El documental Código Rojo de reciente aparición narra la grave fractura de cráneo sufrida por el delantero mexicano Raúl Jiménez en Inglaterra en 2020. En términos médicos, el código rojo se activa cuando un accidente pone en peligro la vida de quien lo sufre.

Producido por el canal de televisión del equipo Wolverhampton de la Primera División de Inglaterra, resulta un trabajo completo y emotivo sobre el dramático percance.

Recoge las impresiones de su entrenador, el sensible Nuno Espírito Santo, sus padres, su esposa, sus hermanos, dos de sus compañeros, dos periodistas y los galenos encargados de su atención médica.

En un tiro de esquina, el defensa brasileño David Luiz fue con todo y golpeó con su cabeza la de Jiménez. Se escuchó un sonido parecido al crujir de una vara reseca.

El impacto fue brutal, terrible. Raúl quedó inmóvil sobre el pasto. Inerte. De inmediato fue atendido por el cuerpo médico de los Lobos. Si no me equivoco, el nombre del zaguero amazónico no se menciona en el filme.

¿Cómo no reconocer la férrea mentalidad del delantero hidalguense?

¿Cómo no enternecerse ante las lágrimas y la sincera solidaridad de su entrenador?

¿Cómo no reconocer la oportuna y extraordinaria intervención del cuerpo médico del Wolverhampton?

Acaso faltó ser entrevistado David Luiz y también el cirujano que lo operó exitosamente horas después del aparatoso encontronazo.

La mentalidad y la fuerza de voluntad de Jiménez salen a relucir en cada momento del documental. El apoyo de su buena familia es también evidente a lo largo del filme.

Lo preocupante de todo esto es que después de la fractura Raúl no ha logrado recuperar su nivel futbolístico y se le ha perdido la portería enemiga.

Tiene tiempo sin marcar un tanto con la Selección, justo cuando debería estar encendido a falta de cinco meses para el inicio de la participación mexicana en el campeonato mundial de Catar.

Se ha ganado a pulso el puesto como titular del eje del ataque del conjunto verde pero urge que se reencuentre con el gol para adquirir confianza y llegar como navaja a la cita mundialista del mes de noviembre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí