Víctor, el recolector que sueña con un hogar

Vive en donde le alcanza la noche, en la calle, ahí soporta el frío y el calor, la lluvia, “ya con más ganancias podría rentar una casa, Tepic me gusta para vivir, de aquí era mi madre”, dice este hombre nacido en Puebla.

0
256

Su alarma biológica se activa a las 03:30 horas y debe ponerse en pie para iniciar su jornada laboral; terminará 12 o 15 horas después. Recorrerá calles, cientos, en busca de material reciclable que recolecta para venderlo y subsistir. Ganará quizás 300 o 400 pesos para comer y ayudar un poco, cuando se pueda, a sus dos hijos que viven en otra ciudad.

Víctor Manuel Huerta Aldrete nació en el estado de Puebla, es un hombre que vive recorriendo el país; recolecta cartón y botellas de plástico, le dedica los meses que sean necesarios, busca sobrevivir: “con ese dinero logro vivir muy bien, me alimento muy bien, me compro lo que necesito y a veces les mando a mis hijos un poco de dinero, tengo dos hijos que viven en el estado de Zacatecas, Víctor y Verónica, a ellos desde aquí  les mando un fuerte abrazo, lo mismo que a mi suegra que vive en Huachinango, Puebla, mi esposa ya murió hace años, pero recuerdo con aprecio a mi suegra”, dice en esta charla con Meridiano.

De su esposa, dice Víctor que falleció a causa de un paro cardiaco y desde entonces recolecta productos reciclables en las calles de las ciudades donde se encuentra de paso, siempre.

Este hombre asegura no consumir ningún tipo de drogas, pero reconoció que sí consume dos o tres cervezas al día: “drogas no consumo, las drogas son malas, en todos los estados donde he viajado he visto como los jóvenes se pierden en las drogas, sobre todo en las drogas sintéticas, he visto cómo las mujeres de apenas 15 o 16 años ya se encuentran perdidas en las drogas, por eso yo no las consumo, me tomo dos o tres cervezas al día, pero drogas nada”, explica.

Nos acercamos al final de esta charla y Víctor considera desafortunada su carente cultura del ahorro, es por ello que recoge el cartón y el plástico en un carrito metálico que a través  de los días y con diferentes acciones logró modificarlo y adaptarlo a sus necesidades: “pero yo creo que debo de aprender a ahorrar, pero tengo la mala costumbre de gastarlo todo, debo de ahorrar porque de otra forma nunca voy a comprar un triciclo para recolectar más cartón y por supuesto ganar un poco más de dinero, ya con más ganancias al día podría rentar una casa, porque Tepic me gusta para vivir, de aquí era mi madre y cada que vengo a esta ciudad recuerdo a mi jefecita con nostalgia”, concluyó muy emotivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí