La Serpentina | Una legislación que urge

Una excelente ley está a punto de aprobarse en la XXXIII Legislatura, se trata de facilitar el trámite para adoptar menores de edad, con las medidas de seguridad por supuesto

0
555

Pues muy oportuna la idea que hoy es apenas una iniciativa de ley y que está  ya en estudio y cuyo  dictamen resuelto, repito, luego de ser analizado, discutido y en su caso aprobado por las y los legisladores en Sesión Pública Ordinaria, se dará en los  próximos días.

La iniciativa en mención es para Garantizar el acceso a un proceso de adopción ágil y simple, y claro, para ello, se proponen reformas a la Ley de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, y en primer término estas reformas fueron  aprobadas por las y los diputados integrantes de la Comisión de Niñez, Juventud y Deporte, en la Trigésima Tercera Legislatura que preside la parlamentaria Alba Cristal Espinoza Peña.

De entrada me da gusto que se hayan tomado nota los representantes populares, en un tema un tanto desconocido por muchos, no digo que por todos, pero como no es la mayoría, sino la minoría la que requiere de adoptar menores, niños, niñas o adolescentes incluso, entonces el tema se maneja de manera casi exclusiva para los interesados, por decirlo de alguna forma.

Pero claro que se las muchas peripecias que viven los que quieren adoptar un niño o niña, algunos terminan abandonando el proceso porque finalmente son tantos y algunas veces tan exagerados los requisitos pedidos a los adoptantes, que éstos terminan agotados por tantas exigencias burocráticas, que no dudo que eventualmente sean necesarias, pero como lo hemos dicho, a veces se pierde el objetivo de ver el bosque, por querer u obligar a los que podemos obligar, a ver un solo árbol.

Así es, los requisitos van desde los ingresos de las parejas, exámenes médicos para ver que tan sanos están, visitas domiciliarias para conocer el entorno en donde el niño o niña adoptado va a vivir, los amigos de los adoptantes, los familiares de los adoptantes, aparte de los ingresos que ya mencioné líneas arriba, también se les pide saber su estatus económico, a veces y aunque usted no lo crea, que tipo de alimentos están acostumbrados a comer.

No falta en las exigencias para adoptar, saber el grado académico de los futuros padres adoptivos, y así verá usted, lo más irónico es que los millones de niños que viven con sus padres, es decir que tienen un hogar, viven en donde les tocó vivir, esto es, puede ser que tengan padres analfabetas, enfermos por ejemplo diabéticos, o con determinada enfermedad crónica, etcétera, y no pasa nada, así se crían y así terminan una carrera, se casan, trabajan, etcétera.

Y miren, no estoy exagerando, alguna vez, una sobrina que no pudo tener hijos, juntamente con su esposo me pidieron intervenir porque querían adoptar una niña o niño, ambos trabajaban, ambos eran jóvenes, sin vicios ambos, pero nunca pudieron coincidir con quienes designan las adopciones.

Sólo espero que no le hayan dicho que no podía adoptar porque ella era infértil, eso sería una perfecta incongruencia.

 Así que me parece excelente que el congreso del estado, permita que se faciliten las exigencias para adoptar un  niño, o niña, por supuesto que me parece excelente que se busque en todo momento el interés superior de las y los menores de edad.

En este mismo tema , las reformas estipulan que s e tendrá un sistema de información en el que se registren las niñas, niños y adolescentes adoptados y las familias de acogida de cada uno, además se establecerán medidas de protección para evitar la inestabilidad emocional del menor, todo esto es obligado, y es excelente además, no se puede otorgar un niño o niña, a una pareja cuyo padre sea violento, o esté bajo tratamiento psiquiátrico, mucho menos a alguien que tenga antecedentes de acusación por violación, sólo imaginen este enorme peligro, entregar carne a un chacal.

La Ley de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, que s e enfoca al proceso de adopciones, y que en su conjunto buscan lograr una legislación actualizada y moderna que ampare los derechos de las y los menores. De igual manera , el cambio al ordenamiento contempla implementar medidas especiales a niñas, niños y adolescentes que sean separados de su entorno familiar, garantizar los derechos de los menores adoptados , presentar a infantes desamparados ante el DIF Estatal, prevenir la deserción escolar y otorgar el reconocimiento del derecho de acceso a internet.

Steves Job, fue un niño adoptado por unos campesinos, gringos claro está, pero por un nacimiento antes, bien hubiera sido adoptado por un doctor, es decir, unos doctores solicitaron un niño o niña en adopción y la niña estaba antes de STEVES JOBS, así que se fue con los doctores, mientras que el genio de la manzanita, le tocó vivir con gente del campo, así es esto de las adopciones…hasta mañana

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí