Por Francisco Javier Sandoval Torres

El objetivo de Don Andrés Molina Enríquez al publicar su libro Los grandes problemas nacionales (1909), fue provocar la reflexión que contribuyera a resolver las cuestiones que planteaba.

Hoy en Nayarit, ese debe ser el propósito al analizar los grandes problemas estatales, esto es, contribuir a resolverlos, mismos que son, entre otros, la integración estatal, la reducción de la pobreza, la desigualdad, la marginalidad, la construcción de un piso universal de bienestar social, acelerar el combate a la corrupción y a la impunidad.

REFLEXIONAR Y ACTUAR.

Sin duda, los señalados son algunos de los grandes problemas de Nayarit, son las asignaturas pendientes, las cuestiones centrales, en torno a las cuales hoy se debe reflexionar y actuar.

LAS REFORMAS.

En consecuencia, para llevar a cabo la propia transformación que Nayarit debe realizar, y que insisto, deberá colocarlo en sincronía con lo que está sucediendo en el país, existe consenso sobre la pertinencia de impulsar un programa de reformas políticas, económicas y sociales, así como establecer espacios amplios de diálogo, negociación y acuerdos, para fortalecer la democracia, la justicia y la libertad en nuestro estado.

LA DISPUTA POR NAYARIT.

En ese contexto, lo afirmado por Carlos Tello y Rolando Cordera en el prólogo de su libro “La Disputa por la Nación” continúa siendo válido en su aplicación para Nayarit:

“El examen de la realidad presente y de sus proyecciones, no puede tener otro marco que el del cambio, el conflicto y la crisis”.

“Estos años han visto el surgimiento de una búsqueda cada vez más consciente y generalizada de alternativas para encauzar y organizar la evolución social, económica y política.”

La reflexión de Cordera y Tello es absolutamente pertinente con la presente realidad nayarita y respecto de la conducción de nuestro estado.

LA LUCHA POR CAMBIOS EN NAYARIT.

Ahora bien, con todo y los errores y fallas, ya está visto que la sociedad nayarita actual no es un mercado cautivo de electores sumisos, lo cual se demostró el 6 de junio de 2021.

Y reitero, con todo y las limitaciones e insuficiencias, aquí en Nayarit, a partir de 1975, se ha venido luchando desde la sociedad civil por cambios que se traduzcan en derechos, equidad, oportunidades reales que fortalezcan a los individuos y a las comunidades.

VISIÓN DE CAMBIOS ESTRATÉGICOS.

Pero esa lucha de la sociedad civil, en esta etapa de la transformación nayarita, habrá que volverse realidad  y traducirse en la construcción y ejecución de agendas temáticas, sectoriales y regionales, con una visión de cambios estratégicos, a saber:

1) Que se desmonten en Nayarit los candados que traban los cambios que pide la sociedad para erradicar los usos facciosos y la gestión privilegiada de los intereses del poder.

2. Con la transformación, habrá de consolidarse un régimen de pluralidad y de equilibrios.

3. En ese marco, con la transformación se anticipa que habrá de terminarse la pervivencia disfrazada del viejo régimen unipersonal y del gobernadorismo autoritario, que lamentablemente prevaleció desde 1946-1951. 

4. Asegurar convivencias avanzadas en equidad y tolerancia; verdaderas redistribuciones de riquezas; accesos a recursos, reconocimiento de capacidades de la comunidad nayarita. 

OBJETIVOS CENTRALES.

Si algo va a caracterizar al nuevo gobierno estatal 2021-2027, son el logro de tres objetivos centrales, entre otros:

1. El combate a la pobreza, la marginación y la desigualdad.

2. La eliminación de la corrupción sistémica y generalizada imperante en Nayarit desde hace décadas.

3. La eliminación de la impunidad.

4. La erradicación de privilegios para unos cuantos.

PROYECTOS PARA EL DESARROLLO.

Tradicionalmente, el tema de los proyectos para el desarrollo ha sido una preocupación sólo de intelectuales, académicos, polítólogos y articulistas de opinión.

Hoy, esa preocupación “toma la calle”, porque se advierte, por un lado, la necesidad de plataformas de visión y compromiso del tamaño de los retos de Nayarit y, por el otro, la necesidad de consolidar una mayoría no sólo electoral sino de gobernabilidad.

Y eso requiere un punto de confluencia, que son los proyectos para el desarrollo integral del estado, porque está demostrado que una transformación que consigue tener aliados, consenso social y apoyo parlamentario, es aquella que encuentra soporte en estudios de impacto social, político y económico, y que además se encuentra precedido de planeación institucional y estratégica.

Pero hay que tener claro que para alcanzar los objetivos fundamentales hasta aquí considerados, el reto consiste en ampliar los espacios del consenso, lo cual supone diálogo, acuerdos y alianzas constructivas.

TENGÁMOSLO SIEMPRE PRESENTE: LA DISPUTA ES POR EL FUTURO DE NAYARIT.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí