de partidos, candidatas y candidatos.

Patrañas.

Y los ideólogos de la distribución monetaria aseguran que “con la creación y perfeccionamiento del Sistema de Fiscalización, el modelo de financiamiento público ha contribuido al tercer propósito: el de la transparencia y la rendición de cuentas”, no solamente porque se conoce la fuente principal de los recursos, sino porque además el dinero que reciben los partidos, tanto el público como el privado, es escrupulosamente escrutado. Eso se dice, hay que comprobarlo en los hechos. Muchas dudas porque el dinero fluye y se va directo a los bolsillos de líderes y candidatos que luego llegan al poder o siguen en él.

De tal forma que cada año el INE calcula el monto del financiamiento que reciben los partidos, con base en una fórmula establecida en la Constitución. Dicha fórmula de cálculo, no admite debate o negociación alguna, sino que es un mandato establecido en el artículo 41 de la Constitución.

FINANCIAMIENTO PÚBLICO DEBE CUIDARSE Y NO DERROCHARLO EN POLÍTICOS VIVALES

El origen histórico de por qué existe el financiamiento está en las leyes, y eso se ha convertido en una contribución a la democracia mexicana, según los propios beneficiados. Entonces, es un hecho irreversible que el Estado mexicano gastó miles de millones de pesos en financiar a sus partidos políticos, pero es la sociedad la que paga pese a las penurias del país. Entre el hambre y la desigualdad surgen razones para dilapidar el dinero del pueblo.

Por su parte, el Tribunal Electoral federal confirmó la obligación de los partidos políticos de entregar el 50 por ciento de su financiamiento público para campañas de mujeres, además de incluirlas en la mitad de sus spots, pero hay quejas que los magnates que encabezan los partidos no les dan ni un peso y las mandan a la guerra sin fusil.

 Ya basta de tanto gasto y despilfarros. Ese dinero de los partidos políticos debe canalizarse a programas sociales, al desarrollo del campo, a la educación y a la salud, en lugar de estar manteniendo miles de vivales cobijados en los membretes que disfrutan de excesos y carretadas de dinero para uso personal, familiar y para sus grupos de poder. Vea usted las listas de los ganadores de las elecciones, pululan los mismos nombres y apellidos de siempre y ni quien les diga nada. Y dicen ayudar a la democracia cuando los partidos políticos que conocemos se van a “la cargada” y se suman a la continuidad del poder dejando de lado los propósitos e intereses del pueblo, que nomás ve como gastan su dinero, en forma irresponsable. Y ya en el poder siguen aprovechándose del dinero público introduciendo a sus familias, amigos, predilectos y demás a las nóminas públicas de las cámaras de diputados y senadores, y del gobierno federal, para no extendernos más.

¡Viva México!

VEREMOS Y DIREMOS.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí