Volantín | Los tres corruptos; José Ramón, Andy y Gonzalo (Segunda parte)

0
350

Por Salvador Cosío Gaona

En otra investigación también de Latinus presentada en mayo pasado, se reveló que contratos millonarios para un parque ecológico en los terrenos del antiguo aeropuerto de Texcoco habían sido otorgados presuntamente a amigos de Andrés López Beltrán, hijo del presidente López Obrador, por la Comisión Nacional del Agua y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. 

“Los nuevos ricos de la 4T”, así calificó Loret de Mola a los amigos de López Beltrán, que -dijo- comparten intereses y viajes, además de hacer negocios en el gobierno federal. Estos empresarios forman parte de una red de compañías que simulan competencia y cuyos despachos de arquitectura y diseño tienen en común socios, dueños, administradores y la misma ubicación.

 A través de un video, Loret de Mola presentó la investigación en donde detalla que en 2022, la Conagua otorgó un contrato de 10 millones de pesos para la gestión de proyectos en un parque. La empresa beneficiaria del contrato es conocida como Organismo Promotor Logístico y el apoderado es Eduardo Rafael, quien es medio hermano de un amigo del hijo del Presidente. 

 El reportaje, con autoría de Montserrat Peralta, Julio Astorga, Isabella González y Mario Gutiérrez Vega, destapó que, para obtener contratos en el Parque Ecológico Lago de Texcoco, varias empresas habrían proporcionado diferentes direcciones para aparentar una falta de conexión. Sin embargo, en años anteriores, estas mismas empresas se referenciaban a un domicilio idéntico en la Avenida Kiki Murillo No. 102 en el Desarrollo Urbano La Primavera, Culiacán, Sinaloa. Esta red de empresas habría obtenido no sólo contratos de la Conagua, sino también al menos cinco proyectos de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), encabezada por Román Meyer Falcón.

 Según lo presentado por el periodista mexicano, el titular de la Sedatu, ha involucrado a allegados de Andrés López Beltrán en la construcción del nuevo Archivo General Agrario ubicado en la avenida Juárez en el Centro de la Ciudad de México. El proyecto otorgó en 2022 un contrato de 56 millones de pesos a la empresa Organismo Promotor Logístico para la realización del proyecto ejecutivo del archivo agrario.

 En la investigación de Latinus que se titula “Los negocios de los amigos de Andy en el Gobierno federal”, se calcula que los amigos del hijo del presidente Andrés Manuel López Obrador, identificados como Alejandro, Santiago y Diego, han ganado más de 100 millones de pesos del erario con la red de tráfico de influencias.

 Pero el primer atrapado en un caso de corrupción y conflicto de interés en la familia del presidente de México, fue José Ramón López Beltrán.

 En una colaboración de Latinus y  Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, se revelaron los lujos con los que vivía José Ramón en el extranjero.

“Casonas en Houston con alberca y una sala de cine, e incluso una camioneta Mercedes Benz, son algunos de los bienes que documenta el reportaje y que contrastan con el llamado a la austeridad de su padre, sin embargo, el nombre de Carolyn Adams , esposa de López Beltrán, juega un papel importante en la investigación, puesto que, de acuerdo al reportaje, tanto uno de los inmuebles como el vehículo se encuentran a su nombre.

 El trabajo reveló que una de las casas donde habitó López Beltrán y su esposa, se encuentra en una zona privada del fraccionamiento Jacobs Reserve en Texas, a las afueras de Houston, donde las residencias tienen un valor superior al millón de dólares, y lo más delicado, que “La Casa Gris”, constituía un beneficio otorgado al hijo del presidente tras una negociación del gobierno federal con una filial de la empresa Baker Hughes, siendo uno de los dueños el propietario de la casa que habitaba José Ramón.

 Ante los señalamientos hacia los hijos mayores del presidente de llevar un estilo de vida poco “austero”, alejado de los principios de la Cuarta Transformación, el mandatario federal ha defendido que sus descendientes son empresarios, pues dirigen la compañía “Chocolates Rocío”, y en el caso de José Ramón, justificó sus hábitos en Estados Unidos tras contraer matrimonio con la venezolana Caroly Admas, porque “al parecer la señora tiene dinero”.

 José Ramón, Andrés Manuel y Gonzalo Alfonso, hijos del presidente Andrés Manuel López Obrador, repuntaron sus negocios  como “emprendedores”, claro está con la ayuda de su flamante padre.

 “Se trata de la fabricación, además de la venta, de cervezas artesanales y refrescos Rocío, realizados con base en chocolate, productos que “inexplicablemente”, de la noche a la mañana presentaron ganancias estratosféricas que al momento (febrero de 2022) ascienden a los 100 millones de dólares y por supuesto que no están dados de alta ante la Secretaría de Hacienda para no pagar impuestos, de acuerdo con una consulta realizada por este medio informativo con funcionarios y el portal de la dependencia.

Esta no es la primera incursión de los hermanos en el mundo empresarial desde que su padre llegó a la silla presidencial. La primera fue con la chocolatería “Rocío” del mismo nombre, bautizada así en honor a su madre Rocío Beltrán, quien falleció en 2003 según por un padecimiento del sistema inmunológico, aunque en realidad fue el lupus, un tipo de cáncer, que le provocó la muerte.

Al momento no se sabe la fecha exacta con la que iniciaron el negocio. Las redes sociales de la página fueron abiertas en febrero del 2019 y el producto anunciado en abril, cuando Cuna de Grillos reveló la noticia en su portal. Sin embargo en la página internet señalan haber sido ganadores de premios por varios años consecutivos, algo que era completamente desconocido para la opinión pública, por lo que existe una serie de dudas sobre ese tema e incluso se ha llegado a especular que lo más probable es que el contenido esté “inflado”

El chocolate que crean es denominado Bean to bar, que quiere decir que todo el proceso de su elaboración es totalmente controlado por la empresa. Desde la elección de las semillas de cacao, hasta su distribución en barra.

Los productos son elaborados en la finca “Rocío”, ubicada en Teapa, Tabasco, que fue herencia de su madre y primera esposa de López Obrador. Allí plantan los árboles de la fruta y llevan a cabo toda su producción. Después, los chocolates son trasladados a la calle San Luis Potosí 43, colonia Roma en la Ciudad de México, en donde se encuentran las oficinas de los López Beltrán. De ahí se distribuyen a diversas partes de la capital.
Ahora en el mismo sitio y con un esquema parecido, fabrican la cerveza artesanal y el refresco. Productos que no han sido presentados de manera oficial ni tienen cuentas de redes sociales independientes, pero en los perfiles de chocolates “Rocío” sí fueron anunciados. En el caso del refresco, está compuesto con agua de lluvia, miel de caña, mientras que la cerveza tiene también agua de lluvia, cebada, cacao, lúpula y 5,5% de contenido etílico.

Antes de experimentar en el mundo de los negocios, el trío de hijos del presidente de México se dedicaban a la política, al igual que su padre”.(Periodistas Sin Censura-15/feb/2022).

 Así las cosas, cabe destacar que ninguna de las afirmaciones denunciadas por Loret de Mola y Mexicanos Contra la Corrupción han sido desmentidas por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ante cada investigación y prueba se limita a preguntar “¿Cuánto gana Loret?”.

 Opiniónsalcosga23@gmail.com

@salvadorcosio1

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí