7.7 C
Tepic
jueves, julio 18, 2024
InicioNayaritCelebra Castellón nueva Secretaría de Ciencia y a su titular

Celebra Castellón nueva Secretaría de Ciencia y a su titular

Fecha:

spot_imgspot_img

**No tiene duda que Rosaura Ruiz escuchará a académicos y científicos sin importar militancias/ Define a López Obrador: “Embrujó, convenció, embaucó, encantó”/ Con su salida del PRD, que nació democrático, murió por falta del caudillo

Entrevista Meridiana

Para la virtual presidenta electa el jueves fue un buen día. El anuncio del primer paquete de miembros de su gabinete tuvo favorables reacciones en los mercados y comentarios positivos de tirios y troyanos. De Mérida a Ensenada, incluida nuestra ultraprovincia, hubo voces que se mostraron entusiastas.

El todavía perredista Javier Castellón Fonseca no tuvo empacho en mostrar emoción, en un ambiente político y social polarizado donde el reconocimiento de uno y otro lado se califica como claudicación.

“Es una buena señal que el nuevo gobierno revierta la política de abandono al sector que prevaleció en los últimos seis años. Investigadores, becarios, innovadores y la educación superior deberán revalorarse. Ojalá y así suceda”, escribió en redes sociales sin regatear reconocimiento a Rosaura Ruiz Gutiérrez, anunciada como la titular de una nueva Secretaría, la de Ciencia, Tecnología, Humanidades e Innovación.

Javier senador, Rosaura presidenta de la Academia Mexicana de Ciencias, coincidieron. En ese tiempo el país se debatía por las acusaciones de Andrés Manuel López Obrador a la elección de Felipe Calderón.

“En 2008, Felipe Calderón planteó al Senado y al Congreso en general, la elaboración de una reforma energética que permitiera que los inversionistas extranjeros pudieran poner dinero para la exploración y explotación de yacimientos en aguas profundas del Golfo de México. Los legisladores del PRD, PT y MC tomamos la tribuna y hubo un bloqueo a las instalaciones de las cámaras de Diputados y Senadores. La negociación para levantar ese bloqueo fue realizar un gran foro energético organizado por los legisladores de las dos cámaras. Yo era presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología y acudí a la Academia Mexicana de Ciencias presidida por Rosaura y al Consejo Consultivo de Ciencias, que era un agrupamiento de premios nacionales de ciencia”, recuerda. Fue en esa tarea una mujer que escuchaba sin importar la militancia e ideología de sus interlocutores.

“Lo importante de ella es su relación respetuosa con la mayoría, si no es con todos los miembros de la comunidad científica mexicana, que, me consta, son muy especiales. Y a diferencia de la actual directora del Conacyt, siempre ha mantenido una actitud respetuosa con la comunidad”, admite entusiasmado.

También comenta que apoyó a los programas de desarrollo de talentos, como los del verano de la investigación científica, y se pudo extender el número de becas a prácticamente todo el país en diferentes programas. Incluso ella consiguió recursos para crear su propio verano de la investigación en la Ciudad de México

“Su desempeño como secretaria de Desarrollo Institucional de la UNAM y como secretaria de Ciencia, Tecnología e Innovación del gobierno de la Ciudad de México, en medio de la pandemia, hablaron muy bien de ella. No sé si a ella se deba la creación de la Universidad de la Salud que se fundó en la Ciudad de México para la formación de médicos exclusivamente y que ha logrado buenos resultados”, abunda.

Con esos antecedentes, y si no hay algo que haga que actúe en contrario, dice, deberá haber un cambio fundamental en el trato a las ciencias, a los innovadores y a la formación de científicos en las universidades.

Observa que el anuncio de los colaboradores de Claudia Sheinbaum da buenos mensajes, sobre todo en la economía, al país, a los adversarios, a la oposición.

“¿No hay demasiados prejuicios sobre la futura presidenta, en un ambiente hiperpolitizado, polarizado?”, le pregunto.

“Sí, y hay razones para pensarlo por su apego estricto a Andrés Manuel y porque adopta el papel de pupila”, responde, “pero su estilo personal sólo se sabrá cuando ella esté sentada en la Presidencia”.

“¿Si en tus manos estuviera contribuir al éxito de la gestión de Claudia, lo harías desde tu trinchera?”, es una pregunta obligada con respuesta previsible.

La respuesta previsible: “Desde el campo de la oposición siempre debes estar dispuesto a ser muy crítico pero también a reconocer los avances. El problema es que desde el gobierno se alentó la polarización extrema de tal manera que cualquier reconocimiento, a uno u otro lado, pareciera una claudicación. Y derrumbó cualquier intento de diálogo entre personas que pensábamos diferente.”

Le toca al nuevo gobierno volver a construir los puentes, dice. De otra manera, por muy loables que sean las acciones nunca serán reconocidas por los contrarios.

El tema es el anuncio del gabinete, pero debemos hablar de los muertos, insepulto todavía el cadáver del PRD, en una cultura que llora, vela y camina al panteón entre las 24 o 48 horas posteriores al fallecimiento. Y para ser sinceros, no creo que espere dolientes del otro lado del río Bravo para que empiece su labor el sepulturero. ¿O será que, con vocación bíblica, la izquierda espera que los muertos entierren a sus muertos?


La vida del obradorismo es la muerte del PRD: el partido de caudillos (Cuauhtémoc, Andrés Manuel) muere cuando el domador de las tribus construyó su propia casa, reconoce Castellón. “Entre algunos otros factores”, matiza. Acepta: “El PRD paradójicamente nació democrático pero a la vez dependiendo de un caudillo”.

La fase terminal del PRD fue la sobrevivencia de las tribus más fuertes, proclives a devorarse entre sí. “El control de las burocracias terminó siendo el propósito central. Y ahí se dio la crisis final”.

Así explica el caso local: “En Nayarit se ejemplifica bien con la llegada de los Zamora a la dirección. Ellos sólo querían posiciones para ellos y suelditos para su estructura de apoyo de colonias populares. No les interesó nunca hacer trabajo partidario, posicionamiento con la población, o tener una opinión sobre el estado de cosas en el estado o en el país”.

Recuerda: “A mí me tocó ser presidente del PRD de 2015 a 2017, y, créemelo, el gran tema era cómo lidiabas con las tribus y mantenías la vida institucional del partido. Eso se acabó con la llegada de la familia Zamora”.

Casi para cerrar le pido calificar o describir al caudillo. Se niega a calificarlo porque “es entrar en el farragoso campo de la polarización, porque decepcionó a muchos pero encantó a muchos más”.

Se siente más cómodo describiéndolo conjugando cuatro verbos en pretérico, tercera persona del singular: “Embrujó, convenció, embaucó, encantó”. Si fuera psicoanalista lo hubiera hecho con un solo verbo: “Es un hipnotizador”.

Le solicito describir a la futura presidenta en una oración. Lo intenta: “Que sea digna de llamarse Presidenta”.

Le pido otra. Lo intenta de nuevo: “No conocemos a la verdadera Claudia. Porque hay quienes dicen que es un ángel y otros que dicen que será peor que Andrés. En un clima de polarización desaparece toda pizca de dudas. Puras certezas”.

Como todo mal entrevistador hago la última pregunta: ¿”Algo que quieras agregar”?

“Nada”, responde como buen entrevistado.

Más artículos

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí